Guía práctica para ser un hombre feminista

52411eb39e2ec6d6905912cdc4050f51
Autora: Sara Herranz

Hace poco leí en esta misma página a un hombre que decía sentirse concienciado o atraído por el feminismo, aunque señalaba que todas las feministas somos unas quejicas que no ofrecen ninguna propuesta valiosa.

Acercarse al feminismo hablando de mujeres frustradas, victimistas y quejicas es una muestra más de los deseos desesperados de algunos de no abandonar una posición de poder, donde seguir legitimizando o no nuestras experiencias, donde no sentirse heridos, ni cuestionados. Lo lamento- en realidad, no- pero el feminismo no va de eso.

En cualquier caso, y ya que se nos piden propuestas, aquí unos pasos sencillos para esos hombres que se auto-proclaman pro-feministas pero se niegan a abandonar un posicionamiento claramente patriarcal (vosotros, los de las asambleas y reuniones, aplicaros el cuento, o vuestra democracia será la que decida vuestra bolsa escrotal):

1. Escucha

Esto significa dejar que la persona se exprese. Parece fácil, pero normalmente os cuesta. Es necesario tener paciencia, haber tirado al cubo de la basura todos tus prejuicios. Abrir bien la mente, las orejas. No hacer gestos repletos de condescendencia. Esto es: olvídate de las risitas, los toques en el hombro, los “pero nena” y cualquier otra expresión, postura, comportamiento que haga referencia a la inmadurez de la que te está hablando y al poder que tú tienes en tu infinita sabiduría. Espatarrarse y señalar todo el rato con el dedito, tampoco ayuda, ya te lo digo yo.

2. Calla

No hace falta que interrumpas todo el rato o que tu opinión lo abarque todo, NO-HACE-FALTA, porque hablas desde el privilegio masculino.  Ya sé que tú no sientes tener ningún poder, que te parece algo invisible que existe pero está fuera de ti, en el resto de hombres, pero no es así, tú también lo tienes. SISTEMA PATRIARCAL. Si eres pro-feminista o te interesa, comienza a tomar en cuenta todo lo que eso significa y asume tu parte de responsabilidad.  ¿Qué tal si observas antes de entrar a matar con tus absurdos comentarios no documentados, basados en experiencias ULTRA MEGA PUNTUALES y machistas? ¿Qué tal si preguntas antes de ofender? ¿Qué tal si te acercas al feminismo con humildad? No tienes porque saberlo todo, así que si dejas de estar a la defensiva, te harás un favor a ti y a nosotras.

privilegio masculino
“¿Cómo voy a tener yo privilegio si a veces estoy triste?” por The Sociological Cinema

3. Empatiza

Si las mujeres estamos sacando toda esta rabia e indignación, si escribimos sobre acoso, sobre diferencia salarial, si grabamos vídeos para expresarnos, si tenemos blogs, si es una experiencia compartida MUNDIALMENTE, ¿por qué nos sigues juzgando? Haz el esfuerzo, el trabajo de bajarte de tu pedestal y de ver, sentir, escuchar que lo que te cuentan no tiene nada de divertido, nada de normal. ¿Crees que son quejas sin importancia? Lo lamento mucho- en realidad, no-, pero para nosotras esas “quejas sin importancia” son el pan nuestro de cada día, y aquí estamos, explicando de nuevo los motivos de porque estamos en la lucha (y créeme, ya van dos millones de veces las que repetimos el mismo argumento).

4. No a las actitudes (pasivo)agresivas

Muchos hombres decís no ser violentos. Luego os pasáis el rato haciendo chistes machistas, homófobos, racistas, incluso empujáis con malas formas a vuestros propios amigos, pero eh, todo es buena onda. Teóricamente es un código de machos que yo no puedo comprender, ya que al ser mujer mi instinto buen-rollero y maternal me hace buscar ansiosamente la paz mundial, pero lo cierto es que para mí es una burda muestra de fuerza para marcar territorio y, que quieres que te diga, pero al amigo en cuestión, no lo veo nada agradecido por mucho que calle (no vayáis a acusarle de “nenaza” o “maricona”, todo muy poco machista y homofóbico, claro).

De otra parte, si no sois directamente violentos con las mujeres, intentáis ejercer sobre nosotras chantaje emocional, dejarnos en ridículo, en fin, mostráis actitudes super conciliadoras que nada tienen que ver con la necesidad imperiosa de dominar todo. Si alguna de nosotras pide que bajéis el tono, cambiéis el vocabulario, o nos negamos a ir de comprensivas y a dar justificaciones, os sentiréis super ofendidos. La culpa obviamente es de la persona imbécil que ve agresión en palabras como “puta”, “muerde almohadas”, en actitudes manipuladoras o en “toques entre amigos” (sigo recordando la cara de “felicidad” de tu “amigo”). Así que comenzáis a soltar indirectas, volvéis a elevar el tono, a atacar personalmente (lo de quejica va en esta línea).

Cuando finalmente una mujer responde con contundencia, la maleducada y agresiva es ella. Ella se ha defendido. Ha explicado porque le molestan esos chistes, no tiene porque soportar más ataques. El agresivo es el tipo impertinente, aunque no haya levantado ni una sola mano.

5- Se más democrático

Si tú hablas doce veces más que la persona que tienes al lado, si no empatizas, si no escuchas, si no respetas turnos, si eres (pasivo)agresivo, si no te preocupa el otro, si no sales de tu propio ombligo, ¿cómo quieres acercarte al feminismo? ¿cómo quieres crear espacios más democráticos donde participen las mujeres?

En definitiva, lo que pido es algo muy claro: DEJA DE SER UN MACHO ALFA, deja de marcar paquete, hay vida más allá de tu miembro viril, la masculinidad que te dijeron que pusieras en práctica ES UNA MIERDA.

Y antes de que me digan que hay mujeres así, sí, las hay, y solo están adoptando comportamientos patriarcales, así que el ejemplo no me sirve de nada.

¿Me he quejado mucho? Quizá. Pero no me importa.

Por cierto, si quieres ver qué propuestas tenemos las feministas en política u otros ámbitos, no es tan complicado, en internet tienes mucha documentación. Si has llegado a este blog, puedes llegar a ella. Ánimo.

