La cultura de la pedofilia, ¿has oído hablar de ella?

cultura de la pedofilia pederastia cultura de la violación
Ilustración: Gisela Pozsonyi

Hace algunos meses leí un articulo donde se usaba el término de cultura de la pedofilia y me pareció muy acertado. Hablemos de esta cultura de la pedofilia, empecemos por decir que la mayoría de los pedófilos son hombres y la mayoría de sus víctimas son niñas.

Una vez establecido esto, tengamos en cuenta los mensajes culturales que recibimos que fomentan y refuerzan la pedofilia. Los cánones estéticos que nos imponen de delgadez extrema nos llevan a parecernos a adolescentes prepúberes. Por otra parte, la categoría más visitada en Pornhub es Teens (“adolescentes”) o Barely Legal (“apenas legal”). De hecho, en la cultura anglosajona existe el término jailbait, traducido aproximadamente como “cebo para ir a la cárcel”, que se usa para referirse a adolescentes atractivas.

A finales de Abril se hizo viral en Twitter el hashtag #MiPrimerAcoso, donde las mujeres hablamos de la primera vez que fuimos acosadas por un hombre en la calle. Comentarios sexuales, tocamientos, exhibicionismo… Prácticamente todas las mujeres tenemos una historia (o mil) para contar.

Sobre acoso callejero ya hemos hablado largo y tendido, pero hay algo que nos ha llamado la atención: la edad a la que hablamos de este primer acoso. La mayoría de estos acosos se dan entre los 6 y los 10 años.

hice un análisis de los tweets que se escribieron bajo #MiPrimerAcoso. entrené al algoritmo para que identificara la…

Publié par Adrián Santuario sur dimanche 15 mai 2016

La primera vez que recuerdo que me acosaron tenía 11 años. Iba de camino a mi casa, volviendo del colegio. Un hombre en una furgoneta se paró a mi lado y me preguntó como llegar a la autopista. Empecé a darle las indicaciones cuando me di cuenta de que se estaba masturbando mirándome. Sentí pánico, sentí asco. Sentí culpa y sentí vergüenza por no haberme dado cuenta y haberle dado las indicaciones que me pedía, por si yo había hecho algo para provocar eso. Fui corriendo a casa de una amiga, vecina mía, para contarle lo que me había pasado. Y me dijo que era normal, que no hacía falta que llamáramos a la policía.

Recuerdo que cuando empecé a moverme sola por la ciudad en metro, con 13-14 años, empezó el acoso fuerte de verdad. Hombres adultos que insistían e insistían hasta conseguir que les diera mi número, que me cerraban el paso, que me tocaban, que me enseñaban el pene… Hace unas semanas conté la historia de como un hombre de 32 años me coaccionó para que le diera mi email con 14 años y pasó 6 años mandándome emails de contenido sexual desde varias cuentas. La reacción mayoritaria fue culparme a mi del acoso que sufrí “por dejarme acosar”.

Por no mencionar esta semi-obligación de llevar el pubis rasurado si eres una mujer. ¿Adivináis quien no tiene pelo en el pubis de forma natural? Efectivamente, las niñas. Es más, existen procedimientos de cirugía plástica que te dejan los labios de la vulva más pequeñitos, por si los pubis rasurados no se parecen suficiente a los de una niña.

Otro de los muchos puntos a comentar sobre este tema es el valor extremo que se pone en la juventud de las mujeres. La idea de que es irrespetuoso preguntarnos qué edad tenemos refleja que nuestra edad es inversamente proporcional a nuestro valor como personas. Rachel Moran relata en su libro Paid For: My Journey Through Prostitution que la primera pregunta que le hacían cuando respondía al teléfono en alguno de los prostíbulos en los que trabajaba era indefectiblemente “¿cual es la chica más jóven que tenéis?”.

Recuerdo cuando mi ex-maltratador le contó a sus amigos que yo tenía 18 años y uno de ellos le dio la mano, felicitándole por estar saliendo con una chica 8 años más joven que él. O cómo felicitaban a un hombre de 36 años con el que estuve, también a los 18. O la gracia que le hacía a todos los amigos de mi primer maltratador que yo fuera menor de edad. O el maltratador de una amiga presumía de que su nueva novia fuera 15 años más jóven que él.

Pero esto no son sólo especulaciones, también tenemos datos cuantitativos. En un tweet de Beatriz Serrano, autora en Buzzfeed España, vemos unos gráficos correspondientes a la edad de los hombres que le resultan más atractivos a las mujeres por edad desde los 20 a los 50 años y viceversa. Estos gráficos están sacados de Dataclysm de Christian Rudder, fundador de la app de citas OK Cupid. No hemos podido revisar la metodología de la investigación, pero viendo este gráfico dudo mucho que se pudiera elegir una edad inferior a 20.

