Locura y feminismo

Artista: Romina Lerda
Artista: Romina Lerda

También dudé en poner de título: locura y otras excusas que el patriarcado se ha inventado a lo largo de la historia para desprestigiar, manipular y llamar la atención sobre cualquier aspecto físico, moral y conductal de una mujer que no se comporte como sus cánones mandan. Se quedaba demasiado largo y en la segunda línea os imagino roncando.

La excusa de la locura, como el desequilibrio mental no diagnosticado, o más bien él te llamo loca y así nadie puede hacerte caso. En mi experiencia vital como diría la reina Letizia, he leído que a muchas de las mujeres que dieron pasos en la misma dirección que el hombre, sufrieron censura, aislamiento, condena de muerte, intento de asesinato, asesinato a secas, la desaprobación de la sociedad y la eterna gratitud de las que vinieron después y se inspiraron en ellas. 

A parte de ser tema velado en la literatura en ambos géneros, la locura intrínseca de las mujeres debido a la regla es recurrente y siempre con connotaciones negativas. Es un ¿por qué sois tan raras? ¿De qué vais sangrando una vez al mes? del patriarcado que no puede evitar escandalizarse por lo que es normal en nuestra fisionomía: o eres hombre o eres hombre, coño. Este sistema no sólo se mete con nuestra biología: se mete en nuestra cabeza, suaviza personalidades, las deforma, las retuerce, está estrictamente establecido cuáles son las líneas que no puedes rebasar y si las sobrepasas… pues estas loca. Punto y final.

Las activistas de W.I.T.C.H. bailan sobre un círculo pintado en el suelo a las puertas de la Convención del Partido Demócrata en Chicago, en octubre de 1968.
Las activistas de W.I.T.C.H. bailan sobre un círculo pintado en el suelo a las puertas de la Convención del Partido Demócrata en Chicago, en octubre de 1968.

Las mujeres que desarrollaron de forma milagrosa capacidades excediendo incluso a los hombres con menos medios, tiempo y motivación en su contexto histórico; que crearon obras de arte, literarias, avances en la ciencia o en el ámbito sociológico… se daban cabezazos contra impedimentos a los que ningún hombre fue sometido. Somos fuertes pero no somos inhumanas y el esfuerzo psicológico es tan brutal que al final sí que nos afecta, desarrollamos de verdad trastornos. 

Locas por la injusticia, la irracionalidad y el sufrimiento gratuito al que se ha sometido a la mujer. Que se valoren nuestros logros de forma imparcial todavía, es como pedir justicia, y sin embargo el hombre heterosexual cis blanco sigue dictaminando que los hombres aportaron más a la historia en su eterno puesto de autocomplaciencia del que nada más puede formar parte. Salvo su ego retroalimentado que se desestabiliza con gran facilidad a pesar de los siglos de aportes, que según su conocimiento les permite afirmar. 

Nosotras no eh, que estamos muy centradas en odiar al hombre en cuestión heterosexual cis y blanco, equivocadas y muy locas, loquísimas. Aportación nuestra mínima, nimia. Estábamos muy ocupadas limpiando, cocinando, cuidando y lavando los calzoncillos de los hombres mientras ellos se dedicaban a sus descubrimientos.

Nuestras ilustres mujeres sufrieron depresión, generaron en el adoctrinamiento patriarcal en el que crecieron trastornos de personalidad por dependencia, creyendo que la dependencia es amar, cuando se parece más una droga dura difícil de superar porque te han convencido de que sin un hombre a tu lado lo que queda es un vacío abismal. Y así con todo, por que somos unas locas de nacimiento y condición, no es un proceso de destrucción externo, social y opresor. Que va! tonterías. 

Igual hay algo de verdad, todas las feministas somos unas trastornadas que soñamos con un mundo de locas. O quizás somos las iluminadas de este feminismo de segunda ola que tantos fallos tiene, con tan pocas razones de ser y existir. En la cirugía estética ya se avanzó lo suficiente en 20 años pero las compresas para ti majo, exijo mas investigaciones sobre la regla, el parto y nosotras. Que se reedite la historia y se hable de mujeres y hombres y no sólo de estos últimos. No nos sumiremos en el agujero emocional que nos produce un mundo donde aquellos que amamos nos traten como despojos y al mismo tiempo nos quieran convencer de que debe ser así y además está bien y es hermoso y esto y aquello y esto no y lo otro, tampoco. Cuando los hombres nos miren como iguales, como personas y no por la talla, “el largo de” o el puto canalillo. No es tan descabellado, la carne nos cuelga de otras partes y ya somos conscientes de ello, gracias. 

Si fuerais vosotros los que sufrieseis nuestra situación, no osaríais llamar locura al desasosiego, o la pérdida de compostura, porque ya no hay tiempo para eso. No la hubo antes, no os equivoquéis y quien va a desaparecer de la mentalidad de esta sociedad en el futuro, es el machismo. No nuestra lucha.

Insisto, insistimos e insistiremos.

El patriarcado deseó volverme loca y morir, pero lo que no esperaba era que me pusiese a escribir por desesperación y descubriese lo que es vivir libre.

