Guia feminista para sobrevivir a la Navidad y devolver el equilibrio a la Fuerza

Guia feminista navidad feminista ilustrada star wars

Si eres feminista y además lo haces público igual sientes algo parecido al terror al pensar en la cena de Nochebuena. Es normal, tranquila, es casi imposible sobrevivir a las Navidades con tus principios intactos. Pero no lo olvides, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio y el odio lleva al Lado Oscuro. Y yo percibo mucho miedo en todas nosotras.

Miedo, las probabilidades de que a tu sobrina le hayan regalado una muñeca de Frozen o maquillaje son altas. Ira, ningún tío se ha levantado a recoger la mesa. Odio, tu cuñado borracho berrea sobre el hembrismo mientras babea sobre la novia adolescente de tu primo. Bienvenida al Lado Oscuro del feminismo navideño.

¿Qué vamos a ser estas Navidades, Jedi o Sith? ¿Quieres canalizar la luz navideña o convertirte en Darth SCUM? Decidas lo que decidas, te apoyamos, así que cuenta con nosotras. Te hemos preparado junto a Feminista Ilustrada una guía completa para enfrentarte a los mayores retos de esta Navidad, tanto si decides que lo tuyo es el Lado Oscuro como si decides entregarte al Lado Luminoso de la Fuerza.

1. Ellas recogen la mesa, ellos se quedan sentados

Guia feminista navidad feminista ilustrada star wars lidia infante

Ellas van a recoger la mesa y ellos se van a quedar sentados. Y lo sabes. Es más, seguramente la cena la han hecho ellas. Y seguramente también se han encargado del Belén, el árbol, de los regalos, de poner la mesa, de contactar con los invitados y una larguísima lista de cosas que ellos ni siquiera sabrán que no se hacen solas.

Suponemos que tú ya te habrás encargado de negociar un reparto equitativo de tareas en tu casa y sobre el reparto de las tareas a la hora de comprar regalos, decorar la casa y organizar la cena ya no puedes hacer nada, pero cuando ellos se quedan sentados y ellas recogen la mesa, hay un desequilibrio en la fuerza.

¿Qué haría Obi Wan de Beauvoir? Se quedaría sentada. El camino luminoso de la Fuerza reside en no perpetuar la opresión y el estereotipo, aunque quedes como una vaga y como una borde.

Saca un puro, pide un vaso de whiskey y comenta cómo va la Champions. POR EL AMOR DE DIOS VUELVE A DEJAR ESE PLATO EN LA MESA. Que no, que ya se que cuesta, pero no, no recojas nada. Ellos no sienten ninguna culpa por no recoger, no la sientas tu.

Si tu Darth SCUM interior no soporta esta terrible visión, te damos otra opción: di algo. Cuando veas que las mujeres se levantan a recoger mientras los hombres charlan de sus cosas, pregunta por qué sólo hay mujeres recogiendo. ¿No han comido ellos también? Si convences a alguna mujer para que se siente, será todo un triunfo. Si sobrevives a la cena después de este mal comienzo, también, pero al menos habrás sido consecuente con tus ideas.

2. Princesas para ellas, LEGO para ellos

SW2-2

Aunque hayas pasado como quien no quiere la cosa la Guía para comprar regalos de navidad por el grupo de whatsapp familiar, sabes que debajo del árbol hay maquillaje, princesas y colonia para las niñas y LEGO, coches y juegos de ciencia para los niños. Es posible que a ellas también les haya tocado algún lego o juego de ciencia, pero será indefectiblemente rosa.

Si te mueves por el camino luminoso de la Fuerza, te recomendamos que le compres un juguete de ciencia o un lego a tu prima pequeña. Uno que no sea rosa, por favor. Te mirarán con condescendencia por tus «cosas de feminista», pero no se armará un follón.

Ahora, si quieres armarla, cómprale una Barbie a tu sobrino. Cualquier juguete «de niñas» vale, pero cuando más radical mejor.

Está muy bien eso de regalarle juegos «de chico» a las niñas, pero nuestra feminidad está bien, gracias, no necesitamos deconstruirla. El camino hacia el empoderamiento de la mujer no es regirnos por los valores patriarcales de éxito típicamente masculinos, el empoderamiento está en que la sociedad deje de valorar lo masculino como mejor.

3. Los cuñados y el alcohol

SW3

Entendedme, cuando hablo de cuñados, no me refiero literalmente al hermano de tu pareja, me refiero a un fiel practicante del cuñadismo, una idiosincrasia patrocinada por TVE. Un cuñado no depende del parentesco. Puede ser tu primo que está en ForoCoches, tu pareja, tu tío o ese de tu asamblea que te explica cómo hacer la lucha feminista.

Cuando te encuentras a un cuñado en internet, tienes a mano montañas de GIFs con los que responder. Entre meme y meme y con el apoyo de tus amigas te los comes con patatas. Pero en Nochebuena, el cuñado está en tu salón. Y va armado con su tercer gin tonic.

Ármate de paciencia si quieres estar en el lado luminoso de la fuerza o ármate de estadísticas y argumentos si estás dispuesta a lanzar rayos por las manos, querida Sith. Para enfrentarte al cuñado necesitarás estar muy sobria o muy borracha.

Si has optado por seguir el camino luminoso de la fuerza agárrate, que vienen curvas. Si tu familia no sabe que eres feminista, sólo tienes que quedarte callada, en reposo. Contradice las cifras que consideres necesario contradecir, pero sin entrar en el debate. Entrégate al turrón, los polvorones y otras delicias que encuentres sobre la mesa. Métete un rato en Tinder, juega al Candy Crush, haz lo que sea necesario para sobrevivir. Si tu familia sabe que eres feminista, te van a apelar directamente, como representante de todos los feminismos. Puedes hacerte la muerta, irte con alguna excusa o pasarte al lado oscuro.

Si has elegido el lado oscuro, que sepas que no puedes vencer. Diviértete. Te recomendamos un consumo generoso de alcohol para favorecer que te importe todo una mierda. Para plantar batalla puedes traerte la lección aprendida.

– ¿Por qué se llama feminismo si busca la igualdad?

¿Y por qué el repollo es una verdura, si se llama repollo?

– La Ley de violencia de género quita la presunción de violencia a los hombres.

– Las medidas cautelares no equivalen a una condena y además los agentes denuncian que sufren presiones para bajar las valoraciones de riesgo por falta de presupuesto.

– A un amigo le pusieron una denuncia falsa y durmió en el calabozo.

– No sólo el número de denuncias falsas es ínfimo, si no que si te mandan al calabozo es por que las autoridades han valorado que existía un riesgo extremo. Igual tan falsa no sería la denuncia que le pusieron a tu amigo. 

– Las mujeres vivís mejor que nosotros por que entráis gratis a la discoteca.

Haz que se trague la copa balón con la que se está bebiendo el puto gin tonic.

Si has seguido el camino luminoso de la fuerza seguramente sigues siendo la rara de la familia y te duele un poco el feminismo por no haber batallado más, pero aún te hablas con todo el mundo. Si por el contrario te has entregado al Lado Oscuro de la Fuerza seguramente ya no te hablas con tu familia, pero tienes un montón de anécdotas que colgar en Twitter.

¿Con qué camino te quedas tú?

About Skulla

36 thoughts on “Guia feminista para sobrevivir a la Navidad y devolver el equilibrio a la Fuerza

    1. Intentaré con el lado luminoso del feminismo y me quedaré con las cosas que ha dicho éste artículo sobre sobrevivir a la Navidad,gracias. Bueno ,y si una se entrega al lado oscuro y luego no se habla con su familia a todos alguna vez se nos pasa el enfado ,sobretodo si es familiar,o buscamos el cariño en alguna parte o en alguna otra parte….

  1. De acuerdo, salvo con lo de «si te mandan al calabozo es porque han valorado que hay riesgo extremo» en realidad lo hacen por protocolo, o al menos en algunos sitios. La denuncia de un amigo la hizo la novia (y la denuncia es falsa, me consta por muchas y muy poderosas razones que no voy a enumerar aquí) desde la otra punta de España a una persona que, por razones de salud, no podía pasar la noche fuera de casa (cosa que al final pesó para que los guardias civiles que fueron a buscarlo lo devolvieran a casa, porque si pasaba la noche en el calabozo como en principio querían habría acabado en urgencias y muy mal).

    Y conste que soy mujer, me considero feminista y creo que hay buenas razones para la existencia de una ley de violencia de género, porque estoy segura que lo de mi amigo quedará en nada porque eso es lo que pasa cuando pones una denuncia falsa, sea de violencia de género, sea de robo o sea de lo que sea. Pero tampoco hablemos como si la policía, que tiene grandes y graves carencias, de repente fuera genial al aplicar la ley de violencia de género.

    Y tampoco creo que la respuesta al argumento de las denuncias falsas sea decir que «no existen», más bien será que, si alguien hace una denuncia falsa se le cae el pelo, porque hacer una denuncia falsa es delito.

     

    1. Hola Maya,
      El protocolo es hacer una valoración del riesgo, como puedes leer en el enlace que aparece en el artículo. Por otra parte, no puedes afirmar que la denuncia es falsa si no has pasado absolutamente todo el tiempo con ellos. El maltrato ocurre en privado, por eso parece que no haya ocurrido.

    2. El protocolo establece que solo le manden al calabozo con una VPR (Valoracion Policial de Riesgo) que puntúe como extremo el test estandarizado que utiliza la Policia, según la instrucción 10/2007, así que sintiéndolo mucho por el amigo del primo del cuñao del vecino de un compañero de trabajo de una señora con la que coincidí una vez en la peluquería… Es falso que metan a los hombres en la cárcel con solo una denuncia «por protocolo».

      http://www.poderjudicial.es/stfls/PODERJUDICIAL/DOCTRINA/FICHERO/INSTRUCCION%2010-2007%20MInterior%20Valoracion%20riesgo_1.0.0.pdf

      Por otro lado, nadie dice que no existan denuncias falsas. Las denuncias falsas existen, y se persiguen tanto de oficio como a petición de parte. Lo que negamos es que la magnitud del fenómeno sea tan grande como nos quieren hacer creer los colectivos man-defender unidos a la credulidad de quien toma por válido el testimoniO del amigo del primo del cuñao del vecino de un compañero de trabajo de una señora con la que coincidí una vez en la peluquería… Porque es más fácil eso que informarse un poco.

      Sé que está feo autocitarse, pero para saber diferenciar qué es una denuncia falsa y qué no lo es, recomiendo este enlace: http://www.jessicafillol.es/2015/06/que-es-una-denuncia-falsa-y-que-no-lo-es/

  2. Me quedo con lo de «¿Qué haría Obi Wan de Beauvoir?» y «Te recomendamos un consumo generoso de alcohol para favorecer que te importe todo una mierda» ^_^ 

    Muy buen post!!

    1. Cualquier feminista que quiera celebrar la Navidad. En la mayoría de casos ha dejado de ser un fenómeno religioso y ha pasado a ser una reunión cultural. Y las feministas que lo quieran celebrar desde su religiosidad tampoco deberían tener ningún problema en hacerlo.
      La glorificación del consumo de alcohol como forma de ocio tampoco es la panacea y el sexo, si no se hace con perspectiva feminista, tampoco.

  3. Si de verdad esto fuera Dark Side, prepararía el campo de batalla desde antes de la cena.

    Sentaría frente a frente a las personas que sé que opinan distinto.

    A los que opinan las mismas imbecilidades de siempre, les daría laxantes con el alcohol.
    A los que me caen mal, les pondría somníferos, para que se duerman apenas terminen de comer.
    (Si deciden conducir a sus casas, NO es problema mío)

    Pondría música docta, como algún oratorio de Bach, porque eso siempre eriza los pelos.

    Prepararía algo difícil de digerir o demasiado exótico: Así demuestro que soy «de mundo» y les reviento el hígado.
    El postre sería una exquisitez tal que NO podrían comerlo nunca más y se morirían de envidia.

    Invitaría a todas las y los ex que conozca de los respectivos invitados, arguyendo que son mis amigos, especialmente si es ateo. Me reirá con el stúpido, por etílico debate, interrumpido por las carreras al baño, donde no habría confort, porque las empresas se coludieron para subir el precio y no tengo tanto dinero para regalárselo a ladrones de cuello y corbata.

    Cosas como éstas son las que haría un verdadero Sith en Navidad. NO las hago porque soy demasiado pobre y porque NO es necesario. La Inteligencia hace que domine cualquier campo de batalla, llámese discusión de sobremesa.

    1. Bueno, pues, te animo a que escribas sobre lo que os ayuda a vosotros. Tú mejor que nadie lo sabrá, eres hombre. Nosotras somos todas mujeres y sabemos lo que nos ayuda a nosotras.

  4. yo solo añadiría una sugerencia más pa sobrevivir las navidades en familia desde el roto oscuro (o lado, o plano, o dimensión, da lo mismo), directamente desde los anales de la Murillo: hazte bollera <3

  5. Yo le regale a mi ahijada de 9 meses, 2 regalos, un little pony por que ve esa caricatura con su mama, y le regale un Batman para darle equilibrio :B

  6. Uff! El lado oscuro… Creo que voy a dejarlo de lado esta navidad, imaginandome el mansplaining de mis hermanos mayores y mi papá. Mm… Mejor disfruto la noche >.<

  7. Buenísimo el artículo. Muy apropiado (:

    Ahondando en el tema del cuñado…. ¿podéis enlazarme alguna guía práctica de qué contestar a las típicas cuñadeces antifeministas (misóginas)?

    Se que lo mejor es informarse, aprender y leer. Y así poder contestar a cualquier gilipollez. Pero me gustaría disponer de una guía rápida.

  8. ¡Que cierto, me ha encantado! Menos mal que ahora vivo en Alemania donde los hombres si recogen la mesa y los niños varones juegan con muñecas y a nadie le importa 🙂
    Felicidades por vuestro trabajo, es excepcional 😉
    Cristina

  9. Yo en navidad entre la de fachas que hay en mi familia, que cuando se beben cuatro copas ya te están soltando chorradas del hembrismo y el feminismo radical y que me preguntan como puedo tener esas opiniones siendo un hombre mejor me harto de comer y me quedo en silencio, que aunque son unos cuñados los quiero mucho y no quiero que haya malos rollos.

  10. Hola Lidia, me ha encantado tu articulo, y aunque estoy de acuerdo con casi todo lo que dices, hay un punto que me patina, el primero.
    Como tu bien dices, las mujeres se van a encargar de todo el tema de cuidados, y ya bastante tienen con coger todos los platos, para encima coger uno más. Creo que como tu bien dices, no hemos de imitar a los hombres, ellos són los que hacen mal, y por mucho que entiendo lo que dices, y que ellos se deberian sentir mal, quizas no cambien, y entonces, en el intento de hacer algo feminista, solo habremos fastidiado a nuestra tia, nuestra madre y quizás hasta a nuestra abuela. Creo que la sororidad reside en ello, pero oye, se puede hacer echando una mirada asesina a aquellos hombres que sufren la enfermedad crónica de tener la cara más dura que el mármol o murmurar eslogans feministas.
    Mucha sororidad, besos, cariño y peladillas, para aguantar estas navidades sexistas.

    1. Tal cual. ¿ Adivinen quién va a levantar el plato que nosotras dejamos? Alguna de ellas. Yo no lo hice y me sentí horrible, pero no por sentir culpa de no cumplir con la juntadera de platos sino porque le di mas trabajo a otra mujer y lo que es peor, no lo hice porque me quedé hablando sobre feminismo con el marido. No se puede luchar en dos frentes a la vez. Lo tengo que resolver para la próxima.

      1. Tú lo has dicho: NO se puede luchar en dos frentes, a menos que seamos como el Dr. Manhattan, que podía multiplicarse y hacer multitareas.
        Me gustó que apuntaras a la contradicción de actuar «machistamente», mientras defendías el feminismo.
        Eso nos pasa a todos los que intentamos defender una causa: tener que actuar de manera contraria a ella.

  11. Después de leer esto me parece q españa sigue en 1980. No sé si será porque soy vasco, porque en las familias y amigos en los q yo frecuento entre la gente joven es normal q los hombres participen en las tareas de casa o porque sencillamente estereotipais a los hombres hasta humillarlos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.