Mientras que la edad de preferencia de las mujeres es relativamente proporcional a su edad, en el caso de los hombres, incluso a los 50 años, las mujeres que les parecen más atractivas a los hombres no suben de 24.

preferencia por edad genero age preference gender
Edad de los hombres que les gustan más a las mujeres distribuidos según la edad de ellas y viceversa. Mujeres a la izquierda, hombres a la derecha.

De todos modos los hombres ponen un límite de edad menos extremo a la hora de aceptar matches de mujeres, aunque a las mujeres a las que más mensajean son a las más jóvenes de su rango de edad elegido.  En el caso de las mujeres, nos encontramos de nuevo con el caso opuesto. Elijen a hombres de su edad o mayores y mensajean a los que se encuentran en la parte media-alta del rango de edad con el que aceptan matches.

estadisticas preferencia edad género
Valores máximos y mínimos de edad del match buscado según edad y género de la persona que busca. Mujeres a la izquierda, hombres a la derecha.
cultura de la pedofilia estadisticas
Frecuencia de edades de las personas con las que se inicia el contacto según edad y género. Mujeres a la izquierda, hombres a la derecha.

“Un hombre de 30 años pasa la misma cantidad de tiempo enviando mensajes a adolescentes que a mujeres de su edad.” 

Christian Rudder, fundador de OK Cupid

Otro síntoma de esta cultura de la pedofilia lo podemos encontrar en prácticamente todas las portadas que se han hecho del libro Lolita de Vladimir Nabokov. En la mayoría de ellos Lolita aparece sexualizada con su piruleta y sus gafas de sol, provocadora. Dejadme que os cuente una cosita: la Lolita de la portada tiene 12 años. El protagonista del libro se casa con su madre, se masturba con las piernas de Lolita en el sofá sin que ella se de cuenta, secuestra a Lolita y le administra un relajante muscular sin que ella se entere para violarla. Pero en las portadas la sacan chupando una piruleta de manera provocadora. Lolita, uno de los iconos sexuales de nuestra cultura, es una niña de 12 años violada por un pedófilo.

cultura pedofilia lolita acoso

Pero no hace falta irnos tan lejos. En las estadísticas de tráfico de nuestra web podemos ver con qué términos aparecemos en los resultados de búsqueda de Google. Como nuestro nombre y URL contiene la palabra “coño” salimos a menudo en búsquedas de porno. ¿Queréis saber qué es lo que busca la gente?

Estas búsquedas corresponden al periodo entre el 17 de Abril y el 20 de Mayo según el registro de la Search Console de la herramienta Webmaster Tools de Google:

  • Coños de niñas: 629 búsquedas
  • Niñas muy zorras: 98 búsquedas
  • Coño de niñas: 47 búsquedas
  • Muy zorras niñas: 151 búsquedas
  • 16 años follando: 62 búsquedas
  • Coños de niña: 26 búsquedas
  • Niñas comiendose el coño: 12 búsquedas
  • Follando con 16 años: 28 búsquedas
  • Coños niñas: 8 búsquedas
  • Follando 16 años: 12 búsquedas
  • Coños de niñas 16 años: 7 búsquedas
  • Padrastro follando niña 9 años: 22 búsquedas

Entre estas búsquedas encontramos muchas otras sobre cómo violar sin que te pillen, gente buscando fotos de sexting robadas y otra que nos llama la atención: “por qué es necesario el feminismo”.

Pues mira, por esto mismo.


30/05/16 17:35 – Editamos para añadir el tweet de @betinaserrano con los gáficos de Dataclysm

30/05/16 21:00 – Un machirulo nos ha mandado unas estadísticas para corregirnos (como no). Siguiendo la fuente de estas estadísticas, hemos encontrado más datos que nos respaldan. Editamos para añadirlos.

Lidia Infante

About Lidia Infante

Psicóloga y profesional del marketing y la comunicación. Me río en la cara del patriarcado. Sobornable mediante café, Nutella y cachorritos. Siempre dispuesta a montar un comando SCUM. A veces le hago spoiler a la gente sin querer.

62 thoughts on “La cultura de la pedofilia, ¿has oído hablar de ella?

  1. Poderosa la infrmacion.

    Propagar este tipo de datos es la lucha mas fuerte y eficaz en contra de representaciones de la ignorancia, como es el tema que explicas aqui.

    Saludos!