Carmen Godino Megía

About Carmen Godino Megía

Educadora Social. Combativa. En revisión constante. En lucha contra la gordofobia y otros modos de opresión. Heterodisidente. Del País Valencià. Feminismes per a canviar-ho tot!

74 thoughts on “Guía práctica para ser un hombre feminista

  1. Que bueno copón! Se lo voy a  mandar a los machistroles de mis hermanos y a la “superfeminista” de pacotilla de mi madre,…estoy haciendo una recopilación de varios artículos para, con ejemplos escritos por otras mujeres,  decirles, repetirles, explicarles ( por millonésima vez)  que los jodidos chistes y dinámicas familiares ( fomentadas  y alentadas más al calor navideño y televisivo vomitivo) pues no tienen ni jodida gracia y son extremadamente violentos e hirientes. Y ya tengo 40…pues nada, ahí sigo en mi batalla privada con esta panda de neandertales…

    Genial, una vez más, vuestra guía feminista para esas “bonitas y entrañables fechas”.

     

     

  2. Yo añadiría un punto 6. “Pon la lavadora, tiéndela, plánchala, friega los platos, barre la casa, haz la comida, baja la basura, ves a la reunión del AMPA, y todo ello tantas veces como tu madre o tu pareja tuvo que hacerlo porque tú no lo hiciste voluntariamente.”

    1. Me ha encantado. En los espacios privados es donde la diferencia es abismal porque en los públicos si son un poco inteligentes han aprendido a controlarlo y que no se note tanto. Pero luego resulta que las cabreadas, amargadas y las que estamos siempre en pie de guerra somos nosotras, y lo que estamos es agotadas y hartas de asumir responsabilidades que deberían ser compartidas por completo.

      1. Creo que lo que falta es una visión de justicia, de equidad, olvidando el rol de género. No basta esto, esta especie de revanchismo social que satisface un resentimiento histórico, inútil, improcedente, porque genera otro tipo de insatisfacción. Tanto hombre y mujer deben sentirse realizados individualmente y en pareja… de otra manera no existe eso, sólo es una manipulación sensacionalista.

         

    2. Te faltaría agregar: cambia el cuerito de la canilla, cambia la bombita de luz, arregra esa cerradura que no funciona, destapa la rejilla del baño, limpia la piscina, destapa la botella de vino, pinta la reja, corta la rama, hazme un agüjero aquí con el taladro, cambia la cubierta pinchada, lava el auto, repara la plancha, la aspiradora, el lavarropa, la secadora, etc., saca la basura, poda la Santa Rita, y todo ello tantas veces etc.

      1. Tienes razón, si un hombre dice que va a arreglar algo en casa, lo arregla. No hace falta repetírselo cada 6 meses.

        Me encanta que pretendas que nosotras tenemos que cocinar, fregar, barrer, lavar y planchar la ropa que nos ponemos a diario… Mientras vosotros os quedáis tareas como cambiar una bombilla que se funde una vez cada dos años, pintar una vez cada 5, o la ardua y fatigosa tarea de destapar una botella de vino. Por lo demás, te sorprendería saber que en casa de quien ha escrito este artículo probablemente ella hace ese tipo de tareas con más frecuencia que su pareja. Para que luego vengan con estereotipos.

  3. Después de leer el artículo, como hombre, me veo en la necesidad de dejar por escrito lo que pienso, por si a alguien le interesase.

    Me parece cuando menos paradógico que en el primer punto se apele a evitar la condescendencia y en los siguientes escribáis cosas como: ‘¿Qué tal si observas antes de entrar a matar con tus absurdos comentarios (…)? ‘

    También me lo parece el tercer punto, titulado Empatiza, preceda a otro (el cuarto) donde se juzga de manera generalizada a todos los hombres con frases como: ‘De otra parte, si no sois directamente violentos con las mujeres, intentáis ejercer sobre nosotras chantaje emocional, dejarnos en ridículo, en fin, mostráis actitudes super conciliadoras que nada tienen que ver con la necesidad imperiosa de dominar todo.’

    Y por último, la que me parece la mayor de las contradicciones es que el cuatro punto se titule No a las actitudes (pasivo)agresivas y que, sin embargo, el tono de todo el artículo resulta bastante agresivo para el género masculino en general. ‘En definitiva, lo que pido es algo muy claro: DEJA DE SER UN MACHO ALFA, deja de marcar paquete, hay vida más allá de tu miembro viril, la masculinidad que te dijeron que pusieras en práctica ES UNA MIERDA.’

    Escribo esto a modo de crítica constructiva, porque me ha defraudado bastante el artículo. Me considero un hombre feminista, criado en un ambiente y en una época que así lo ha propiciado. Aún queda mucho camino por recorrer para llegar a un estado de igualdad real, pero tengo bastante claro que este artículo no forma parte de la dirección a seguir.

    No se debería aborrecer la condescendencia practicádola, no se debería hablar de empatía y tirar de prejuicios y, por último, no se debería apelar a la convivencia de un modo agresivo. Ésa ha sido la base de mi educación: no esperar de la gente más de lo que les estás dando.

    Un saludo.

    1. Pues yo, que llevo moderando los comentarios desde que publicamos este artículo y que he visto que la distribución de comentarios positivos vs. trolleo machirulo (todo lo que he mandado directamente a la papelera, sí, la femizorra censuradora soy yo) es un 30%-70% y que puedo afirmarlo con datos en la mano, te diré que lo que más ha escocido ha sido lo de mandar a los hombres callar y escuchar. Por una vez en la vida. Menuda afrenta. Desde el “flaco favor” hasta el “por qué no se calla tu puta madre, cerda” los tengo de todos los colores.

      Así que igual da un poco como para reflexionar.

      1. Ya son muchos años observando que pidiendo las cosas por favor y una sonrisa nos siguen (hombres, por cierto. Y no he dicho LOS hombres, digo hombres porque son hombres quienes lo hacen) insultando, violando y asesinando. Digo yo, que estamos ya un poquito hartas y cambiar el tono es casi según desde un punto de vista lógico lo más razonable. De verdad insisto, si hablando de buenas maneras las cosas se consiguieran esta página ni siquiera existiría. Reflexionemos del porqué. No son ganas de faltar al respeto. Es un grito de socorro.

      2. Entiendo tu -o vuestra- postura, pero desgraciadamente creo que este tipo de feminismo agresivo contra el hombre en general lo único que consigue es que los descerebrados se enroquen más en su machismo y que los que estamos concienciados con la causa -como me considero-, nos sintamos atacados y a la vez excluídos de todo este movimiento, cuando compartimos el fondo de la cuestión.

      3. Puedo imaginarme el nivel de comentarios que podéis estar recibiendo, porque desgraciadamente hay mucho descerebrado pululando por la red -y por las calles…-. Y te agradezco que publiquéis el mío aunque sea una crítica al artículo.

        El problema, para mí, son las formas. No se consigue concienciar a alguien de tu causa de una manera agresiva, ni se consigue que te escuchen mandando callar. La convivencia con tus iguales debe fluir en las dos direcciones.

        Como última opinion, y sin ánimo de ofender, el ‘Por una vez en la vida’ me parece otro error. No se puede justificar el uso de la agresividad general del artículo cayendo en la generalización del ‘Y tú más’. Utilizar la misma agresividad -intrínseca- del machismo nunca puede estar justificado, porque es lo que se pretende erradicar.

        Gracias por darme cabida.
        Os seguiré leyendo.

      4. *Yo* no he percibido agresividad en el artículo.
        Contundente, sí. Taxativo, también. ¿Agresivo? Para nada.

        Igual eso también da para reflexionar sobre la actitud que se nos permite tener a las mujeres y los estrechos márgenes en los que se tolera que nos movamos sin caer en “agresiva” o “histérica”, mientras que para los hombres esos márgenes son muchos más anchos.

        Para ilustrarlo, permíteme que enlace un post muy breve que escribí en mi blog personal sobre consignas que gritaban los hombres y que se veían como algo totalmente natural en su contexto, mientras que una consigna coreada por mujeres era inmediatamente calificada de “agresiva” y “violenta”. Dentro post. Que igual, IGUAL eh, hay ahí un doble rasero curioso y una hipersensibilidad para lo que le toca a cada uno que convendría no perder de vista.

      5. Leído el artículo creo que definitivamente no llegaremos a un acuerdo. ‘Machete al machote’ (aún siendo consciente de lo que se pretende decir con el término ‘machote’ y no sentirme nada identificado), me parece el lema del feminismo agresivo que de ningún modo comparto.

        La violencia nunca justifica a la violencia. Al menos si lo que quieres es conseguir la paz. La venganza y el pagar con la misma moneda no es la solución para mi.

      6. No es venganza ni es violencia: es legítima defensa. Yo también estoy muy harta de la pasividad con la que las hemos visto venir hasta ahora. Soy muy fan de Despentes, si a las mujeres no nos educaran en la sumisión sino en la legítima defensa, se cuidarían muy mucho de según qué cosas a las que ahora se ven con derecho.

        Desde el punto de vista del privilegiado es muy fácil decirle al oprimido que la revolución tiene que hacerla con besos y sonrisas porque si no los privilegiados no se van a sumar a la causa. Pero hay que ser consciente que esa recomendación se hace desde le privilegio, conviene no perder eso de vista.

        ¿Has visto Sufragistas? Precisamente pone de manifiesto como las feministas de principios del siglo pasado estaban ya tan hasta el coño de reivindicaciones pacíficas y de que nadie les hiciera ni puto caso que tuvieron que pasar a métodos más expeditivos.

      7. Tenemos puntos de vista diferentes y sé perfectamente que ninguno va a abrirle los ojos al respecto al otro, así que no voy a extenderme más allá de este mensaje.
        Soy consciente de que estoy en el lado de los privilegiados, sí. Pero esta posición feminista agresiva nos está excluyendo del cambio -como bien dices-, y el factor principal que tiene que cambiar para que desaparezca el machismo está en los hombres. No podemos desaparecer de la ecuación, porque somos a la vez problema y solución.

        Tenemos un fin común, pero discrepamos completamente en los medios. Juntar ideología y violencia para combatir otra ideología y otra violencia me parece enquistar el problema y perpetuarlo.

        Y, por cierto, das en el clavo en un asunto: la clave está en la educación. No más sumisión ni más tiranía. Educar como iguales.
        Dicho esto, gracias por todo.

      8. Creo que la violencia sí justifica la violencia. No vamos a matar a nadie. Pero mostrar rabia? Toda la que queramos. Nos han hecho mucho daño, durante muchos siglos. Si el movimiento feminista te parece muy agresivo, es porque lo es. Y si es agresivo es porque hay muchísimo dolor detrás. Si eso te incomoda, te incomoda que nos sintamos dolidas.

    2. Muy fan de este comentario.

      Dentro del feminismo hay tanta variedad, y por desgracia no hay un estándar. Lo veo casi como la política.

      Hay 3 cosas básicas a extrapolar en ambos sexos: Igualdad, Empatía y Respeto. Si faltan, da igual que sea un hombre o una mujer, tú mismo te conviertes en “Opresor/Patriarca del Patriarcado” o como le queramos llamar.

      Por lo demás, entiendo y respeto todas las posturas. Después de todos estos siglos de opresión a la mujer, es normal que haya pensamientos extremos (como los lleva habiendo durante toda la historia de la humanidad).

      Paz.

    3. Joder, pues para no sentirte aludido por ser trans, te estás marcando un tone policing y un mansplaining de aúpa. Tiras de todos los tópicos. Que si flaco favor, que si somos agresivas, que si el feminismo no se hace así… Deja que te womansplainee yo un rato:

      1. El feminismo lo practico como me sale del coño.

      2. Si la sociedad te lee como hombre, tienes privilegios de hombre. Se te aplican perfectamente los puntos 1 y 2. El tres hasta cierto punto. Y el 4, que era opcional, has demostrado que también.

      3. Los carnets de feminista te los guardas. Explicarle a un grupo de activistas cómo ha de comportarse, también. Dividir a las buenas feministas y a las malas feministas es como dividir a las mujeres entre santas y putas: no vamos a someternos al rasero que tú decidas y no le tendremos miedo a que nos retiren el título de buenas feministas.

       

    4. Por favor, basta ya de victimismo masculino.  Cada día se asesinan mujeres por el hecho de serlo, muchas veces a manos de sus parejas, seguimos siendo agredidas CADA DÍA por las calles de nuestras ciudades, tenemos que luchar día sí y día también por conseguir las mismas oportunidades, salarios y respeto, y lo que más escuece es que se exija empatía y que estemos cabreadas???

