La impotencia de cada día

Fotógrafa: Katerina Plotnikova
Fotógrafa: Katerina Plotnikova

 

Hace un mes pasé una de las peores experiencias de mi vida. Mi hermana y yo estuvimos en una ciudad alemana realmente importante, y fueron por lo menos ocho los hombres que nos hicieron gestos, dijeron palabras insinuantes o nos piropearon sin tapujos, por no hablar ya de las miradas lascivas que te hacían hasta enrojecer de ira.

Es horrible terminar llorando en la calle porque un completo desconocido tenga tanto poder sobre ti. Sientes impotencia por no poder hacer nada más que gritarle un insulto o hacerle un corte de mangas al que te responderá con insultos. Te sientes pequeña e indefensa porque te da miedo que a sus ojos seas un pedazo de carne con patas. No eres más que un objeto sexual y lo sabes, lo notas en todos esos hombres que te taladran con la mirada.

Espero no tener que volver a morirme de ganas de ver a mis amigos no por echarles de menos, sino por saber que estando al lado de dos chicos no te van a decir nada. Y aquí estamos, dependiendo una vez más de los hombres. Ese puto sentimiento de seguridad que te da ir por la calle con tus amigos, ese puto sentimiento de angustia al saber que nunca te sentirás así de tranquila yendo sola.

Coño Enfurecido

About Coño Enfurecido

One thought on “La impotencia de cada día

  1. Lo siento, pido perdón en nombre de todos ellos, todos los que se comportan como animales que no merecen siquiera esa libertad de la que gozan, libertad que debería serles arrebatada con un bozal.

Deja un comentario