P.D: En este artículo, quería dar cuenta de la profunda huella psicológica del patriarcado en el desarrollo conductual y por tanto de la personalidad. Porque la opresión de género me parece mucho más peligrosa e hiriente en este ámbito más que en el físico. El escarnio empieza bien temprano dando forma no a nuestro físico sino a cómo nos vemos y miramos al mundo que nos rodea. En ningún caso descarto la existencia de problemas psicológicos por otras causas y vivencias.

About Miss Locuaz

26, Pisces. Una vez quise ser feliz y el patriarcado me dio una hostia. English doesn't scare me. Escribo mucho. Leo más.

4 thoughts on “Locura y feminismo

  1. Compañera, yo como diagnosticada psicótica me identifiqué mucho en lo que escribiste y además quería agregar que no es casual que las deprimidas “mujeres” (perdón por la heteronormatividad pero las estadísticas lo son) son más de la mitad de los “hombres”. Otra cosa que me da mucha bronca porque la última vez me peleé con mi psiquiatra y me cuesta es lo de la cura al servicio del capitalismo y las disciplinas patriarcales de cura. Te dejo una poesía que escribí para un proyecto de Teatro feminista de “locas”
    MI CUERPO POLÍTICO, MI MENTE DEMENTE
    Soy mujer, pobre, negra y… ¿psicótica?
    Mi cuerpo sin piel manipulado por el patriarcado
    Hierro fundido en mi centro, duele, hiere
    En silencio trato de no dejarme ver. ¡Culpa!
    Todes pueden ganarme en este Truman Show, mi cabeza no para, todo depende de mí, los sufrimientos del mundo… me traspasan, debilitándome.
    Me arrancan la piel y respiro para largar la muerte, mi entierro, flores en mi pelo, rituales para comunicar
    Lleno de sangre mi imaginario y me zambullo con miedo a mirarme en el espejo… ¡Me veo mostruosa!
    Luciana ¿Le tenés miedo a la soledad?
    Cuido a quien me sostiene, transistores me permiten escucharles animarme,
    Microchip en mi bocho
    La primavera está en aquel árbol para mí
    Barriletes dibujan risa infantil, señales que sigo como “pupa”,
    Recupero mi fuerza en mi ideología y mis herramientas
    Tengo raíces poderosas,
    Vi muchas cosas, conexiones peligrosas.
    El mundo a veces sueña, salgo en bici con globos a buscar cielos para conversar.
    Escucho entre líneas, me siento subversiva, puedo vivir otras vidas.
    Privilegio de empoderarme hablando, de poder contar, mis delirios hablan y no me voy a callar.
    El sistema de salud capitalista a veces daña, me toca pelear, no me voy a anesteciar para dejar todo igual.
    ¡Quiero cantar y transformar!

    1. Vaya! realmente te agradezco tu comentario, soy una superviviente por depresión y no estoy muy versada en lo que denominas curas patriarcales, pero tengo la intuición de que tiene que ver precisamente con la perspectiva patrialcal sobre los trastornos psicológicos de las mujeres a causa precisamente de la opresión patrialcal… the yellow paper pero en versión siglo XXI. Por experiencia personal, mi psicóloga es una mujer y creo que no hubiese superado todo tan rápido si no fuese precisamente por eso, si tu psiquiatra es hombre buscate a una mujer que fijo que las hay y buenas. Me ha encantado que compartieses tus versos, si tienes un blog sobre tus creaciones no dudes en compartirlo (me puedes encontrar en twitter y facebook si tienes, con el mismo nick), me gustaría seguirte, yo también escribo algo parecido a poesía. Un abrazo compañera, no estás sola.

      1. compañera anoche apenas leí tu mensaje te respondí pero ahora no lo veo, así que lo intento de vuelta, espero que no te llegue doble, lo que decía sobre las curas patriarcales, era más bien ideológico, o sea mis terapeutas (psiquiatra y psicoterapeuta) son mujeres, pero leí un libro de una psiquiatra Signorelli Assunta que hacía esta crítica desde una perspectiva feminista, incluso con mis terapeutas a veces me han hablado de estadísticas OMS, etc… parámetros que me parecen patriarcales, como encasillar a una persona…
        No te encuentro en fb, yo en fb no tengo nick sino mi nombre y apellido: Luciana Talamonti. No hago poesías, me ocupo de Teatro de las Oprimidas y en un proyecto de Magdalenas Locas hice esa poesía que te puse, además escribí un librito que estoy terminando de corregir… “Viaje interior”. Te abrazo y gracias por la compañía!

  2. “Loca” cuantas veces he escuchado esa palabra, de parte de mis hermanos (hombres, todos ellos) cuando exigía igualdad en la adolescencia, de mi mamá cuando soy mala hija por no quedarme callada, y la que ha quedado más grabada; cuando un tipo me agarró los pechos en el transporte público y yo le reclamé, dijo: “estás loca”. Lo triste de todo es que cuando alguien te etiqueta (sobre todo públicamente) los demás lo creen. Y es cierto, esa palabra hace que duden de tu estabilidad mental y emocional, ¿y para qué?, para que tu voz nunca sea escuchada, siempre ignorada. Pero no, siempre hablaré, aunque los incomode… aunque para ellos siempre siga siendo una “loca”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.