    5. ¿Pero en dónde está ese tono agresivo que señalas, Pedro? La articulista ni siquiera ha usado signos de exclamación, mayúsculas o algún improperio ofensivo (la gramática aún sirve de algo). No me incluyo en tu grupo de ofendidos, por favor (has generalizado para criticar que ellas generalizan, vaya cosa…) Si consideras que no te amolda lo señalado en el texto, pasa de largo y ya; ni falta hacía lo hicieras saber. Si consideraste punzantes las aseveraciones arrojadas, ha sido porque tú mismo les sacaste filo y te pusiste en el trayecto que llevaban, tal como si te sorprendiese la lluvia y optaras por cubrirte con las manos, teniendo el paraguas a un lado…

    6. ¿si una persona negra se defiende de un ataque llamando al otro “escoria blanca” es racista? ¿lo sitúa al mismo nivel que la persona que le ha agredido? ¿le quita la razón? NO. cuando eres la parte oprimida, expresar rabia es necesario. el artículo expresa rabia. y la rabia no viene en un envase rosa, con un lazo, para ser consumida amablemente por la parte que oprime. este es el punto.

      lo que leo en tus palabras es: “me siento mal porque soy hombre y no puedo creer que se diga esto, además me considero feminista ¿dónde está mi reconocimiento?”. lo que yo digo es: “esto está pasando, llevamos siglos haciendo pedagogía, estamos cansadas, tenemos derecho de poder ser contundentes, de no mordernos la lengua. a nosotras nadie nos reconoce todo el esfuerzo que hacemos, en cambio con el hombre debemos andarnos con pies de plomo”.  pero entonces viene la lección sobre educación porque obviamente yo no estoy siendo tan educada…

      no es tan complicado. si eres aliado feminista no puedes venir a censurar mi rabia ante las injusticias que me muestra el patriarcado. no puedes venir a caer en esa contradicción. entiendo que cuando señalamos a los compañeros, os escandalicéis, os pongáis en jarra así de primeras, pero eso hay que superarlo. hay que salir de uno mismo y ver qué es lo que me están contando. te dejo el enlace a un artículo donde la rabia se convierte en tristeza, para que entiendas de que estamos hablando: http://www.locarconio.com/2016/06/violencia-machista-acoso-michomachismo-dolor-violeta/

      de otra parte, hay que contextualizar. cosa que muchas de las personas que han comentado, han ignorado todo el rato. el artículo habla de un comentario que un hombre supuestamente feminista hizo en esta página y me pareció representativo de lo que pasa en muchos espacios donde participo.

      dices que el artículo no forma parte de la dirección a seguir, ¿qué dirección? el feminismo no tiene porque ser siempre un artículo teórico, o unas palabras repletas de pedagogía. el feminismo puede ser muchas cosas diferentes. puede ser un texto duro, un texto desgarrador, un texto totalmente alocado, desinhibido, el feminismo puede ser un acto de pedagogía con amigos y amigas, un discurso más calmado y paciente o un discurso rabioso, el feminismo puede ser una pintada en una pared, el feminismo puede ser un desnudo y puede ser un libro sobre teoría feminista. el feminismo puede ser y de hecho es, muchos feminismos y es lo que todavía no habéis comprendido: el feminismo no es solo aquel que os viene bien.

       

  4. Si me permites el añadido, 6) Cuando ya te sientas feminista, no te apuntes a un foro en el que se discuten teorías de género, para aportar toda la sabiduría que has adquirido con los últimos 4 tweets de Barbijaputa. En el descanso para comer, con tus compañeros de trabajo, cuando hablen de lo prieto que tiene el culo la nueva, que va de mojigata, pero seguro que asciende rápido comiendo pollas. Ahí. Ahí es cuando tienes que hablar.

  5. Que una autora tan poco susceptible de interpretaciones feministas como Sara Herranz ilustre este artículo desactiva a mi juicio toda su credibilidad como guía contracultural.

  6. Yo especificaria que fuera hacia hombres cis, porque yo como hombre trans no me identifico con varias cosas de las que se nombran aquí. Gracias. Aún así buen artículo.

    1. Gracias a dios Ed que no te identificas, mis amigos trans son los hombres más feministas que conozco porque se han criado, antes del cambio de sexo, bajo una educación “femenina” y han sufrido los inconvenientes de lo que es ser mujer o que, aunque no se sintieran identificados, los trataran como tal. Supongo que ese habrá sido también tu caso.

    2. Los hombres trans tenemos tanto potencial para ser machistas como los cis. Estar oprimido en otras áreas no quita que, como hombre, oprimas a las mujeres y reproduzcas la mierda de tu género (si, incluso aunque tu género no te fuera asignado al nacer)

  7. Claro que hay hombres así, pero no son todos.

    Odio y ODIO la generalización que haceis siempre hacia ellos, como por el hecho de ser un hombre ya viene de serie todos esos comportamientos. Conozco hombres que hacen eso y hombres(por suerte muchos) que no hacen eso nunca, y he visto mas mujeres haciendo ese tipo de comportamientos con el argumento de: “soy mujer, puedo pegarte, insultarte y dejarte en evidencia delante de todo el mundo y tu no te puedes defender o te denuncio por maltratador”. Por favor, dejad de generalizar. Llevamos siglos cabreandonos porque siempre dicen que somos todas una sputas y ahoras [email protected] haciendo exactamente lo mismo, yya os digo que el ojo por ojo no arregla nada.

    1. ¡Vaya! ¿Me estás diciendo que en una sociedad machista hay mujeres con actitudes machistas? ¡Increíble! Con lo fácil que es ser feminista, que todo son ventajas, no te insultan nunca, no tienes que luchar contra lo que la sociedad espera de ti conforme a tu rol de género y son todo música de violines… No puedo creerlo.

      Cada vez que protestáis porque generalizamos, dios mata un delfín que se ha comido un gatito que se ha comido un periquito. Cuando entendáis que no criticamos a “los hombres” como colectivo sino a un modelo de sociedad y una forma de interactuar, ese día igual tengo un orgasmo espontáneo.

