Soy flaca y me amo

Seré el palo más hermoso del planeta porque me hace feliz, porque me amo enterita, me encanta mi cuerpo, fluyo con él, camino con él, y cargo con sus pesares cotidianamente. Porque aunque me juzguen, o me juzgue a mí misma, en el fondo sé que en amarme está la respuesta, en aceptarme tal como soy. Y no es fácil

Tras la impotencia llega la rabia

Yo estaba en esa parada de autobús, en ese portal en Pamplona, estaba en un callejón oscuro, y en la habitación donde abusaron de una cría de catorce años. Yo estaba cuando mataron a la madre de dos niños de un tiro, porque un exmarido con ansias de poder pensó que si no podía ser suya tampoco sería de otro hombre. Yo estaba y me arrancaría los ojos si así no recordase las cosas que las mujeres hemos visto.

La impotencia de cada día

Espero no tener que volver a morirme de ganas de ver a mis amigos no por echarles de menos, sino por saber que estando al lado de dos chicos no te van a decir nada. Y aquí estamos, dependiendo una vez más de los hombres. Ese puto sentimiento de seguridad que te da ir por la calle con tus amigos, ese puto sentimiento de angustia al saber que nunca te sentirás así de tranquila yendo sola.

La televisión y los medios de comunicación me hacen sentir fea y vieja

Recibo cientos de mensajes al día de mujeres hiper-estetificadas que me dicen que han encontrado una solución a los problemas de mi piel. No me había dado cuenta de todos esos problemas y ellas ya tienen la solución. Resulta que también estoy gorda y tengo el pelo encrespado y seco, sin brillo. Si fuese mamá, probablemente sería una mala madre, si no hiciese todo lo posible por comprar lo mejor para mi bebé. Para los hombres también tienen muchas perlas, pero no me doy mucha cuenta de cuáles, porque algo en mí desconecta cuando un anuncio va dirigido ellos. No están hablando conmigo. Como mucho me puedo identificar con esa cara bonita que le abraza por detrás cuando se afeita bien.

16 años. Primera y tóxica relación

Tengo 16 años y hace unos meses empecé a salir con un chico, mi primer novio. Qué bonito es el primer amor, la primera relación tóxica. Yo creía que no tenia nada malo en que él me dijese “te vas de viaje y me abandonas, ya no me quieres”. Veía esos comentarios como una muestra de cariño, él me echaba de menos y se sentía abandonado el pobre. Luego, cuando él se iba de viaje llegaba el comentario “si me echas de menos no haberte ido tu antes, así podríamos haber amortizado este tiempo”. La culpa siempre era mía, y yo lo veía bien, para mi eso era que él me quería.

Sororidad y aprendizaje feminista continuo. No machaques a la mujer alieanada: solo ayúdala

Me parece detestable decir qué mujer puede o no calificarse como feminista, qué mujer debe participar en este movimiento y quién debe dejar de hacerlo. En lugar de hundir a nuestras compañeras por cada error que cometan, deberíamos ayudarnos unas a otras, escucharnos y aprender pero también explicar, ser conscientes de que esto no consiste en humillar a otra mujer.

Nuestra niñez patriarcal

Cómo la educación patriarcal nos hace creer desde pequeñas que lo único importante es encontrar a un hombre que nos quiera. Hace unos días encontré el diario que escribí a los 12 años. Absolutamente todo lo que escribía giraba entorno al sexo masculino, todo eso acompañado de algunos comentarios, obviamente negativos y denigrantes sobre mi físico.

Sola. Calle. Miedo.

Yo. Puro empoderamiento. Si no me conoces y me ves por la calle, o en cualquier espacio piensas que seguridad y autoestima fueron conceptos que inventé yo, porque ya me he encargado personalmente de que eso sea lo que irradio. De mirada fija. No bajo la mirada a veces por pura arrogancia, y muy en especial cuando quien me la mantiene es un hombre, aunque esto algunos lo hayan leído como que quiero sexo con ellos. PERO. PEROOOOOO… Cuando voy por la calle, os lo confieso, muchas veces tengo miedo.

Cultura De La Violación

Crónica de una violación frenada

Acurrucada entre los “eso no me va a pasar a mí”, arropada con los “mientras tenga cuidado, no pasará nada”, cómoda con todos los “vivo en una zona que no es peligrosa”, que yo misma me repito. Somos capaces de encontrar siempre un parche que tape el agujero que dejan las tres violaciones diarias en España, una cada ocho horas (según los datos facilitados por el Ministerio del Interior). No tendré yo la mala suerte de que me ocurra a mí. Son casos aislados. Yo siempre tengo cuidado, mi madre y mi tía son unas histéricas cuando me dicen que, por mucha vuelta que tenga que dar, siempre pase cerca de la comisaría de la esquina cuando vuelva a casa tarde.

Tu amiga te cuenta que ha sido violada, ¿y ahora qué?

Hay muchas formas de llevar una violación; cada una de nosotras ha ordenado sus emociones tras el suceso como ha podido o como le han ayudado, y ello provoca que cada cual lo afronte de una forma distinta. Puede que esté hablando de su violación con total naturalidad o puede que cada vez que saque el tema esté haciendo un esfuerzo por superarse, y en este caso, aquí van mis pequeños consejos:

Educación

El derecho al aborto en América Latina

Miles de mujeres tienen que arriesgar su vida para interrumpir un embarazo, usando elementos tan sórdidos como una aguja de ganchillo, una varilla de paraguas, el ácido de batería o pedazos de madera o antiparasitarios, todos ellos insertados por la vagina lo cual provoca graves lesiones, cortes y hemorragias. Sus posibilidades son: o bien morir desangradas o por una infección, o bien pasar medio siglo entre rejas falsamente acusadas de homicidio agravado . La última opción es suicidarse, la principal causa de muerte entre adolescentes, la mayoría embarazadas.

La feminista perfecta

¿Lo que para una es liberador y empoderante puede ser patriarcal y alienante para otra? Feministas radicales, moderadas o conservadoras… Las hay de tantos tipos que a la hora de querer aprender sobre el feminismo no sabes por donde empezar. Algunas dirán que el feminismo solamente protege a la mujer, otras que también a los varones, otras te hablarán de feminismo interseccional y otras de feminismo animalista y antiespecista. ¿Deconstruir el género o abolirlo? ¿Regular la prostitución o penalizar al cliente? ¿Espacios no mixtos o espacios inclusivos? También dice la leyenda que hay feministas depiladas y otras sin depilar, feministas que enseñan su cuerpo y otras que no…