  2. Abro mi comentario con una anécdota. La edición que tengo de Lolita, la primera que leí, tiene como portada una tapa azul oscuro y unas letras pequeñas en blanco que dicen Lolita, y debajo, en letras algo más pequeñas y de un blanco menos intenso, Vladimir Navokov. No tengo esa edición a mano ahora, pero así la recuerdo. Y dicho derechamente, la novela me gustó muchísimo. Aclaro que mi comentario debería ser estimado como “fuego amigo”.

    Ahora bien, sobre esta portada que usted cita se pueden decir muchas cosas, claro está. Por mi parte, sólo diré que vale la pena recordar que, según dicen, Lolita sufrió muchas resistencias precisamente por el tema tratado y la perspectiva con la cual se trata. Al parecer, ese elemento que usted subraya creo que está de suyo no sólo en la novela sino que también estaba en la consciencia clara del autor; es parte del material que dinamiza la novela, digamos. Sin ese y otros materiales puestos en juego mejor no escribir Lolita ni realizar ningún otro artefacto artístico que no sea otra cosa sino instrumento de denuncia directa, con todo el valor que pueda tener también aquel tipo de realizaciones más (permítame usted) transparentes. Asimismo, un hecho literario y un hecho artístico en general, dando por sentado que se trata de un producto bien logrado, y pese a la educación “escolar”, no remite ni con mucho a un supuesto tema. En la misma línea podemos leer esta portada de Anagrama, digamos que bien podría buscar dar cuenta del mentado tinte polémico de Lolita, uno de cuyos fundamentos estaría, precisamente, en interrogar ciertas modulaciones, en buena medida naturalizadas, del deseo masculino. Sea sumado a lo anterior el hecho de que Lolita, gracias a la primera adaptación y gracias a una más reciente, forma parte del imaginario popular como usted señala, es decir, bien podríamos estimar que la portada apela a ese imaginario más que a la novela en estricto.

    No hago una defensa de eso que usted, siguiendo a alguien más, llama “cultura de la pedofilia”, y que por cierto me parece que puede resultar muy significativo, como bien lo prueba, a mi juicio, su artículo. Intento nada más compartir algunos matices para que no confundamos un hecho literario con aquello que nos gustaría encontrar, acorde a nuestra línea ideológica. No diré que soy feminista porque soy hombre y no sé por qué presiento que sería un abuso, pero el feminismo cuenta con mi más sincera y humilde admiración.

     

    1. Hola Danilo,
      No estoy segura de haber entendido por completo tu mensaje. El artículo en ningún caso critica la novela Lolita, si no la representación cultural de Lolita como icono sexual.
      Lidia

    2. Hola Danilo.

      Yo estoy absolutamente de acuerdo tanto con tu opinión como la expresada en el artículo, aunque esta última me parece algo incompleta.
      Lolita es totalmente subversiva y eternamente malinterpretada y romantificada. Lo que no debemos olvidar en ningún momento es que la archiconocida imagen en portada no es otra cosa que el póster de la adaptación de Kubrick, versión que disgustó al propio Nabokov en su día ya que el físico y el espíritu ninfuliano otorgado a Dolores no se correspondía con el que él había expresado en su novela, quitándole peso por tanto a su denuncia y otorgando credibilidad al abusador de Humbert.

      La portada es lo de menos, las hay más comprometedoras y menos. La sociedad ha interpretado que Lolita no es una víctima, si no una bruja provocadora que utiliza su físico tierno y apetecible para arrastrar a pobres hombres a su ruina.
      Y eso es mentira. No es más que otro repugnante síntoma de cómo la mirada masculina se apodera de la perspectiva general y se establece como opinión popular, perdonando a un violador pederasta y señalando con el dedo a una huérfana que no es consciente ni de su propia sexualidad.

      1. Los hombres cishetero “feministas” se llaman aliados, y no son feministas, son machistas, porque son hombres cishetero. Un beso

    3. “Lolita” es un libro muy complejo. Cuando vi la última versión cinematográfica –no he visto más– me espeluznó lo mismo que se comenta en el artículo sobre las cubiertas. Discutí de esto no hace mucho. Busqué en internet para ver si estaba en lo cierto. En una de las críticas que leí, alguien decía que le había decepcionado, porque el libro no era nada caliente. Creo que Nabocov trató de crear con Humbert Humbert un personaje oscuro y sucio y no el hombre tentado, que cae en los brazos de una relación prohibida por culpa del recuerdo de su adolescencia. En el libro queda claro que ella es una niña, que él ejerce el poder de un adulto, que él lo sabe y por ese motivo está atormentado y asqueado. Prevé que la está destrozando la vida. En la película con Lolita crean un personaje que es pura dinamita y con Humbert Humbert un pobre hombre incapaz de huir de la tentación.  En el libro él es un abusador, en la película ella es la tentadora. Espero explicarme.

      Nabokov no creó una maravillosa excusa literaria para hombres con impulsos pedófilos. Las editoriales y las productoras cinematográficas sí. El mito de Lolita parte de unas cubiertas, tal  como explicáis en el artículo, y de las versiones cinematográficas… Y cuando una empresa hace algo así es porque sabe qué es lo que va a generar dinero. Lo cual me llevaría a reflexionar en torno a las taras que arrastramos como género. Y lo mismo pienso sobre “Las edades de Lulú” de Almudena Grandes, libro que resulta perturbador –en el sentido de se me corta la líbido que te cagas, tío, que es tu hermana– como pocos y que ganó La sonrisa vertical, o “El amante” de Margueritte Durás, al que además se suma la sensación macabra de que es medio autobiográfico.

      No quiero llegar a ningún sitio. Solo es una reflexión que me ha apetecido compartir aquí.  Siento el rollo que os he metido. Como os comentaba, discutí de esto no hace mucho y me quedé con ganas de decir más sin parecer que soy un tipo de mente estrecha víctima de los idearios de la inquisición. Comulgo 100% con lo que decís en el artículo, así que me quito ese peso de encima.

    4. No has entendido una mierda del artículo. No se mete ni con Nabokov ni con su libro. Nabocov critica y rechaza la pedofilia y los comooetamientos machistas. Vuelve a leer ambos, libro y artículo hasta que los entiendas y luego vuelves y comentas con conocimiento.

    5. Me pregunto desde qué punto puede uno catalogarme una obra artística sea literaria o visual teatro cuando le ocurre esto a un personaje? Y cuando se aprueba como interesante? Si esto le sucede a su hija hermana o amiga escucharía su historia como algo interesante Danilo?

    6. No, lo que paso es que no entendiste el articulo y te dedicaste a regurgitar palabras “exquisitas” pretendiendo profundidad.

      El autor mismo en cartas a las publicadoras y editoras pidio que en lo posible no se usaran portadas de ese tipo puesto que tiene sentido opuesto a la novela. Es completamente cuerdo el mencionar la portada de lolita en el articulo, puesto que vender pedofilia en este caso vende más que el sentido real de la obra en cuestion.

  3. Los hombres cada vez las queremos (no es mi caso pero me incluyo para evitar el #notallmen) con los peqchos más firmes, el ano más blanco, el publis más depilado, la vagina más “joven” y todo lo que huela a niña.

    La infantilización de la sexualidad de la mujer es repugnante, por eso también al haberme decontruído en otro sentido y no ver porno lo tengo cada vez más claro.

    Verdadero asco!

  4. Muy interesante artículo. Cómo crítica constructiva (y porque soy sociólogo y no puedo evitar comentar esto) creo que sería beneficioso a la hora de fortalecer tus argumentos que no usases tantas fuentes, gráficos y estadísticas sacadas de Twitter. Por ejemplo en la web del Centro de Investigaciones Sociológicas así como en la del Centro Nacional de Estadística se pueden descargar bases de datos con las que elaborar tablas propias que parten de encuestas mucho más fiables y rgurosas que las fuentes aquí citadas. En mi opinión esto ayudaría a respaldar y fortalecer unas opiniones con las que, por otra parte, no podría estar más de acuerdo.

    Saludos.

  5. Habra que analizar el efecto de carácter reciproco que ha tenido la industria del anime con la cultura de la pedofilia. En este medio la sexualizacion de menores de edad (que no en cuanto a mujeres adultas, ojo, se sexualiza a la niña directamente) esta tan normalizada que apenas se disimula, es mas, hasta se celebra. Considerando que el publico objetivo son menores de edad, me pregunto que tan lejos esta destinada a llegar esta “cultura de la pedofilia”

    1. Exactamente lo mismo estaba pensando yo. La mayoría de los animes románticos tratan de niñas de colegio que se enamoran de un chico mayor, que al principio la deprecia, pero con el tiempo le parece “linda” por sus comportamientos infantiles. Querría saber cuantos hombres adultos ven ese tipo de contenido. Y el hentai ni te cuento. Menores teniendo sexo, o violadas por animales o seres monstruosos.

  6. Supongo que en una análisis más profundo de las causas, podríamos encontrar el fuerte componente biológico que empuja al hombre a buscar mujeres en edad de reproducción y a la mujer a buscar un macho alfa. Evidentemente esto no justifica ningún comportamiento en una sociedad civilizada, sencillamente tal vez sirve de guía. Es decir: no creo que el anime provoque la sexualización de menores de edad. Es más bien este componente intrínseco que provoca el anime.

