El síndrome del Rey Destronado

A pesar de no haber conseguido la igualdad plena, estamos en camino. Desde hace pocos años, algunos gobiernos  están poniendo en marcha con mayor o menor acierto (queremos pensar que es por la torpeza del principiante) políticas de igualdad, de sensibilidad, difusión…También la sociedad, parece que empieza a tomar conciencia de que hay situaciones totalmente injustas solo por el arbitrario y no inclusivo asunto de nacer con vagina o con pene, que es el concepto que nos atañe, y que por ello se le aplica una serie de roles automáticamente que nada tienen que ver con lo biológico y sí con la construcción mental y social de su posición en la sociedad y lo que se espera.

Rey destronado de su privilegio
Imagen de la fotógrafa estadounidense Francesca Woodman

Pero parece que desde que se inició ese lento despertar se está dando un nuevo fenómeno,  como en una familia (que haría la metáfora de la sociedad), en el que siempre ha habido un solo retoño, el cual ha estado en el centro de todas las atenciones, siempre ha tenido a todos los miembros girando en torno a él , quien siempre recibía los mejores y más numerosos regalos, el protagonista de la vida e historia familiar…. y en la que de repente nace otro segundo vástago. La rivalidad, los celos, la pérdida de los privilegios y atenciones exclusivas y protagonismo hace que sienta una animadversión hacia dicho nuevo miembro de la familia  (o una manera de decir que de repente se ha dado cuenta de que existe, aparte de él, un sujeto de interés que comparte las mismas necesidades y demandas, si no idénticas, muy parecidas y que busca su lugar en esa familia).

 

El síndrome del rey destronado

Dicho fenómeno lo vamos a llamar  “el síndrome del Rey destronado “ ( ya que realmente por encima de él no habría nadie ) para referirnos a aquel hombre soberano por mandato tradicional  de usos y costumbres  que se queja de tener que hacer espacio a la mujer en su reino y compartir o al menos reestructurar esos privilegios, atenciones y protagonismo que ha estado teniendo hasta entonces, para dejar sitio a esa Reina por derecho propio, que no consorte, que se ha dado cuenta de que existe, y que pretende codirigir y participar en dicha familia o reino.

Nos basamos en El príncipe destronado,  una novela costumbrista de Miguel Delibes que  también presta atención a la psicología de sus personajes. En la novela se presenta a  una familia acomodada en la que hay un niño de cuatro años y nace un nuevo miembro, una niña,  y se produce dicho síndrome (desarrollado en las teorías de psicología infantil). El niño empieza a hacer travesuras, a tener malos modos, a enrabietarse…y esto afecta a la familia, al nuevo miembro. Se narra cómo la educación de la familia logra ir manejando dicho conflicto.

Creemos que este síndrome podría aplicarse perfectamente a lo que está y lleva pasando a muchos hombres con la llegada de las olas del feminismo, o al menos desde que la mujer se empezó a quejar de las desventajas injustas de su obligada posición en la sociedad.

Por suerte, como en todas las familias, no todos los hijas/os únicas/os, al tener que compartir su espacio con un nuevo miembro, reaccionan de la misma manera. Y en el caso de que la reacción sea adversa y sienta que es un/a rival y no un/a compañero/a de vida y juegos, siempre, desde la educación y con mayor o menor paciencia, se pueden ir encauzando dichos comportamientos. El punto es que hay que ser constante, asertivos, y nunca flaquear, para que se entienda que ambos viven en el mismo lugar, y ambos son igual de importantes.

About Feminomenas

Web de difusión Feminista donde hemos querido añadir el arte y el humor para evitar que nos salga una úlcera...

2 thoughts on “El síndrome del Rey Destronado

  1. ¿Pérdida de privilegios? ¿Qué privilegios? Los de tener más accidentes laborales, más suicidios y más marginación social? Seguro que estáis deseosas de subiros a un andamio o trabajar en una mina.

    Seguid viviendo en vuestro puto mundo de sufrimiento y opresión, que cada día mas gente se da cuenta del cuento del que vivís

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *