Lo que tenemos que soportar

Lo que tenemos que soportar jugando

Lo que tenemos que soportar por jugar
Imagen de la fotógrafa marroquí Zahrin Kahlo

 

Me encontraba hoy, hace un momento, tranquilamente jugando a una aplicación de trivial online -cada uno consume su tiempo de insomnio de alguna forma-, y suelo abrir partidas con usuarios aleatorios. Dada mi nocturnidad (y quizás alevosía unida a ello, pensarían muchos) juego a partir de las doce de la noche. Pues bien, resulta que la gente es bastante sociable y tienden a saludar rápidamente por el chat. Normalmente no suelo contestar. Llamadme rancia, pero me gusta el juego de las preguntas, que es por lo que tengo la aplicación, Si quisiera socializar a lo “Terra Chat” utilizaría otros medios.

En este contexto, admito que me he acostumbrado por completo a los comentarios obscenos o semi-obscenos o agresivos. A los “¿no quieres hablarme, puta?” y similares. No es que me moleste. De alguna forma desarrollamos cierta tolerancia y capacidad para ignorar totalmente estas pequeñas incomodidades que la alevosía, dada la nocturnidad antes comentada, nos aporta.

Pero esta vez, me dio por reflexionar. Por qué tenemos que aguantar esto. Por qué tenemos que andar con cuidado. Pensar siempre que detrás del hola hay una intención sexual más allá de que, además, tenemos que ignorar y consentir porque hay que resignarse a eso.

Lo que tenemos que soportar en Instagram

De la misma forma que cualquier chica, y mucho más si es cualquier famosa o conocida guapa, tiene que soportar en las redes sociales los comentarios sexuales de todo aquel degenerado al que le apetezca objetivizarte.

Personalmente sigo a algunas de estas chicas como Cristina Pedroche o Blanca Suárez. Independientemente de lo que puedan gustarnos o no, me imagino el grado de resignación al que han debido llegar al leer los comentarios de sus fotos en Instagram. ¿Y por qué tienen ellas que soportar eso? Entiendo que son personajes públicos y suben las fotos que les da la gana. ¿Es eso un motivo suficiente para soportar los comentarios sexualmente ofensivos contando qué les meterían y por dónde y cómo? Vaya. A mí como mujer me resulta ofensivo y asqueroso. No me quiero imaginar las susodichas a las que van referidos cómo debe hacerlas sentir.

¿Lo tenemos que soportar?

Pero tenemos que soportarlo. Sí, somos mujeres y cualquier comportamiento nuestro parece que justifica el comportamiento inapropiado de otros.

Si quieres jugar al trivial a través de una app es porque obviamente (nótese la ironía) estás incitando a un desconocido a tener una conversación sexual. O si eres conocida y subes fotos a tu Instagram es porque realmente lo que quieres es incitar a una manada de pervertidos a dejarte comentarios sexualmente vejatorios. Y todo esto porque, claro, eres tú quien tiene que vivir con miedo y de puntillas por los actos inapropiados ajenos.

Y aún así se nos cataloga de locas por decirlo en voz alta.

About Úrsula Vega

Soy una mujer pragmática y racional con una adicción a lo considerado "poco práctico" e intangible. Amo las letras. Harta de órdenes. Indescriptible y caótica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *