Las mujeres (y les NB) transgénero en el Feminismo

Bueno… ¿Cómo comenzar? Presentándome sería una buena forma; mi nombre es Miriamelle, soy une trans No Binarie y desde Locas del coño me han invitado a escribir un artículo.

 

Hace no mucho me preguntó una conocida cis; “¿Por qué las personas transgénero son tan reacias a unirse al feminismo?” Si habéis seguido lo acaecido estos días en esta misma página sobre temática trans, os podéis imaginar la razón; Las personas trans dentro del espectro femenino del género a veces somos recibidas con una hostilidad sin parangón por un sector del feminismo.

Si bien esto no ocurre siempre, si es lo suficiente aparatoso el asunto como para que una cantidad importante de mis compañeras y compañeres (No Binaries) no se sientan con mucha inclinación a cooperar por un frente común con el feminismo.

 

Falta de interseccionalidad

Hay cierto sector del feminismo que nos ve a les trans dentro del espectro femenino como “invasores” (en masculino) que intentan ensuciar el feminismo y apropiarnos del todo el discurso, obviando que al mostrarse hostiles y exclusionarias, son ellas las que están faltando a la interseccionalidad, puesto que no queremos apropiarnos del discurso, sino formar parte de él como mujeres y No Binaries, puesto que también nos afectan interseccionalmente los mismos ejes de opresión que a ellas. Otros no, pero también sufrimos otros ejes que, por suerte, ellas no sufren.

 

Lo que no sufre una mujer cis

Hay ejes de opresión que no afectan a las mujeres cisgénero. Como que se les invalide el género cada dos por tres, que se les malgenerice, que se les acuse de reforzar los estereotipos y roles de género o no ser “lo suficientemente” normatives para que se nos permita existir, tampoco van a mirarles mal otras mujeres cis por no atenerse a un aspecto cisnormativo y de apariencia binaria, no les van a expulsar de una manifa por ser visiblemente cis, con esto no digo que no estén oprimidas, es obvio que sí, ya que no son hombres y el machismo ya les oprime per sé y además dependiendo de clase social, cultural, raza, religión, etc… otros factores les oprimirán. Nadie dice que ser mujer cis sea un campo de rosas, pero lo que sí se señaló estos días es que como personas cis ostentáis unos privilegios.

 

Algunos privilegios que tienen las mujeres cis sobre las trans

  • Genitocentrismo: Usado para invalidar vivencias, experiencia y el propio género de la persona en base a una genitalidad de serie.

 

  • Ostracismo laboral: Si eres visiblemente trans en el espectro femenino, olvídate de un acceso “fácil” al mercado laboral, como bien tuvo a decirme una exjefa; “Les debo un respeto a mis clientes, si sé lo tuyo no te cojo” (y no es el único caso obviamente).

 

  • Afectivo-sexual: Si, en este campo también lo tenemos complicado, o bien porque se fetichice nuestra corporalidad divergente del canon cis, o porque se nos rechace aduciendo al punto 1.

 

  • Familia: Aunque esto comienza a cambiar, lo cierto es que sigue habiendo problemas con que las familias acepten que tienen une hije trans.

 

¡No queremos invalidar la lucha de las mujeres cisgénero,

queremos visibilizar la lucha de las mujeres transgénero!

 

Como veréis con estos ejemplos, que no son sino una ínfima parte, ser trans no es tampoco un camino de rosas.

Vale que no compartimos en algunos casos los mismos ejes, pero eso ni invalida nuestra lucha, ni la vuestra, no somos el enemigo por mucho que X sector se ofusque en ello y nos señale como pertenecientes al género con el cual no nos identificamos, apoyarnos mutuamente no nos debilita, nos fortalece.

 

How to end transphobia? shaunl/Getty
How to end transphobia?
shaunl/Getty

 

Miriamelle Sa-Vinitta

About Miriamelle Sa-Vinitta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *