No es culpa tuya

Por ese “Si vienes tan tarde no vengas sola, que te acompañe alguien” de mi padre cuando salgo de fiesta. Por los “hija que guapa vas, muy diva como siempre; pero bájate la falda” de mi madre. Por cada vez que me han tocado en una discoteca/fiesta/cualquier sitio.

Simone de Beauvoir y Susana Thénon responden a Eduardo Galeano

En cada acto sobre violencia de género al que asistí siempre había un hombre que leía este texto de Eduardo Galeano: “Hay criminales que proclaman tan campantes ‘la maté porque era mía’, así no más, como si fuera cosa de sentido común y justo de toda justicia y derecho de propiedad privada, que hace al hombre dueño de la mujer. Pero ninguno, ninguno, ni el más macho de los supermachos tiene la valentía de confesar ‘la maté por miedo’, porque al fin y al cabo el miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo.”

Cuatro cosas que hacen los hombres en el fondo cuando “juegan al abogado del diablo” con las feministas

Después de que me hiciesen algunas preguntas generales que me enfrentaban una y otra vez al tópico de que el acoso callejero es “sólo un cumplido”, el anfitrión llamó a la participación de otras mujeres tatuadas que quisieran discutir sus experiencias con los diseños artísticos de su cuerpo y el acoso. No me sorprendió mucho que la primera llamada contestada fuese la de un tío.

Cultura

De sangre y de moral: ¿qué hay de la menstruación?

¿Sabíais que, pese a que es muy frecuente, no es normal que la regla duela? ¿Sabíais que la menstruación no se limita a los días de sangrado, sino que es todo un ciclo? ¿Sabíais que este ciclo nos condiciona, nos da forma, nos da herramientas? ¿Sabíais que hay mucho detrás de los días de mala leche previos al sangrado? ¿Sabíais que la sangre menstrual cambia de color y de textura según lo que comemos, según nuestro nivel de estrés, según nuestro estado de ánimo? ¿Sabíais que la regla está demonizada y medicalizada? ¿Sabíais que existen terapeutas menstruales? ¿Y pedagogas menstruales? Hasta hace poco, yo no tenía ni idea.

Cultura

Estaba cachonda y me apeteció

Se espera que lloremos. Que nos recluyamos. Que pidamos perdón. Se espera arrepentimiento y vergüenza. De los hombres implicados, los que aparecen en esos vídeos, los que incluso los difunden, no se espera nada. Porque ellos están bien. En un hombre, el deseo sexual es sano y deseable. En una mujer es algo sucio y no del todo transparente, porque siempre hay alguien que pregunta cuál era la intención. Hasta hablando de violaciones hay gente que pregunta qué estaba haciendo ella. Qué llevaba puesto. Por qué se fue con él. Si una mujer manda una foto desnuda, en confianza y como un gesto íntimo, la gente se preguntará por qué lo hizo. Con qué fin, como si necesitara un fin para hacer lo que le dé la gana con su cuerpo.