    2. Pues yo no me sentido aludido, ni creo que se dé una generalización. El artículo deja bien claro hacia quién va dirigido. Si eres hombre feminista y no tienes las actitudes de las que se queja el artículo (previo proceso de autocrítica y comprobación) , te limitas a asentir mientras lo vas leyendo, lo difundes… y continuas con tu vida.

  8. Interesante y relativamente sencillo de poner en práctica (lo digo como hombre). Sin embargo al ver las relaciones de género en mi país (Colombia), me doy cuenta de que el asunto va más allá de de un sistema patriarcal que ejerce poder y dominio sobre las mujeres. No diré nunca que las mujeres con “quejetas” (versión local de quejicas), no obstante decir que tantos problemas de las mujeres solo pasa por un asunto de la condición de ser mujeres, me parece reduccionista, o una perspectiva de un feminismo burgues, y valga decir también “blanco”. En mi país, por ejemplo, pesa más la condición de clase, o hasta étnica, que no solo ser hombre o ser mujer. Pensemos un lugar donde además del patriarcado, una mujer es discriminada además por su condición de pobre y mestiza, negra o indigena, en tanto una mujer blanca y adinerada tiene prácticamente las mismas oportunidades que un hombre. A esto sumo prácticas que vendrían siendo similares a las patriarcales, pero que afectan a hombres, y de ello los estudios de género poco hablan, porque se han centrado en las problemáticas vividas por las mujeres. Hablo de la discriminación de la que es objeto un hombre adulto mayor, por el hecho de ser hombre; o que la edad de jubilación masculina es mayor aún teniendo una esperanza de vida menor; o que la custodia de hijos prioriza a las mujeres; o en general el sistema judicial prioriza las versiones femeninas donde ellas son víctimas, en comparación donde el caso el inverso (hombre como víctima, o como no agresor),… Es decir, el sistema que tenemos (de presuntos beneficios abosolutos para los hombres) también ha supuesto aspectos negativos para los hombres, y ciertos beneficios para las mujeres. Todo ello me lleva a pensar que mujeres y hombres deberíamos unirnos para buscar mundos más equitativos y justos, donde ser hombre o mujer, no sea condición que favorezca a unos y perjudique a otros, sino donde quepamos todas y todas, allende lo que haya entre nuestras piernas.

      1. Gracias por tu aporte, lo leí y me dio muchas luces para un artículo que estoy escribiendo donde ya planteaba el asunto de la interseccionalidad, sin habérmelo propuesto. Fue genial leer que existe esto de los ejes de privilegios y opresión, donde todas y todos somos sujetos de múltiples condiciones que nos ubican en lugares favorables o desfavorables atendiendo a múltiples categorías o variables y no a un determinismo unívoco, ejemplo: género o raza. Mi artículo está orientado a la historia de los DDHH y las diferentes reivindicaciones que cada grupo poblacional ha tenido históricamente en virtud de una de esas categorías, pero poco dialogando de manera interseccional, lo cual ampliaría las luchas, los debates, y la necesidad de reconocer que cada lugar de opresión o de discriminación, es una afrenta a la humanidad, y en tanto constructos culturales, susceptibles de ser transformados. Un abrazo desde Colombia

      2. ¡Qué interesante! En breve publicaremos un artículo sobre la interseccionalidad en las diferencias de poder en las relaciones hombre-mujer cuando ella es mucho más joven. Cruzamos los ejes de adultismo y clasismo. Estate atento, a ver que te parece 🙂

      3. Y soy consciente de que, por decir lo de “blancos”, automáticamente me pueden saltar hasta de las piedras 24.590.726.620.624 acusaciones de xenófobo, racista, e incluso nazi… :-/

        Cuando precisamente pongo el acento en lo de la falsedad de la necesidad del poder para hablar de racismo.

        Es más… Soy más de hoz y martillo que de semicircunferencia con la concavidad a la derecha y atravesada por dos segmentos medianeros horizontales entre sí. 😀 🙂

         

        Pero bueno… Ni siquiera son los temas de esta página del blog, así que así ya lo dejo, que creo que está “meridianamente claro”. 🙂

  9. He llegado por casualidad aquí, bueno, casualidad no, sinó por interés por el título.

    Además he leido los comentarios intentando seguir los puntos de escuchar y callar. Peró no he podido seguir el punto de callar, ya que quiero agradeceros a todas aquellas que luchais por cambiar una sociedad que os discrimina y os dicta cómo actuar por haber nacido mujeres. Estos artículos me hacen ver que actos que realizo, y sobretodo que dejo que realicen (ya que me han educado así) no ayudan para nada. Todavia tengo mucho camino por recorrer y para reeducarme a mi y a los que me rodean. Ánimos y grácias.

  10. El feminismo actual, no el viejo que era el respetable ya que buscaba igualdad, no superioridad ni derechos especiales, se resume en “malvados hombres dadnos a nosotras los puestos de trabajo cómodos, bajo techo, con calefacción en invierno y aire acondicionado en verano y vosotros encargaos de los empleos de mierda que nosotras no queremos y cobrad menos que nosotras”.

    1. Lo has malinterpretado todo. Las mujeres hemos estado oprimidas desde hace muuuuchos años. Lo que queremos es reestablecer esa igualdad. Porque si los hombres han tenido privilegios debido al sistema patriarcal, toda su vida han estado en una escala mayor en cuanto a igualdad. Tenemos que igualar esa balanza para que logremos una igualdad REAL. Porque no se puede lograr de otra manera, necesitamos sincronización y unión con ambos sexos. No marginar y discriminar como tantos hicieron y hacen hoy en día. En cuanto logremos esa igualdad. El movimiento podrá llamarse “igualitarismo” ese concepto qu tanto os gusta. Si se llama feminismo es porque hemos sido el género con muchímas más dificultades para vivir en libertad y queremos que se iguale y conseguir ls total armonía y paz entre todes. Un saludo!

  11. Tengo 60 años,-bueno, los haré el dia 12- creo en el feminismo como una de las poca vias revolucionarias para un necesario cambio de roles y conseguir un mundo mejor, tal como en otros paradigmas tambien necesarios…anarquia, ecología, justicia social, etc. Por desgracia mantengo muchos tics autoritarios y machistas a pesar de mi credo feminista y libertario. Es una constatacion  y intento mejorar cada dia, `por eso vuestras opiniones y vuestras conductas “mas radicales” no sólo me parecen justas y necesarias por si mismas sino tambien por el valor de reflexión que provocan. Salut. La Lluita continua

  12. A mí me parece que el error es venir aquí, a un blog feminista, a tratar de refutar un artículo feminista. Es como tratar de convencer a un club de veganos de que a su dieta le falta algunas proteínas sin suplementación (te mirarán con hastío) o abogar en el púlpito de una iglesia católica por explorarse a través de la masturbación. O al revés, tratar de convencer en los comentarios de un vídeo porno de que pajearse a diario resta energía.

    Simplemente este no es un lugar neutral. Desde el título del blog está claro lo que se piensa y cuál es la posición defendida. No se está aquí para razonar ni para defenderse dialécticamente sino para apoyarse con una idea que a las usuarias les hace sentir orgullo, unidad, comprensión, o lo que suelen traer los grupos.

    Hacen falta espacios neutros donde una opinión no sea recibida con los ojos en blanco o un suspiro ni un exabrupto sea celebrado con risotadas. Lo que a mi juicio mata el diálogo, que es un ejercicio de la inteligencia, son los lemas y respuestas prefabricadas. Estos debates están ya tan viciados que desde los dos “bandos” se repiten una y otra vez. Hay que tener un diálogo fresco, de altura, honesto. Pero este blog no es ése lugar. Un debate aquí está mal ubicado.

    O no sé.

    Mmm… de todos modos, gracias por el artículo, es interesante.

  13. buenas, soy la autora del artículo. no había comentado todavía.

    en primer lugar, gracias por las muestras de apoyo.

    en segundo lugar, a los que entraron a insultar, BESIS.

    en tercer lugar, quiero aclarar algunas cosas. allá voy.

    cuando escribo el artículo quiero plasmar la realidad que vivimos muchas feministas por hombres que se consideran feministas pero se resisten a revisarse actitudes machistas. este tipo de actitudes o comentarios que explico se dan en asambleas, reuniones, entre compañeros de militancia… sencillamente que los pasamos por la licuadora de la normalidad. pero no dejan de ser comportamientos machistas.

    en referencia al tono del artículo: ¿de verdad os creéis que no hemos intentado explicarlo con calma? ¿en serio? hemos sido educadas para ser pacientes, sacrificadas, hacer pedagogía, creédme, HE HECHO MUCHA PEDAGOGÍA, y también mis compañeras. el artículo lo escribo en respuesta a un comentario de un hombre que vino aquí a definirse como feminista y nos trató de quejicas, me pareció muy representativo de lo que pasa en muchos espacios donde los hombres ya se presuponen feministas por ser de izquierdas o por haber leído dos cosas. de todas formas, no me parece un artículo ofensivo, ni agresivo. sencillamente es contundente.

    por otra parte, he recibido alguna crítica por hacer referencia a los genitales masculinos de manera constante, sin tener en cuenta la realidad trans. pido disculpas si he herido alguna sensibilidad, y trabajaré este punto para que no se repita. en cualquier caso, quiero dejar claro que los hombres a los que hago referencia son hombres que cumplen con la heteronorma, quiero decir, que muestran actitudes “machirulas” y además disfrutan plenamente de sus privilegios sin revisárselos.

    gracias por los comentarios que aportan alguna idea para mejorar, aprendo mucho de ellos. un saludo y mil abrazos a locas del coño por compartirme y por el trabajo que hacen. ¡un placer!

    1. “el artículo lo escribo en respuesta a un comentario de un hombre que vino aquí a definirse como feminista y nos trató de quejicas”

      y ahi es donde con contundencia te recuerdo el famoso: “¿Qué tal si observas antes de entrar a matar con tus absurdos comentarios no documentados, basados en experiencias ULTRA MEGA PUNTUALES”

      si, casos ultra mega puntuales, a partir de los cuales se generaliza. Si, venidme con un “noallmen” o alguna frase prefabricada. Gracias

       

       

      1. La parte en la que explico que esas actitudes se perciben en la militancia, las asambleas y en cualquier parte de la vida te la saltas así por la face.
        No es difícil de entender: en un sistema patriarcal se reproducen estos comportamientos machistas.
        El comentario de esta persona fue ilustrativo de lo que vivimos en nuestro día a día.
        Las experiencias de los hombres no se pueden equiparar a las nuestras porque se parte de un marco de desigualdad, como no se puede equiparar la de un blanco con un negro o de un heterosexual con un homosexual.
        En cuanto a la frase prefabricada encajas en el #notallmen y lo sabes de sobra.
        Somos buenas definiendo lo que vemos porque estamos hartas de sufrirlo.

    2. Hola Carmen! antes que nada te saludo! Gracias por tu comentario esclarecedor me has regalado el deseo de contribuir y espero ser satisfactorio en mi expresión. Yo soy Argentino, desconozco tu nacionalidad o si este blog es internacional. En fin, me gustaría comentarte que creo firmemente que la manera en como esta redactado el articulo es contraproducente para el feminismo en general, no te lo digo como hombre “que podría hacerlo mejor” sino como un comunicador, a eso me dedico. Cabe recalcar con gran énfasis que no creo que sea un “mal”, por decirlo de alguna forma, tuyo o del feminismo sino que es un “mal” social, desde que nacemos nos educan para comunicarnos de maneras que no sirven para comunicar, paradójico. Si tu intensión es simplemente la catarsis o una critica destructiva, entonces el texto cumple su propósito. Lo que a mi me preocupa es si tu intención es lograr un encuentro con la reflexión para con estos “hombres feministas” por ejemplo, en tal caso creo que un texto así no es conveniente. Muy a menudo escucho desde el feminismo expresar en primer lugar el agotamiento, y en consecuencia, como el dolor se convierte en bronca, y en segundo lugar el descontento porque a pesar de sus esfuerzos aparentemente el otro lado (machista) se resiste a cualquier planteo lo que genera mucha irritabilidad y mas bronca. Desde la perspectiva de la comunicación me creo en condiciones de afirmar que es un circulo vicioso lógico y es correcto que así pase por la manera en que se relacionan las partes. Así mismo también puedo afirmar que si el modo de relacionarse cambia también cambia el resultado y si se hace a conciencia el resultado puede ser el buscado. Lo que a mi me da miedo no es este texto, este texto en si no me importa, lo que si me importa es si esa actitud la llevas a tu entorno, tu misma dijiste que es algo que vivís día a día incluso con tus mismos compañeros. Me preocupa mucho, porque ahí es donde se realizan los cambios profundos y donde tu dolor no encuentra descanso. Me interesa mucho ayudar desde mi lugar por ello mismo me gustaría que consideraras esta ayuda. Mi recomendación es que busques información sobre la “comunicación noviolenta” del doctor Marshall Rosenberg y en youtube podes conseguir vídeos de una mujer llamada “Pilar De la Torre” ella enseña el concepto, he tenido la oportunidad de estudiar con ella y es excepcional. Yo pertenezco a la “Red de comunicación noviolenta argentina” y si necesitas mas asesoramiento para mi seria un placer brindártelo. Es comunicación en estado puro, ni mas ni menos, cosa que no te van a enseñar en ninguna escuela. Yo creo que toda persona nace con poder, todos por igual, luego la sociedad y la cultura distorsionan y se apropian de ese poder, desde la “comunicación noviolenta” aprendes técnicas concretas para recuperar ese poder en su totalidad usando el medio mas directo que es la comunicación, y no es cuento de hadas lo he vivido y lo he visto decenas de veces, por algo me dedico a esto, no hay nada mas placentero que ver a una persona empoderada y con fuerza porque una persona así no puede ser sumisa. Te mando un gran saludo.

  14. Hola compañera de batalla. Primero de todo y lo más importante, agradecer todo el apoyo que nos das a través de tu blog, nos anima a seguir con la lucha. Por otro lado me gustaría compartir algo con vosotras, ya que sé que sois las que más me vais a entender. El otro día fui sola a la playa y además hacía tobles, muy atrevida para ser una chica (nótese la ironía), y de repente se me acercó un chico comentando lo guapa que soy y lo atlético que es mi cuerpo (dando por entender que eso me importaría lo más mínimo). Soy una chica que tiene muy claros sus derechos pero en ese momento me bloqueé, no supe responder, y la cosa fue a peor. Empezó a decirme que trabaja en un gimnasio y que además hace masajes, el caso es que me empezó a hacerme un masaje en el tobillo, cosa que yo no le había pedido, no supe como decirle que parara. Acabó haciéndome el masaje por toda la pierna hasta la ingle, estuve todo el rato en tensión y con los brazos cruzados, como si no tuviera derecho a decirle que no o a ser grosera. Finalmente conseguí que se fuera después de querer darme su número e insistir para tumbarse conmigo. Me sentí fatal conmigo misma, ¿Cómo no fui capaz de defenderme, ni de responder por lo que siempre lucho? ¿Cómo pude dejar pasar ése mierda de comportamiento?

     

    ¡Gracias por no rendiros!

    1. A veces pasa, si no nos han socializado para defendernos, cambiar eso requiere trabajo. Una idea es imaginar la reacción que te gustaría haber tenido o las reacciones que te gustaría tener en una situación de agresión y así las tienes más a mano cuando te ocurra 🙂

  15. Me resultó muy útil el artículo, porque permite entender la lógica en la que nace la expresión feminista (desde el punto de vista de la blogger). Se nos pide detenernos, y pensar a partir de un contexto actual, real e injusto para las mujeres, quienes encima son criticadas por expresarse al respecto, mediante su malestar, raciocinio, ironía, agresividad, humor y qué se yo: los mil colores con los que cualquier ser humano puede detallar sus emociones. Desde el punto de vista masculino, digamos ignorante de estas profundidades (en el que posiblemente me encuentre), es natural que muchas expresiones suyas sean tomadas como “agresión desesperada”, porque es lo que se percibe con mayor facilidad. Dan ganas de mandar al carajo (o coño) a quien constantemente te está jodiendo la vida, cierto, pero hay que conciliar y este artículo ayuda.

  16. Totalmente de acuerdo con este y otros posts. Gracias por abrirme los ojos más allá de lo que pensaba que era la “igualdad”. Os sigo cada vez con más ilusión, aunque me queda mucho camino personal por recorrer.

  17. La verdad es que estoy de acuerdo con el 99% del artículo. Lo de los empujones a mis colegas o los que me dan ellos a mi, la verdad, es una tontería. Lo seguiré haciendo encantado, y dándoles collejones también si hace falta, que para eso me los darán ellos también a mi xD

    Por el resto, chapeau.

  18. Hola. Como hombre hace tiempo que he asumido la imposibilidad de participar en el feminismo de manera activa, más allá de mostrar mi apoyo a la causa y someterme a las consideraciones de las compañeras con la boca cerrada. Las invitaciones a que los hombres participen están tan plagadas de minas y argumentos contrapuestos que yo lo he dado por imposible ya. No me importa, acato la sumisión. Hoy, y amparado en el pseudoanonimato de Internet, 😉 voy a atreverme a hacer una crítica.
    La violencia genera rechazo en mucha/os de nosotras/os y , además, habrá quien legítimamente tampoco la considere la vía más productiva políticamente. Yo soy de esos. Cuando en los espacios políticos y de activismo enfrento mi posición (catalogada por la parte contraria como de “comeflores”) con la de los/las de quemar contenedor y “revolución a fuego contra el capital”… Por qué cuando esa misma vía agresiva la defiende el feminismo no puedo, me vetan mis genitales, defender la posición q yo (equivocadamente, seguro) creo más válida para la transformación? Porque no soy mujer… Es tanto como decir que el que no es ” obrero” no puede opinar en un debate emancipador. Existe un debate importante sobre si sigue existiendo “el obrero”, que no se si aparece su reflejo en el feminismo ¿Existe ” el hombre y la mujer” como tales, tan homogéneos y definidos como para construir sobre ellos la teoría política?
    Las afrentas históricas (que también las tiene el mundo obrero), la injusticia diaria (idem), el acoso, el sistema diseñado para oprimir (idem,idem,idem), no deberían impedir que pueda existir la crítica sana en un debate sobre las estrategias mejores para la emancipación. El artículo es violento, y grosero. Y está igual de cargado de razón para serlo así que el que se quiera escribir desde la lucha de clases y el hartazgo. La cuestión es si se acepta que pueda haber debate estratégico sobre ello, y si estamos invitados a participar los hombres.
    Veo consecuencias similares en el “anarkismo skinhead” (por llamarlo de alguna manera) y ciertos púlpitos del feminismo, derivadas de cómo se trasladan estas formas de defender la causa a las compañeras. Me explico: El discurso violento y revanchista es mejor recibido por compas que tienen predisposición al enfrentamiento, compas que suelen hacer una gestión dogmática de las ideas en los ámbitos que deberían ser de camaradería y suma de esfuerzos. Y como con el “revolucionarismo a fuego”, se consigue una base activista sólida y férrea, a cambio de que sea esta menor, más aislada y más dificil que se integre en nada ni atraiga a nadie. Así es dificil que puedan aportar su visión en los espacios políticos. Es triste pero muchas cosas se consiguen amedrentando al resto de compañeros, sometiendo como han sido sometidas.
    Evidentemente esto no lo digo de todo el feminismo. Me refiero al artículo y a la actitud de la moderadora… Sin pretender ofender. Ya se que llevo a cuestas mil condicionantes culturales, ya lo se, como todas.
    PD: Perdón x opinar, compañeras. Nunca me queda claro si se puede. Ni cuál debe ser el papel de quién pretenda querer ir ” feminizándo” su forma de pensar y ser teniendo enfrente “ejemplos” tan, creo yo humildemente, disonantes con esos paradigmas que se nos invita a perseguir.
    El feminismo es la lucha del s.XXI y sois la punta de lanza de todo lo demás. Las que mejor lo habéis hecho. Reconocido esto.. Nos cuesta no saber cómo participar. Hay guías feministas xa todo, q se contradicen, y andamos perdiditos!
    Un saludo 🙂

  19. Os felicito por la recuperación de la página de FB, una alegría haberla visto de nuevo en marcha. Y para celebrarlo, me animo a este primer comentario en vuestra página. Comentario dirigido a los hombres.

    Soy hombre, blanco, heterosexual, etc. Nunca me he sentido discriminado por ninguna razón. Leído el artículo, debo decir que yo sí me identifico con la mayoría de actitudes que se nos achacan en él. Hasta hace relativamente poco no me tenía por machista, pero resulta que sí, que lo soy. Y no digo “lo era”, en pasado, digo “lo soy”. Y me he dado cuenta al callar y escuchar. Al callarme y escucharlas.

    Desde entonces, intento corregir esas actitudes, pero no resulta nada fácil. No sólo porque las he mamado desde pequeño (como todos y todas), sino porque, y en esto hay que ser sincero y saber verlo, dejar de ser machista supone renunciar a muchos (pero a muchos) privilegios que tengo como hombre, para poner mi granito de arena en un mundo más justo (en el que deberíamos ser iguales en derechos y obligaciones). Y renunciar a los privilegios no es fácil, aunque se esté convencido de que es justo. Entre saber dónde se falla (en muchos aspectos) y el abandonar el confort del hombre en la sociedad patriarcal, los progresos son lentos.

    Por eso creo que darle tanta importancia a las formas de este artículo o de cualquier otro es una excusa para no asumir nuestra obligación. Este artículo hay que leerlo “hacia adentro”, examinándonos como hombres con sinceridad para averiguar si lo escrito nos aplica (que es que sí, nos aplica) y dejar de cogérnosla con papel de fumar porque escriben “escroto” o “machirulo”, o son “agresivas”. ¡Como para no serlo, poco lo son!

    Y a las Locas del Coño: cuando leo algo que me pica, es porque tenéis razón. Cuando os leo, veo las cosas desde otra perspectiva diferente a la mía, y aprendo. Y sigo aprendiendo con vosotras. Enhorabuena por vuestro activismo, porque a veces, para hacer reaccionar a una sociedad, lo mejor es sacudirla.

    Y dejo ya de escribir, que demasiado me he extendido.

  20. Las mujeres debimos hacer “introspección” para ser feministas, es decir “autoconocernos”. Y los hombres que dicen “comprendernos” o “saber de qué se trata”, deberían hacerlo como hombres en reuniones propias también. Por qué no? Allí podrán criticarse con más soltura sin nuestra presencia, ir al fondo del hueso para el reconocimiento del patriarcado del que nadie se libra.
    Todos los mensajes que leo aquí (o la mayoría) nos piden “buenos modales”, “equilibrio” pero se olvidan de mencionar que nos están matando!!! De eso ni hablan. Qué les pasa? ¿Nos lo merecemos porque no queremos ser sometidas, vejadas, apaleadas, mandoneadas, humilladas y un largo etcétera ? ¿nos reconocen como seres humanos o no? ¿Con absolutos y plenos derechos? ¿quieren relaciones humanas distintas, nuevas, o pretenden darnos consejos? Leer lo que se escribe aquí, no da para otra respuesta que: “Muchachos…los necesitamos sí, sin dudas, pero reúnanse entre ustedes, seguramente serán pocos, pero ello no dejará de tener un enorme valor… No pedimos (ni soñamos) que se corrijan de la noche a la mañana, pero inténtenlo desde abajo, no desde una cima que los visualiza claramente como ridículos, porque aunque ustedes no lo crean, más allá si debemos seguir luchando por nuestros derechos y reconocimiento de plena humanidad, vuestra supuesta supremacía en nuestra mirada hace rato que ha caído. A pelear no contra nosotras entonces, sino contra ustedes mismos!!!. O cómo creen que fue nuestro camino?
    Finalmente, estoy de acuerdo con el cambio de título a esta muy valiosa nota. Difícil y poco creíble lo de varones “feministas”. Sí, sin dudas, un claro lugar en nuestra lucha. Pero en un segundo plano y a probarse eh???

  21. Hola, leí el artículo y realmente no tengo nada que criticarle, creo que si hemos llegado a este punto, es por responsabilidad de una educación y un sistema que ha favorecido una construcción no sólo machista y patriarcal, sino inhumana y desnaturalizada, no soy trans bi, Homo, soy un ser humano y mando un saludo (y se que realmente mi saludo no hace la diferencia en nada) al esfuerzo que hacen miles de mujeres por cambiar la mentalidad llena de prejuicios y clichés que aún se imparte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *