Transfobia en Semana Santa y resistencias teológicas

La misma semana que se anuncia la reciente publicación del poemario reúne sin tabúes textos sobre la relación (más que amistosa) entre Sor Juana Inés de la Cruz y María Luisa Gonzaga Manrique de Lara (Virreina de México) (más info aquí) en Pego se le prohíbe procesionar a una chica trans.

Es evidente que hay un problema entre las distintas corrientes dentro de la Iglesia Católica: Y es que mientras unes se preocupan por la inclusión de la comunidad lgtbi+ otres parece que disfrutan de ejercer opresión a algunas de las pocas personas que aún quedan creyentes y practicantes.
No vamos a negar que el grueso de la comunidad católica sea un poco (bastante) el horror, creo que es algo que todes sabemos. Pero no creamos tampoco que todas las personas y todas la corrientes son iguales. Incluso dentro de ser católico hay muchísimas opciones. Eso no significa que estén fuera del marco de la institución eclesiástica católica, significa que intentan, desde dentro, reflexionar y cambiarla para que sea algo más abierta e inclusiva.
Vayamos por partes:

Transfobia en Pego

En resumen, el párroco del pueblo decidió que una muchacha trans no podía salir a procesionar con el traje tradicional porque: “No se trataba de una situación muy adecuada para este tipo de actos“. ¿Perdón? Me pregunto, ¿qué era poco adecuado? ¿Su transexualidad no era una situación adecuada? MEEEEEEEC, amigo: la transexualidad no es una situación, es como viven muchas personas su identidad de género, no es una situación como, por ejemplo, tener la pierna rota.
Por otro lado, la chica ya había procesionado anteriormente con el traje tradicional, ¿por qué el año pasado sí y este no? ¿porque antes no sabía lo que era la transexualidad y ahora gracias a la polémica del bus sí? Pregunto. Porque huele a transfobia. Y por último, ¿tanto ofende su presencia en la procesión al señor párroco? Me temo que si es así, se han olvidado muchas cosas y faltan otras muchas por leer.
Mujeres de procesión con el traje tradicional. Foto de Jose TB

Teología(s)

Se entiende por Teología el estudio de Dios. No todas las personas que estudian teología deben ser creyentes, ni mucho menos católicas. Pero sí todos los católicos ordenados tienen formación en teología.
Entiendo por tanto, que igual que a mí se me exige en mi trabajo que tenga una formación, que me recicle y que mejore, a los sacerdotes también se les pide estar al día de la evolución que se da en la teología. No hablo de nuevas teologías aparecidas ayer, sino de estudios de hace muchos, muchos años. La teología feminista por ejemplo data de hace siglos.
No hace mucho la gente de Editorial Melusina me hicieron llegar el libroTeologías gay y lesbicas‘ de Elisabeth Stuart, libro interesante y fácil de leer donde se habla entre otras cosas de teología queer. Muy recomendable para el párroco de Pego, igual alguien debería hacérselo llegar.
Stuart nos habla de Malcolm Edwards, el cual nos plantea la evidente relación entre lo queer y la teología del bautismo y el borrado de identidades seculares. ¿Qué significa esto? Veamos, la cuestión es cuando alguien se bautiza (hablando de bautismo como la celebración de voluntad de pertenecer a una confesión espiritual) acepta una identidad que le acompañará, en principio, de por vida – a menos que decida dejar de lado esa espiritualidad -.
Esa identidad es, para Edwards y para la teología del bautismo, la única que prevalece al morir. Si hacemos un análisis de la liturgia funeraria, la Iglesia nos enseña una cosa en relación a la sexualidad de los muertos: al despedirnos, toda identidad ajena al bautismo desaparece. Lo único que importa en ese momento es la voluntad de entrar al reino de los cielos, voluntad que adquirimos con el bautismo.  Y cito textualmente a Stuart:
El género, la raza, la orientación sexual, la familia, la nacionalidad y otras identidades no sobreviven a la tumba. Todas ellas desaparecen
Como dijo Fulkerson y recoge también Stuart en el mismo libro:
Tanto quienes rechazan a las personas gays y lesbianas como quienes insisten en la inclusión de éstas en la iglesia, comparten la idea de que todas las personas tienen una identidad y una preferencia sexual y que esta identidad, para bien o para mal, constituye una realidad absolutamente fundamental que determina la situación de los individuos. Este supuesto es el que cuestiona la teología del bautismo
Lo queer y lo espiritual tiene una relación innegable desde que se revienta la estructura de binarismos identitarios. Y las personas queer no esperamos que nos perdonen y nos acepten como raritos.
La gente queer exigimos que se nos trate como al resto, porque así es como todes (les que creemos) nos presentaremos ante Dios: desnudas y sin más identidad que la voluntad de ser amadas.  Y si para ello hemos de ocupar procesiones y patalear, ni dudéis que lo haremos. Y con nosotres, vendrán las putas, que también tienen mucho que decir.
Silvia Valle

About Silvia Valle

Pedagogía, Sexoafectividades no convencionales, Educación sexual, Pornografía, Feminismos, Veganismo y Teología.

One thought on “Transfobia en Semana Santa y resistencias teológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *