¿Por qué se llama FEMInismo y no Igualitarismo?

Autora: June Leeloo
Autora: June Leeloo

A veces, cuando se intenta desprestigiar el movimiento de alguna manera o al menos poner en duda su validez, siempre surge la misma duda…

“¿Si se busca la igualdad por qué no se llama algo así como Igualitarismo? La palabra FEMInismo discrimina a los hombres porque no les incluye, solo nombra a las mujeres”

Primero simplemente decir  que antes de opinar sobre un tema es bueno al menos saber algo sobre el…  así si surge un debate constructivo, se establece un contexto común.

A mí personalmente me molesta esta pregunta, ya que tengo la sensación de que cualquier término que empiece con Fem- parece que molesta. Que incita a que se inicie una guerra de sexos o un debate por lo menos. Es curioso que nos digan que la palabra “feminismo” excluye a los hombres porque no les nombra cuando toda la vida la historia de la humanidad ha sido la historia “del hombre” y cuando nos quejamos nos dicen que somos unas exageradas… El socialismo también busca la igualdad entre todos los seres humanos, y no os veo quejaros tanto por el nombre.

recuerda_igualitarismofeminismo

 

 

Empezaremos siempre con definiciones de nuestra quizá no tan querida y no tan feminista RAE:

igualdad

Del lat. aequalĭtas, -ātis.

  1. f. Conformidad de algo con otra cosa en naturaleza, forma, calidad o cantidad.
  2. f. Principio que reconoce la equiparación de todos los ciudadanos en derechos y obligaciones.

Bien, como vemos, igualdad es equiparación, es decir que algo  NO es igual, que no tiene las mismas características si se compara con otro u otros. Y quiere poseer esas mismas características. Una vez que se hacen las acciones oportunas son IGUALES/SEMEJANTES/EQUIVALENTES.

Por lo tanto el igualitarismo pediría la semejanza y equivalencia de derechos y obligaciones en todas las situaciones de la vida.

El problema y la genialidad de género, es que NO somos iguales. No tenemos ni las mismas características físicas, ni biológicas, ni las mismas necesidades, ni malditas las ganas de ser iguales que los hombres

Una cosa es la igualdad, y otra es la EQUIDAD:

equidad

nombre femenino

  1. Cualidad que consiste en dar a cada uno lo que se merece en función de sus méritos o condiciones.

“es un país de desigualdades donde no hay equidad en la distribución de riqueza y cultura”

  1. Cualidad que consiste en no favorecer en el trato a una persona perjudicando a otra.

El término “feminismo” no busca excluir, no rechaza al hombre ni mucho menos. Simplemente, visibiliza a ese 50% de la población sistemáticamente ignorada hasta hace poco. Y dar visibilidad como mínimo con el término es básico, porque pretender denominar “igualitarismo” al feminismo anula lo que realmente se pretende (y no, no es estar por encima de los hombres) e invisibiliza de nuevo, negando la causa, negando el sometimiento y la opresión, negando la necesidad de reconocer a la mujer socialmente como tal, no “igualarla” al hombre.

El feminismo busca la equidad, es decir, según las características de cada persona, que tenga sus derechos sin que esto sea el menoscabo de otra persona. 

Un ejemplo muy fácil de entender sería que el tema de la regla. Aunque para muchas personas sea un tema tabú, las mujeres cis cada mes durante unos días sangramos por la vagina. No es algo de lo que escandalizarse, ni estamos enfermas, es algo natural. Para algunas personas es extremadamente doloroso y molesto, por no mencionar que es bastante caroel material higiénico (compresas y tampones) tiene un impuesto de lujo. ¿Es justo? ¿No es razonable que se pida que se rebaje el precio de algo que es de primera necesidad aunque solo sea para UN género? (es decir, la mitad de la población mundial). Una política feminista sería quitar el impuesto de lujo a los tampones y compresas: no menoscaba los derechos de nadie aunque beneficia a un sólo género. Sin embargo, si un estado que se supone que vela por los derechos y libertades de sus ciudadanos no piensa en ello, está siendo discriminatorio e injusto.

Por lo que el feminismo, no se puede llamar igualitarismo porque no busca que TODO sea igual, que la mujer se adapte a las normas y reglas masculinas de la sociedad, sino que cada uno tenga sus propios derechos y libertades según sus características.

El feminismo no se llama humanismo ni igualitarismo porque feminismo, humanismo, e igualitarismo son tres teorías distintas. ¿Hubo algo antes que el feminismo que promoviera y exigiera igualdad de derechos para todas las personas independientemente de su sexo? Pues no, no lo hubo.

El humanismo es una rama de la filosofía (y la ética) que aboga por la igualdad, la tolerancia y la laicidad (lo que se conoce comúnmente como «la separación de iglesia y estado»). El humanismo reconoce que los seres humanos no «necesitan» de la religión para desarrollar sistemas morales o establecer un comportamiento moral. Los humanistas abogan por la educación, la tolerancia, la política representativa (en contraposición a la monarquía) y la libertad de pensamiento (en contraposición al dogma religioso). Muchos humanistas eran también grandese misóginos y su concepción de la igualdad se limitaba a la igualdad entre los varones.

El igualitarismo es una forma de filosofía política que defiende que  todos los seres humanos son iguales en esencia y por lo tanto tienen el mismo derecho a iguales recursos como los alimentos, la vivienda, el respeto, el estatus social). Puedes facilitar a todo el mundo los mismos elementos y perpetuar la desigualdad y/o la inequidad. El igualitarismo, aun siendo un concepto ético fundamental, no tiene generalmente en cuenta las desigualdades a través de una perspectiva interseccional.

Como apunte histórico de la necesidad de que se llame feminismo: el término procede de una palabra inventada para designar despectivamente a aquellos hombres que apoyaban la causa de las ciudadanas. El adjetivo “feminista” lo utiliza por primera vez con fines políticos y periodísticos Alejandro Dumas hijo en su panfleto ‘El hombre-mujer’ de 1872, escrito antifeminista en el que debate, entre otros temas, sobre el adulterio y se posiciona en contra del divorcio.

 

Para asumir que es necesario el feminismo, hay que ser conscientes primero que no vivimos en un mundo ni “igualitario” ni equitativo. Que históricamente la mujer ha vivido en un puesto de sumisión, subyugación, y ocultamiento. Igual que hemos asumido que existe el racismo, se puede ser consciente de que existe la misoginia sin que esto sea un ataque para nadie.

De la misma manera me gustaría aclarar aunque sea muy obvio que el Feminismo no es lo contrario al machismo. El Feminismo NO busca la superioridad en todos los aspectos de la vida de la mujer sobre el hombre, ni existe hoy por hoy sistema hembrista alguno que otorgue poder a las mujeres para discriminar sistemáticamente a los hombres. La definición de machismo es:

machismo

  1. nombre masculino

Actitud o manera de pensar de quien sostiene que el hombre es por naturaleza superior a la mujer.

Y el de feminismo es:

feminismo

nombre masculino

Doctrina y movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres.

No es más ciego/a que el que no quiere ver.

 

 

14691144_1763292360554125_8991913872066337207_n

 

 

 

About Heidy Simons

Estudiante y trabajadora que salta constantemente entre sus dos pasiones: La creatividad y el área social. Bloggera, feminista, inquieta y siempre muy sonriente ^^

7 thoughts on “¿Por qué se llama FEMInismo y no Igualitarismo?

  1. “¿Hubo algo antes que el feminismo que promoviera y exigiera igualdad de derechos para todas las personas independientemente de su sexo? Pues no, no lo hubo.”
    Y después tampoco lo ha habido.
    Muy buen artículo.

  2. Hola, he leído todo el artículo, efectivamente hay puntos muy interesantes, escrito de una manera fácil de entender para todos, su lenguaje fluido, claro y directo, explican muy bien el concepto, sin embargo el cierre del artículo me deja con la sensación de que algo faltó, la misma sensación de estar viendo un interesante documental y que se corte el flujo eléctrico faltando un par de minutos para el final.
    Espero tenga planes de escribir un poco más sobre este interesante tema.

    Saludos desde las montañas Ecuatoriales.

  3. Me gustaría compartir una duda importante.
    Aclaro que soy mujer transexual lesbiana, y hasta hace bien poco dejaba que la gente pensase que era un hombre cis hetero para conservar ciertos privilegios que ello conllevaba. Algo que me sorprendió al rechazar definitivamente el rol masculino, es que realmente existe una gran presión social hacia ese género, cosas que consideraba normales resultó que no lo eran. Me refiero a luchar día y noche por mantener el respeto de otros hombres que solo se consigue haciendo alarde de una hipermasculinadad, habiendo llegado a ser agredida por “no ser lo suficientemente hombre”. Y me refiero a antes de salir del armario. Estas agresiones fueron cometidas tanto por hombres como por mujeres.

    Mi duda es: si un hombre puede ser víctima de violéncia misógina por no ser “lo suficientemente hombre” y no poseer las características socialmente impuestas del género masculino, pero a a la vez solo puede ser aliado feminista tomando así un papel inactivo en la lucha, ¿cómo puede defenderse socialmente de esas agresiones?

Deja un comentario