El autobús tránsfobo

A estas alturas hemos visto, oído, leído muchas cosas sobre el autobús de Hazte Oír. Y a pesar de haber sido puesto en un depósito a las afueras de Madrid, esta gentuza continuó su periplo, esta vez con una roulotte con signos de interrogación al final de la frasecita “Los niños tienen pene y las niñas tienen vagina”.

No conformes con esto, quisieron entrar a Barcelona una vez más con el bus y el mensaje cambiado una vez más. Ahora con un “No al bullying” agregado para tratar de evadir la ley. Afortunadamente el Gobierno de la Generalitat lo detuvo antes de su entrada a la ciudad, se volvió a confinar a un depósito. Sólo pudo ser sacado hasta que cubrieron totalmente las consignas, esa fue la condición para poder circular las carreteras catalanas y salir de esa comunidad autónoma.

Tampoco quedaron contentos con el tour español, así que una de sus organizaciones hermanas en Estados Unidos hizo lo mismo en Nueva York, aparcándolo justo en Stonewall. ¿La respuesta? Allí ell bus fue pintarrajeado,  apedreado y tiroteado.

 

Foto de Rashima Kwatra de Outright Action International

Como seguramente ya calculaban sus promotores, no por nada, muchos de ellos son egresados y/o catedráticos de varias universidades de “élite”, la imagen del bus se hizo viral en cuestión de pocas horas.

El nombre de la organización fue TT en Twitter durante dos días. Hay que recordar que Hazte Oír, encabezada por Ignacio Arsuaga Rato (sí, pariente de “ese” Rato) es respaldada por la Organización Nacional el Yunque. ésta fue creada hace 60 años en México dedicada a afiliar y adoctrinar adolescentes y niñes para crear una “aristocracia del espíritu que debe conducir y gobernar a España según los dictados evangélicos”.

Sabemos que estos individuos han venido realizando intervenciones desde que Zapatero planteó la Ley del Matrimonio Igualitario. Sabemos que tienen sus “fans” y que en esos momentos congregaron a mucha gente en las calles madrileñas, no sin la gran ayuda del PP, por supuesto. Igualmente ha pasado con las dos últimas reformas de la Ley del Aborto.

Como son fachas, pero no tontos, seguramente contaban con que algún juez ordenara la inmovilización del monstruito anaranjado hasta que no fueran retirados los mensajes delictivos que portaba. Cosa que les da pie a argumentar que son “víctimas de la inquisición gay imperante”, no sé a vosotres, pero es que al momento de transcribirlo no me puedo dejar de carcajear.

Pero es su técnica habitual, mentir, difamar, victimizarse ante la “dictadura de lo políticamente correcto”. Por la reacción generalizada que hubo hacia el ya famoso bus, me parece que su discursito ya no cuela nada entre los grandes sectores de la población.

Y no puede colar más porque la gente sabe quiénes son (o al menos se tiene una idea general) y sabemos que no son víctimas de nada, más bien siempre han sido los victimarios de nosotres, les diferentes.

 

ANALOGÍA DEL PANAL DE ABEJAS

Ante todo esto, se me ha ocurrido la analogía de un panal de abejas ¿Qué nos han dicho toda la vida si vamos a molestar a un enjambre? Así es, que nos picarán porque se defienden de un ataque y eso es exactamente lo que pasó, no puedes ir de víctima porque las abejas te picaron después de ir a violentar a la colmena.

Después de un 2016 en el que en España las clases políticas no se ponían de acuerdo en nada, de hecho seguimos igual y si no que nos pregunten en Cataluña, con este tema me ha soprendido gratamente la marea que ha generado, la indignación no sólo de nosotres les persones trans, sino de familiares, amigues quienes nos quieren y a quienes lastiman también que con esos mensajes se pretenda negar nuestra existencia y que perpetúan el bullying y las agresiones hacia nuestro colectivo.

También ha reaccionado gente que está totalmente fuera del tema y que tal vez no sabe bien qué es esto de la transexualidad, pero que están de acuerdo con la libertad de cada persona de decidir sobre su cuerpo, su vida, sus relaciones y sus afectos.

El autobús transfóbico ha logrado que personas tan diametralmente opuestas como Laura Pérez, Concejala de Feminismo de Barcelona y Cristina Cifuentes, Presidenta de la Comunidad de Madrid en estén de acuerdo en algo: “Que esto no se puede permitir”, por supuesto hay quienes lo dicen desde la convicción personal y otras seguramente porque no les queda de otra ya que las leyes nos amparan. Leyes que tenemos gracias al trabajo incansable de muchísima gente de distintos colectivos LGBTIQ en todo el Estado.

 

POR FAVOR, SEÑORES POLÍTICXS, PÓNGANSE AL DÍA

Foto de Teresa Rodríguez, portavoz del grupo de Podemos Andalucía

Aunque hay que señalar que a nuestrxs políticxs aún les falta mucho por entender en materia trans. Si no, no se entiende que durante la manifestación por el bus en Sevilla, la delegación de Podemos de esa Comunidad haya llevado a personas cis disfrazadas con pelucas, vestidos y barba para protestar. Así se caricaturiza, una vez más, a un colectivo que lleva siendo la burla de las personas heterocis durante muchísimo tiempo. Si esa es vuestra manera de ayudarnos, como dicen en mi pueblo: “No me ayudes comadre”.

Curiosamente todavía hace no muchas semanas protestábamos en redes sociales contra una conocida Plataforma por mensajes transfóbicos publicados en su página con argumentos muy similares a los de Hazte Oír. Después de toda esa respuesta masiva.

 

 ¿Finalmente se lo habrán hecho mirar o sólo esperan que pase la tormenta?

 

De momento, os dejo con esto, que de alguna forma, hace que quizá conservemos algo de esperanza en les niñes:

 

Dibujo en las paredes del Colegio Público Príncipe de España

 

Sabrina Sánchez

About Sabrina Sánchez

One thought on “El autobús tránsfobo

  1. ¡Cómo que los niños tienen pene; y las niñas, vagina!
    ¿Es que no hay niñas con pene, y niños con vagina?
    ¿Aún quedan individuos —de uno u otro sexo— que no reconozcan este hecho?

    ¡Pero si hay niñas con tanta fuerza como varón, niños con tanta sensibilidad como hembra; y tantas otras cualidades humanas que tradicionalmente se han coloreado —unas de rosa y otras de azul— como si se tratase de que las personas fuésemos cuadernos en blanco y negro para el desarrollo infantil!

    Yo me niego a que aquellas personas —ninguna en realidad— jueguen a hallar la cuadratura del círculo conmigo: yo me defino como y cuando se me antoje, no me definen otros [independientemente de lo que alguien dijese durante mi nacimiento cuando me miraron entre las piernas].
    ¿Es que cuando aquellas personas eran físicamente niñitos de teta no les dieron para jugar esas piezas de distintas formas para encajarlas en sus agujeros del cubito correspondientes [círculos, cuadrados, estrellas,etc.] y, como les haya faltado ese desarrollo intelectual, pretendan ahora que físicamente aparezcan ellos como adultos jugar a ese juego con el prójimo, como quienes juegan al ajedrez con figuras humanas de tamaño natural?

    Afirmar que los niños tengan pene… no es sino sólo media verdad. Los seres humanos somos mucho más que «eso», aunque comprendo que haya individuos que no sean capaces de concebir nada más allá de eso; … pero tal cosa solamente retrata sus propias limitaciones como seres humanos al igual que la TV en B/N no daba cabida al espectro de colores y, por tanto, no representaba la vida más que como un fantasma de ella misma, un fantasma plano en un mundo tridimensional. Pues así son ellos, esos individuos: planos en un mundo tridimensional y nos ven en B/N a quienes existimos en color.

    Como decía un anuncio de TV durante mi infancia [léase con acento argentino]: ¡éstos son mis colores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *