La necesidad de espacios no mixtos es legítima

La necesidad de espacios no mixtos es legítima. A veces creo que no debería ser necesario explicarlo ni justificarlo, pero eso sería adoptar una posición muy ingenua, desafortunadamente. Hoy quiero explicarte por qué creo en la necesidad de espacios no mixtos. Y no hablo de espacios no mixtos para mujeres. Hablo de espacios no mixtos para la comunidad africana y afrodescendiente. Lo expliqué hace un tiempo en mi cuenta de Twitter, pero lo voy a volver a transcribir. Es más, lo voy a ampliar ya que los 280 caracteres de Twitter se quedan cortos. Y además a veces los hilos son tediosos de leer, reconozcámoslo, no pasa nada.

Espacios no mixtos son seguros
Foto de la fotógrafa camerunesa Angèle Etoundi Essamba

Los antecedentes

Todo esto empezó cuando retuiteé una actividad que se iba a llevar a cabo el sábado 20 de enero en el espacio Matadero Madrid. La actividad estaba dirigida únicamente a personas de la comunidad afro. Retuiteé y añadí:

La mayoría de la gente lo entendió, pero llegó un señor a decir lo siguiente:

   Creo que de antemano, siempre serán cuestionadas iniciativas como ésta porque bueno, podría verse como excluyente, ¿no? Pero a mí me parece sumamente pertinente. Estaré pendiente. #CómoEsLaJerga

— J. A. Rivas Guardia (@joCalejandro) 17 de enero de 2018

Y ahí ya se lió la de Perry cuando entró una trabajadora social y, desde su pedestal de ídem, se puso a decirme lo que tenía que ser y lo que no tenía que ser y que qué mal lo de excluir a personas de esas reuniones. Así que, como el tema ha dado para mucho, voy a dejar por aquí algunos apuntes más de ideas que necesito expresar para que se entienda que la necesidad de espacios no mixtos es legítima.

 

Algunos ejemplos

La existencia de espacios no mixtos se articulan como si de reuniones internas se tratase. Esta vez no voy a acudir a las típicas comparaciones con otras opresiones. Porque muchas veces se acude a la comparación con el feminismo y, sinceramente, estoy un poquito cansada. Vamos a empezar con los ejemplos.

¿Te imaginas que, en las reuniones de trabajo de un partido político, hubiese miembros de otro partido político? ¿Tiene eso sentido? No, no lo tiene. En una reunión interna de partido, dicho partido plantea sus cuestiones y debate conjuntamente sobre cómo trasladar después, al resto de fuerzas políticas, los acuerdos que han adoptado. Después puede que haya comisiones parlamentarias o grupos de trabajo mixtos con otros partidos políticos en los que se compartan los acuerdos a lo que se haya llegado.

O imagina que a los entrenamientos de un equipo de baloncesto tuvieran que estar invitados miembros de otro equipo. O que todos los entrenamientos de ese equipo -absolutamente todos- fuesen en abierto, con los aficionados diciéndoles a los jugadores todo el tiempo qué tienen que hacer y cómo. ¿Tiene eso sentido? Tampoco.

O más fácil aún: ¿qué te parecería que un desconocido se plantase en tu casa el día de Navidad diciendo que tiene derecho a cenar con tu familia? Vale. Pon que le dejáis pasar, porque, claro, lo de excluir a gente está muy mal, ¿y entonces qué? ¿Tus familiares y tú os sentiríais con la comodidad suficiente para seguir hablando de vuestros asuntos? Y ya puestos, os ponéis a hablar de vuestros asuntos y esa persona desconocida se pone a opinar sin saber el contexto ni el transfondo ni los antecedentes de lo que estáis comentando. ¿Te sentirías bien? ¿Estarías cómode? ¿Tiene sentido?

Al final es todo tan sencillo como esto: respeta. Respeta el derecho de libre reunión. Está en la Constitución Española. ¿Qué? ¿Se siente raro? Eso debe ser porque no estás acostumbrade a que se te vete el acceso a espacios comunes, como nos pasa a las personas negras.

 

Una aclaración más sobre la necesidad de los espacios no mixtos

En cualquier caso también quiero aclarar a todas las personas que han malinterpretado intencionadamente o no mi mensaje, que no hablo de que lo que quiero es dar charlas solo ante personas negras. Porque esto también se ha dicho. Se ha dicho que quiero dar charlas ante personas negras porque eso demuestra lo poco segura que estoy de mis argumentos, y que estoy muy equivocada, porque si hablo de racismo, tendré que hacerlo ante personas blancas.

Yo no tengo necesidad de darles charlas a personas negras que pasan por las mismas experiencias que yo. Yo lo que necesito es reunirme con personas negras porque sus experiencias y sus posicionamientos me ayudan a fortalecer mi discurso para que luego pueda compartirlo con personas blancas. Ésa es la diferencia. Vuelvo a repetir, la comunidad africana y afrodescendiente organiza infinidad de actividades abiertas, mixtas y, en su mayoría, gratuitas. En Barcelona, Madrid y Valencia, que son los sitios que conozco de primera mano, se organizan actividades. Puedes seguir a los colectivos Black Barcelona, Espacio Afro (Madrid) y United Minds (Valencia) y verás qué se cuece.

 

Espacios mixtos vs espacios no mixtos

Hay actividades de todo tipo: sociales, culturales, políticas, lúdicas… y la gran mayoría son abiertas a cualquier persona que quiera ir. Nunca jamás una actividad que yo haya difundido ha generado tanta polémica, y eso que intento difundir todas las actividades de la comunidad de las que tengo conocimiento.

Pocas veces alguien me ha preguntado algo o ha mostrado interés sobre las actividades que se organizan. En cambio difundo una actividad que puntualmente es solo para personas afrodescendientes en la que no es necesaria la asistencia de personas blancas y empiezan los cuestionamientos.

 

¿Colaboración o paternalismo?

Llegué a leer a la Señora Trabajadora Social diciendo que lo que ella quería era ayudar. Una vez más, desde su atalaya de white savior, consideraba que la comunidad afro necesita de su ayuda y que los espacios sin personas blancas no son la vía. Esa actitud es paternalista y tuteladora. No, la comunidad puede ayudarse por sí misma y, por supuesto, la comunidad decide cuál es la vía… aunque esa vía no les guste a las personas blancas.

Y, si lo que quieres es colaborar, entiendes que colaborarás como se te indique, no como tú quieras ya que tú no lideras ese espacio. Además, al final de todo, ¿qué tanto te afecta en tu vida el hecho de no asistir a UNA reunión de trabajo no mixta, exclusiva para afrodescendientes? ¿De qué te priva? ¿De ir allí a ser el centro de atención pregonando a los cuatro vientos lo antirracista que eres?

 

Otras personas dijeron…

No, mira. Yo como persona afrodescendiente necesito repensarme. Y necesito que mis hermanes negres me ayuden a hacerlo, desde sus experiencias -que son parecidas a las mías- y sus saberes. Y eso necesitamos hacerlo sin interferencias, y sin que pasen cosas como ésta:

Espacios seguros

No necesitamos este tipo de agresiones en nuestros espacios. Necesitamos sentir que estamos en un espacio seguro. Por eso los espacios no mixtos tienen sentido. No necesitamos que desvíes la atención hacia lo que A TI te interesa cuando estamos hablando de temas que NOS interesan. A riesgo de repetirme, lo diré de nuevo: las actividades no mixtas no eliminan de la agenda las actividades mixtas. Hay muchas actividades mixtas. La mayoría lo son. Pero si lo que se organiza es una reunión de trabajo o de lo que sea, y se considera que esa actividad es solo para personas afrodescendientes, pues lo es. Y no tiene nada que ver con la segregación ni con el racismo inverso, por favor, no tires del recurso fácil.

 

Para concluir

Te lo vuelvo a repetir: las actividades no mixtas se articulan como espacios en los que las personas de la comunidad se sienten con la libertad de pensar, expresarse y reflexionar sobre los temas que les afectan. Después eso que se ha pensado, se ha expresado y se ha reflexionado, se puede compartir con otras personas en espacios mixtos. Acabar con el racismo es cosa de todas las personas que conforman la sociedad. Eso no lo vamos a poner en duda ahora. De lo que estoy hablando es de que yo tengo la necesidad de hablar con personas que viven las mismas experiencias que yo. Eso da sentido a la necesidad de espacios no mixtos. Y después de haber hablado con personas que tengan las mismas experiencias que yo, después de haberlo compartido con ellas, y de haberme sentido comprendida y sostenida, podré dirigirme a ti y contártelas, si lo considero necesario. Se trata de eso. No me niegues ese permiso… porque tampoco te lo he pedido. GuardarGuardar GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

About Desirée Bela-Lobedde

3 thoughts on “La necesidad de espacios no mixtos es legítima

  1. Hola Desirée.
    Soy profe en una facultad de educación y trabajo y aprendo con personas que serán maestras en un futuro nuevo o muy lejano.
    Quería pedirte permiso para usar este artículo como material de nuestra clase el curso que viene.
    En realidad las asignaturas en las que estoy son de pedagogía terapéutica pero es que con quienes van a ser maestras de infantil trabajo desde la perspectiva de la inclusión más que desde el apoyo a las personas con necesidades educativas menos comunes fuera del aula.
    ¿Podría usarlo? Me cuesta un mundo hablar de inclusión cultural. Pero un mundo, no te haces a la idea!
    Gracias. Un abrazo.

  2. Me ha encantado el artículo. Como dices, es muy triste (y cansino) que se siga cuestionando la pertinencia de los espacios no mixtos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.