    Pero bueno, no soy ningún especialista en la materia, así que lo dejo abierto, para la crítica.

    1. En casos como el que pones de ejemplo del anime, la influencia es mutua, se retroalimentan. Las causas etológicas de la selección sexual son incompletas a la hora de explicar todo esto.

    2. Las niñas y las adolescentes no son buenas reproductoras , corren mayor riesgo de tener hijes débiles o de morir en el proceso.

      Desde luego , no es evolutivamente favorable.

      Si dices de 20 a 30 si.

  7. ¡Qué mal que te hagan ‘mansplaining’, Lidia! Porque me parece un muy buen artículo. Hay cánones estéticos que mencionas y me dejan pensando…

    Pareciera que los hombres sólo quieren manipular algo y no conocer a alguien: un objeto eterno. ¿Has leído los comentarios de los hombres cuando tratan el tema de los androides femeninos? Piensan que serán ‘sustitutoAs de las mujeres’… esto es desde su punto de vista depredador y sobre sus necesidades sexuales. Lo menciono porque también sugieren que existan niñAs androides para esos fines… O sea, aún no ha  sido desarrolladas de acuerdo a una tecnología mas avanzada y los hombres ya buscan nuevas formas de opresión, por el hecho de las esencias femeninas (porque si ya lAs ven como sustitutAs, entonces quiete decir que ya no son meras representaciones para ellOs).

    Pareciera que no existe un lugar seguro para las mujeres ni niñAs, de sólo ver quiénes cometen la mayoría de los abusos sexuales y violaciones… en el círculo personal.

     

  8. Muy interesante el articulo pero difiero en que las víctimas siempre son niñas. Creo que la pedofilia es hija fiel del patriarcado y si las mujeres somos objeto de dominación, lxs niñxs, ni siquiera alcanzan la categoría de sujetxs.  Opino que aunque el victimario sea mujer responde a patrones androcéntricos y hay muchos niños que son abusados por mujeres, pero el machismo los hace creer que es “normal” o incluso que es una afirmación a su virilidad que una mujer abuse de ellos.  En definitiva es importante ver como el patriarcado nos domina a hombres y mujeres,  ya que se basa en la concentración del poder y las jerarquías

    1. De echo eso es bastante interesante ,cuando yo iba en cuarto o tercero de primaria, una prima de unos 19 años me agarraba la mano cuando estábamos en la cama para que le agarrara los pechos recuerdo que me quedaba así con la mano quieta y me decía haz algo y yo empezaba a manipular el pezon , después  intento agarrar mis genitales y yo me pegue a la cama de manera que ella no pudiera tocarme luego me pregunto ¿no quieres? y me dejo(cabe señalar que lo hizo 2 veces la primera solo uso mi mano para que la tocara, la segunda fue cuando intento tocarme)  tranquilo, y no se si sera por el “patriarcado” (por que la verdad yo no soy feminista y no me como ese cuento) pero ahora a mis 18 años me digo a mi mismo que tonto..¿ por que no hice nada ? ¿por que no me deje?, no recuerdo si en ese momento tenia miedo pero es extraño esa diferencia de que si te pasa eso siendo siendo niña fuiste abusada pero si te paso siendo niño eres un héroe, la verdad agradezco que no me haya traumatizado (hasta donde yo se).

      1. Bueno, tú no te comerás el cuento del patriarcado, pero precisamente es el patriarcado el que provoca que ocurra esto que denuncias, que el niño abusado sea considerado un “héroe” o “afortunado”. Hablamos de este tema en concreto en este artículo.

      2. No eres “feminista” y no te crees que exista un patriarcado… Entonces ¿qué haces en este artículo? Toda esta web se basa en que existe el patriarcado y que el feminismo es el método para combatirlo. Y además dices que eres un hombre de 18 años, es decir, que de todas formas, no podrías ser feminista, porque para ser feminista has de ser mujer; en cualquier caso, aliado. Empieza leyendo por el principio, porque más que compartir una anécdota, parece que estás aquí para ver si te contestamos alguna a tu morbosidad de comentario.

  9. Interesante articulo. Me gustaría agregar un punto que me he fijado sobre todo como madre y para considerar en la crianza de los nuevos seres humanos… Lo que considero como la otra parte de la “exigencia cultural de canon de belleza adolescente” es el “agrandamiento” en  el vestir a las niñas y niños, me doy cuenta que especialmente a ellas las sexualiza haciéndolas tbuen potenciales blancos de zafados de la mente.

  10. Soy lesbiana y mexicana, nunca he comprendido el gusto que tienen mis compatriotas masculinos por las niñas, hace poco sostuve una platica con un compañero diciéndole eso mismo, que no comprendo esa actitud, que es enfermo ver de manera sexual a las niñas, la respuesta de mi compañero puso de manifiesto que él mismo era uno de esos, me dijo que lo que ocurre es que hay niñas que está muy desarrolladas, le dije ¿estás consciente de que siguen siendo niñas?, descaradamente y con una sonrisa me dijo, pero ¡desarrolladitas!

    1. Y todavía le llamas amigo?….. a mi me dice eso un amigo mio….deja de ser mi amigo y no vuelve a su casa.

      Por mi parte felicitar a la autora del artículo, aunque, como comentaban más arriba, creo que faltan otros factores que hacen que los hombres demos tanto asco a día de hoy

      Sigue así Lidia.

  11. Me parece arriesgado hablar sobre la “cultura de la pedofilia” achacándola a los hombres y obviando (¿casualmente?) que Simone de Beavoir, eminente feminista, fuese una pedófila reconocida que además formó parte del Frente de Liberación Pedófila.

    1. Simone de Beauvoir firmó en contra de la Ley del Pudor francesa. Respecto a que fuera una “pedófila reconocida”, sólo he encontrado información en medios neomachistas (de esos que piden despenalizar la violación, ¿sabes?). Por otra parte, ¿qué tendrá que ver que una feminista diga X a la hora de hablar de una cultura entera? Ni lo hace menos válido ni lo desacredita.

  12. Quisiera añadir que, no pocas veces, la pedofilia más allá del placer sexual que le produzca al victimario abusar de su víctima, tiene que ver con el poder y la corrupción, la idea de hacer daño. Es por eso que muchos pedófilos condenados a la castración química reinciden: El placer que eso les causa no es sexual, sino que psicológico.

    Por eso mismo me hace mucho sentido cómo plantean la cultura de la pedofilia. La infantilización de la mujer, ahora desde la apariencia física, antes, desde el deber ser virginal y pura refuerzan esos sentimientos de control sobre la otra persona y por tanto, de enaltecimiento del hombre respecto a la mujer/niña.

  13. Hola! os sigo desde hace unos meses y, aunque muchas veces solamente comparta vuestras entradas en mi muro de Facebook, esta vez os dejo un mensaje.
    La cultura de la pedofilia me parece un tema súper interesante y amplísimo, además de lo que has dicho en la entrada, sobre la pornografía infantil y que las mujeres queramos parecer niñas para ser más atractivas, en los comentarios han salido varios puntos a desarrollar, como la hipersexualización de los niños o la pedofilia en el manga y el anime.

    Soy artista e hice mi trabajo de fin de máster sobre la estética de la inocencia. Dediqué todo un capítulo al caso japonés, en el que la pedofilia está muy arraigada en la sociedad: desde los mangas pedófilos que se pueden comprar en cualquier librería hasta los “maid cafés” en los que las camareras van vestidas de criada, pasando por las icónicas colegialas del manga. Es como que Japón fuera un paso más allá que España en ese aspecto, pero lo bueno es que tiene una influencia cultural superfuerte entre la comunidad otaku y muchas veces el público que ve estos contenidos es joven y no sabe distinguir lo que le están metiendo por los ojos. En ese sentido, nos quedan todavía muchas generaciones de cultura pedófila… En otros capítulos estuve analizando todos estos temas que hablamos, de por qué la inocencia nos resulta atractiva (con el caso paradigmático de Lolita), por qué vende, por qué a la vez la estamos destruyendo…

    Las conclusiones que saqué fueron bastante demoledoras. La inocencia es un valor en alza en nuestra sociedad porque es algo que hemos perdido y no podemos recuperar. Hay una vejez prematura en la sociedad, que se intenta tapar con una idea “comercial” de la juventud, una adolescencia eterna. Yo creo que eso nos da una clave de por qué la sociedad tiende a la pedofilia, en un sentido no sólo de acoso sexual, sino en todos estos detalles que se han estado comentando.

    Os dejo un enlace a mi blog, concretamente al artículo en el que hablo de la estética de la inocencia en Japón.
    http://otonocomic.blogspot.com/2015/08/kawaii-idol-la-estetica-de-la-inocencia.html

    Nada más. Mucho ánimo y fuerza a todas las Locas del Coño.

  14. Me ha parecido muy interesante este artículo. Además me hace pensar en todas las chicas que he conocido y que prefieren una relación con hombres mayores… ¿es también a causa de ésta cultura?

    1. Da igual, las dos son manifestaciones del patriarcado. ¿Qué separación hay entre la teoría y el llevarlo a cabo? una copa, una noche solitaria… Hay que condenar tanto la pedofilia como la pederastia. Además, los pedófilos consumen pornografía infantil, lo cual les hace partícipes de la violencia sexual hacia menores. Los ebofílicos, en cambio, tienen el problema del que habla el artículo: una idealización de los niños como figuras sexuales. Dos personas que se llevan 30 años de edad no tienen una relación afectiva sana, ya que una persona de 20 y otra de 50 tienen maduraciones diferentes y uno de ellos está sexualizando al otro considerándolo/comparándolo implícitamente un infante. ¿Por qué sino iba un adulto de 50 años a fijarse en un adolescente?

  15. Gran articulo y totalmente de acuerdo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchos países, sobretodo latinoamericanos, llaman “niña” a las mujeres (es como decir “chica”) de todos modos estoy segura que las cifras no cambiarían tanto.
    Después quieren tapar el sol con un dedo, ignorando la prostitución infantil.

  16. Completamente de acuerdo con el artículo, os leo de vez en cuando pero no sé si alguna vez habré comentado.

    Es salirse del tema un poco, pero me llama la atención esta búsqueda en Google a la que se refiere la redactora: “Padrastro follando niña 9 años: 22 búsquedas”

    Por el titular especificando la edad de la niña, me sugiere que pueda ser la búsqueda de una noticia acerca de un hombre detenido por cometer esa obscenidad.

    Lo que me hace pensar en cuánta gente, en cuanto lee un titular de este tipo, se pone a la búsqueda de más detalles con tal de poder rascar una foto o un vídeo relacionado, algo con que saciar su morbo con la autoexcusa de “sólo me estoy informando, es una noticia”. Para mi modo de ver, no és más que una manera autoexculpada de buscar pornografía infantil en Internet.

    Lo mismo podría aplicarse a la búsqueda de fotos sangrientas como cuando el 11-M, o más reciente, la guerra de Siria.

  17. “Un hombre de 30 años pasa la misma cantidad de tiempo enviando mensajes a adolescentes que a mujeres de su edad.” Esa generalización……..

  18. Me llama la atención un detalle sobre la portada de la novela Lolita. Es una imagen de la pelicula más famosa, que, como casi todas las adaptaciones cinematográficas, tiene poco que ver con el libro. Pero me llama la atención porque yo he conocido “Lolitas” en la vida cotidiana, y más de una, chiquillas de 10, 12 años, con comportamientos propios de mujeres mucho mayores y en momentos totalmente inapropiados. Me explico: tienen la edad que tienen, un físico desarrollado de casi adultas y se comportan como una mujer adulta cuando está intentando atraer la atención de un hombre, solo que la adulta lo hace en el lugar y momento apropiados -cuando vá de fiesta, por ejemplo, o ante un hombre que le interesa, no indiscriminadamente- y la chiquilla se mueve, se viste y se comporta del mismo modo a todas horas y en cualquier sitio. Son una provocación constante porque dan señales facilmente confusas para muchos machos. Esas chiquillas se meten en problemas con facilidad, y no estoy diciendo que sea culpa suya porque no lo hacen adrede, ¡ni mucho menos! Pero el caso es que tienen muchos más incidentes con hombres que otras niñas de su misma edad y entorno. La pederastia es un comportamiento muy grave, la pedofilia – sentirse atraído por personas muy jovenes- es una tendencia con la misma relevancia que la gerontofilia, la zoofilia o cualquier otra filia sexual poco común, y cada cual maneja sus impulsos sexuales como puede. Lo importante es respetar a los demás, el pederasta abusa, el pedófilo procura no cruzar la linea, pero tambien hay quien da señales confusas (a todas las edades y de todos los géneros). Las generalizaciones no son buenas.

    1. Tu comentario se resume en “hay niñas que se comportan como niñas pero yo las sexualizo y digo que “provocan” porque soy una alienada”. De nada.

  19. En la segunda frase con la que comienza tu artículo hay una inexactitud con respecto a los enlaces externos que adjuntas, que estos si lo dejan bastante claro. Donde dices ” que la mayoría de los pedófilos son hombres y la mayoría de sus víctimas son niñas.” debería decir ” que la mayoría de los pederastas son hombres y la mayoría de sus víctimas son niñas. En los estudios que enlazas dejan bastante claro que pedofilia se refiere a la atracción atracción erótica que un adulto siente hacia un niño, mientras que pederasta es aquel adulto (normalmente también pedófilo) que agrede sexualmente o viola a un niño/a.

    1. Lo que viene a ser admitir la animaladad innata y natural de los hombres, que no pueden controlarse.

      Luego resulta que somos las feminazis las que decimos que los hombres son violadores en potencia, y se nos echan encima

  20. Nunca escribo nada en estos artículos, en ninguna página, pero esta vez, debo hacerlo… Porque me lo debo…
    El acoso sexual es una realidad que vivimos todas las mujeres, pero a algunas nos toca sufrirlos más que a otras por nuestra apariencia… Yo no pedí nacer mujer ni tener este aspecto… Pero cuando hablo con otras mujeres parece que fuera culpa mía porque parece que ninguna les ha pasado… Y les ha pasado, pero les avergüenza decirlo porque en nuestra cultura la idea de que si te acosan es por algo… y no, no tiene nada que ver con eso… Simplemente eres bonita e inocente… Y por lo tanto, vulnerable… Y los depredadores sexuales lo huelen… Y siempre son personas adultas que saben que lo que hacen está mal… Pero son malos contigo porque para ellos no eres un ser humano, solo un objeto de deseo…
    He vivido experiencias muy traumáticas que recuerdo de manera muy clara y que nunca podré olvidar…
    Recuerdo ir en la guagua y bajarme una parada antes porque iba bien de tiempo para ir al colegio y sentir que alguien me perseguía… Entrar en una tienda para ver si eran cosas mías y ver que no.. Que un tipo que me observaba en la guagua me estaba siguiendo… Y salir cuando pensaba que se había marchado pero no…. A los 50 metros, me di la vuelta y seguía siguiéndome… Apresuré el paso y corrí un último tramo hasta la puerta del colegio que estaba cerrada porque no era la hora… Toqué el timbre y recé porque me abrieran porque a 100 pasos de mí ese hombre me seguía persiguiendo y observando… Por suerte me abrieron la puerta, pero pasé meses asustada pensando en que volvería a hacerme daño…
    En esa misma línea de la guagua que debía coger para ir al colegio cada tarde, un día descubrí a un viejo que se masturbaba mirándome… Sólo se subía si me veía dentro, así que opté por esconderme cuando pasaba por su parada… Y así poder evitarle…
    Me han manoseado en la guagua, en la discoteca, en la cola del supermercado…
    Una vez estando en el parque con unas amigas, un tipo se puso a masturbarse detrás de unas plantas mirándonos mientras nosotras hablábamos de cosas de clase… Tuvimos que irnos obviamente…
    Me daba un miedo atroz hacer nada sola porque, fuera por donde fuera, siempreclos hombres me acosaban, si no con hechos, con palabras… Los hombres me daban miedo… Los chicos de mi edad… También…
    Sufrí abusos sexuales por parte de un familiar durante toda mi adolescencia… Me decía que nadie me iba a creer si lo contaba… Y que me vendría bien para aprender cómo satisfacer a un hombre… Huía de él todo lo que podía… Pero siempre me encontraba…
    A estas alturas de la película, sentía que había algo realmente maligno y sucio en mí… Y que yo provocaba todo aquello de alguna manera…
    Me daba miedo ir sola a la playa porque siempre algún hombre me acosaba… Una vez tuve que irme porque me persiguieron por toda la playa y allí donde me ponía, se colocaba… Hasta que me fui..
    Por suerte para mí, con 18 años conocí a una persona con quien comprendí lo que de verdad pasaba y me reconcilié conmigo misma… También era un hombre… Y me cuidó y me amó como no ha hecho ninguna otra persona en el mundo… Un día le conté todo esto porque, claro, las relaciones sexuales me daban auténtico pavor… Y me sentía sucia y miserable por todo lo que había vivido… me dijo que debía decirle a mis padres lo de los abusos… Y me costó mucho hacerlo… Pero lo hice.. Y mis padres no me creyeron… Ese día mi corazón se rompió para siempre…
    Con el paso de los años, la experiencia y la perspectiva, les he perdonado… Y me he perdonado… Porque yo no he sido ni seré jamás responsable de lo que la sociedad le permite a los hombres hacerle a las mujeres sin conciencia, sin cargo, sin castigo y sin culpa…
    Y porque, efectivamente, existe una cultura de la pedofilia, dentro del machismo que nos invade por todas partes… Y es fea, es cruel, es ruin y culpa a las víctimas de los abusos.. Tal y como ocurre con las violaciones… Que no son sino el máximo exponente del acoso sexual…
    Y no… Yo que tengo mil motivos para odiar a los hombres… No los odio… Porque me he encontrado en mi vida con lo peor de los hombres… Pero también con lo mejor de ellos…
    Sé que esto es muy extenso… Y sé que tal vez a nadie le importe… O que no sea adecuado… Pero por primera vez en mi vida… Sentí la necesidad de expresarlo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *