No te saltes la privacidad de los menores con tus fotos

Hoy quiero hablarte, con un par de ejemplos de por qué cada vez que viajas a África y vuelves con montones de fotos, estás atentando contra la privacidad de los menores con los que te has encontrado en tu viaje.

Hace pocos días vi publicada una foto en una historia de Instagram que me dolía. Una mujer que compartía una captura de pantalla de una amiga suya. En el texto, la mujer decía que a su amiga le quedaban pocos días para volver a Senegal a hacer “labores humanitarias como cooperante”. La imagen de fondo que acompañaba el texto era la foto de dos niños negros sonrientes en chándal descalzos y que, abrazados, hacían cada uno de ellos el símbolo de la victoria.

Es posible que entre tus contactos haya alguien que haya hecho un viaje de estas características. Puede que incluso tú hayas tomado una foto así en alguno de tus viajes como cooperante cuando has ido a hacer “labores humanitarias” a África. O a Sudamérica o a India. Así que es posible que si has vuelto con ese tipo de fotos, como te he dicho al principio, por desconocimiento hayas menoscabado la privacidad de los menores a los que decidiste sacar en tus fotos.

Sé consciente de las fotografías que haces

Hoy no quiero hablar del poder transformador que los países empobrecidos por Occidente tienen para las personas blancas. Eso da para otro post, así que, si eso, más adelante podemos hablar del tema. Hoy quiero hablar de  otra cosa. De cómo muchas personas blancas vuelven con cantidad de fotos de menores de edad creyendo que no eso tenga repercusión. Pero resulta que sí los tiene. Porque estás exponiendo a niños y niñas con esas fotos, vulnerando la privacidad de los menores.

Cuando vi esa imagen sentí la necesidad imperiosa de escribir a esa mujer para pedirle que le transmitiera mi mensaje a su amiga, la cooperante humanitaria. Esto es lo que le dije, entre otras cosas:

Si esta chica, en vez de irse de cooperante a Senegal, fuese a USA, a Canadá o a cualquier país europeo, ¿se estaría fotografiando con los menores que se encontrase? La respuesta probablemente sería que no. En cambio las personas blancas viajan a Asia, América del sur o África y no pierden la oportunidad de fotografiarse rodeadas de menores. A mí, como mujer negra y con familia en Guinea Ecuatorial, me duele profundamente esta práctica. Pídele por favor de mi parte que, si se va a hacer fotos con menores, que pida la autorización a algún adulto, como haría aquí si quisiera fotografíar a otro menor. Y, si nadie le puede dar esa autorización, que no haga la foto. Por favor, preservemos a los niños y las niñas africanas. Preservemos su privacidad. No “sirven” solo para mostrar nuestro lado humanitario”.

A qué menores sacas fotografías

Para mí está claro que en Tirol, en Houston, en Pisa o Québec no se fotografía a niños porque sí. Primero, porque en Occidente los menores son in-to-ca-bles. Si te acercas con la intención de sacarles una foto… no, es que no les sacas ninguna foto directamente. O no sin pedir permiso. O por lo menos, si se trata de menores blanques, porque ahora me estoy acordando de algo. Y es que este verano en el Festival Rototom, mis hijas estaban jugando con más niñas y niños negros. Llegó una señora a pedirnos permiso a las madres para sacarles una foto. Evidentemente nos negamos. La cuestión es ésa: nadie cuestiona la privacidad de los menores si son blancos y no están en riesgo de exclusión.

La respuesta de la mujer a la que escribí no tardó en llegar. Lo que me dijo tiene mucho de respuesta estándar y suele contener, casi siempre, los mismos elementos:

  1. Me recuerdan que la persona va a cooperar renunciando a su trabajo y a su sueldo durante el tiempo que sea. Y además alejándose también de su familia. Oye, pues congratulations para ti. Congratulations porque entrada tienes un trabajo (uno). Además es un trabajo del que puedes ausentarte (dos). Y encima esa ausencia laboral no supone un bache económico significativo para ti y para tu familia (tres).
  2. Me hacen notar que la persona cooperante va allí porque el gobierno local no ayuda. Lo sé, gracias. Mi familia en Guinea Ecuatorial vive en una dictadura, y estoy enterada de la situación política de otros países africanos.
  3. La intención de la persona es A-YU-DAR, y no hay intención de fardar de nada haciéndose esas fotos. Pues si tan altruista eres, y tantas intención altruista tienes, no te importará que no quede constancia de eso, ¿no?

Eso es lo que se verbaliza con más o menos agresividad según el caso, pero lo que no se verbaliza es todavía peor. Es ese halo de “estamos yendo a vuestros países a ayudar y te pones pejiguera por unas fotos de nada con unos niños. Eres una desagradecida”. Y todo ello se hace desde una especie de pedestal, y mirando por encima del hombro. Y, escucha, vulnerar la privacidad de los menores no blanques también entra en todas esas cosas que son racismo y que no ves.

Menores como reclamo publicitario

Otro ejemplo: el pasado sábado por la noche, alguien a quien sigo retuiteaba algo que me hizo hervir la sangre. Un médico cirujano tuiteaba una imagen con mucha miga. Dicho médico colabora con una casa de acogida en Guinea Bissau dirigida por misioneros. En la imagen aparecen seis menores sosteniendo cajas de papillas de una conocida marca de productos de “alimentación infantil”. Detrás de los niños, además, se ven cajas de leche artificial.

El médico acompaña la imagen con este texto:

“Son más de 350kg de leche maternizada y cereales para papillas lo que vuestra #solidaridad ha llevado a los peques de #casaemanuel #Gracias”.

privacidad de los menores
Esta es la foto que acompañaba el tuit mencionado. He pixelado las caras con Photoshop.

Todo está mal en ese tuit. Todo.

  • Primero, porque para demostrar lo buenas que son las personas, utilizan la imagen de niños y niñas a cara descubierta. Privacidad de los menores vulnerada.
  • Segundo, porque les peques sostienen paquetes de papilla de los que se ve perfectamente el logo de la marca. Se les usa para dar publicidad a una marca de “alimentación infantil”.
  • Tercero, porque las cajas de leche que se ven en la foto, que no es maternizada, sino ARTIFICIAL, son del grupo 1. Esa leche es para lactantes de 0 a 6 meses y hay una norma que prohíbe su publicidad. La norma de la que hablo no me la invento. Es el Código internación de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna, adoptado por la Asamblea Mundial de la Salud en 1981. La Asamblea es un cuerpo político de la OMS (Organización Mundial de la Salud). Así que esa foto está mal por muchas cosas. Porque otra vez más, para mostrar la solidaridad de la gente, se instrumentaliza a menores de edad.

Respeta la privacidad de los menores

Pero a lo que íbamos: deja de tomar fotografías de menores allá donde vas. Y por “allá donde vas” me refiero a los países a los que vas a hacer “labores humanitarias”. Los menores de esos lugares no son souvenires humanos para ser exhibidos en tus redes sociales y que la gente sepa lo super chachi que eres.

Te estás pasando la privacidad de esos niños y niñas por el arco del triunfo cada vez que vas y te haces una foto con ellxs. Dale la vuelta a la tortilla y piensa: “¿te gustaría que una persona desconocida se acercase a tu hije y, sin decir nada le sacase una foto?”. Si no tienes hijes, piensa en sobrines, o ahijades o en cualquier niñe a quien quieras. ¿Te gustaría? Seguro que te quedarías pensando en para qué se usaría esa foto, dónde se publicaría… ¿Por qué no puedes hacer ese ejercicio cuando se trata de niñes no blanques a quienes tú quieres fotografiar?

Porque cuando veo a personas blancas publicando esas fotografías, veo lo mismo que veo cuando UNICEF hace sus campañas: veo que utilizan las imágenes de menores para su propio beneficio. En el caso de UNICEF, para conmover a la gente y que afloje la pasta; en el caso de personas anónimas, veo ganas de tirarse el pisto quedando de buena gente.

¿Quién está en el centro?

Y otra cosa: el centro no eres tú, ni la intención con la que haces las fotos de todas esas criaturas. No. El centro no es lo buena persona que tú eres, que te alejas de tu familia y dejas tu trabajo para hacer labores humanitarias en un país del “Tercer Mundo”. Lo haces porque quieres y puedes. Porque te lo puedes permitir. Y no voy a entrar en si está bien o está mal. Lo que te estoy diciendo es otra cosa: que no hagas ese tipo de fotos.  Porque el centro son esas criaturas y la exposición a la que las sometes. El centro es la privacidad de los menores; respétala.

¿Que qué fotos haces entonces? Pues fotos del paisaje, fotos del proyecto en el que participas… o no hagas fotos y vívelo, yo qué sé. Pero preserva a esos niños y niñas. Porque son menores, no merchandising para tus fotos.

 

Desirée Bela-Lobedde

About Desirée Bela-Lobedde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *