Lo que mis amigos no entienden

privilegio masculino feminismo
Ilustración: Sofia Bonati

Aún a día de hoy mis amigos prefieren obviar mis tendencias feministas. Mis posts en facebook, mis comentarios subidos de tono. Esa actitud a la defensiva. La exageración, el descontento general. Es algo que les incomoda, prefieren no hablar de ello. Prefieren que no saque el tema. Por no discutir. Mantener la “calma”. La “paz”.

Precisamente es eso lo que más me enerva, cómo de ciegos os mostráis ante esta realidad, en la que mueren mujeres por ser mujeres. Independientemente de la contestación que quieras dar a este hecho, nunca podrás negar que esto es lo que verdaderamente pasa. Si esta lógica de facto te resulta imposible de asimilar, te recomiendo leer cosas que no te den la razón porque sí, al menos lo estarás intentando.

Supongo que para los que viven en su propia burbuja de mediocridad, les resulta difícil admitir que nosotras lo pasamos mal, lo pasamos peor que vosotros. Esto es básicamente lo que os resulta motivo de insulto, incluso ofensa. Os lo tomáis de forma muy personal. Eso me gusta.

Esto hace que me pregunte ¿qué racionalidad es esta que os habéis inventado, para daros la razón a vosotros mismos? ¿De qué os tenéis que proteger exactamente? ¿Dé qué tenéis miedo? Vuestra masculinidad como concepto social de género, está obsoleta. Este es el tipo de noticia que no encontraréis en la cabecera de los periódicos.

La historia ha demostrado que, por muchos pasos atrás que se den a nivel gubernamental, en esta materia la sociedad a tirado de la propia historia hacia delante, siempre. Cuando se da el caso contrario es difícil contentar a los que han gozado de privilegios durante tanto tiempo. Viendo sus inmerecidas ventajas desaparecer es natural que hagan todo lo posible por acallar instigaciones que no les interesen. Ser igual o menos importante debido a tu género, supongo que duele (a mí me lo vas a contar). No sabría decirte cómo exactamente, he nacido mujer y me identifico como tal. Así que, me es difícil empatizar con una experiencia vital a la que no tendré acceso nunca. No imposible.

Yo al menos lo he intentado de verdad, sé cómo pensáis, llevo años leyendo y escuchando la misma mierda.

No sé si vosotros podéis decir lo mismo. Se supone que sólo las mujeres son capaces de usar la empatía, pero yo no me lo creo. Se os ha convencido de que las mujeres son de unas características y los hombres son de las características completamente contrarias. Una absoluta corrupción del concepto de género. Ahora es cuando entran en pánico esas típicas personas porque esto suena mucho a “adoctrinamiento”. Debe ser que “para las niñas el rosa y para los niños azul” no lo es, claro.

El detalle fundamental aquí, es que todos necesitamos desadoctrinarnos, desetiquetarnos y despertarnos de esa realidad social que precisa de cajones de identidad inamovibles. Como si fuésemos tan simples como el blanco y el negro. Como si el género, fuese tan imprescindible como respirar, y viniese determinado por tus genitales única y exclusivamente.

No, lo que ocurre es que no te da la gana de usar la empatía, porque te convencieron de que no la necesitabas. Tratar a las mujeres como tus iguales, escucharnos, es un gasto absurdo de esfuerzo. Pero la verdad es que, si no la empiezas a utilizar, jamás entenderás lo que es leer en las noticias que otra mujer ha sido asesinada por violencia de género.

No entenderás la profunda frustración que se siente al leer que la mató y mató a su descendencia/ actual pareja/ familiar y luego se suicidó.

No entenderás lo mal que sienta que te miren, te griten o susurren qué trozo de carne más proporcionado y jugoso te ves. Te pongas lo que te pongas.

No entenderás lo que es mirar al espejo y luchar contra toda esa presión social que quiere convencerte de que de nada sirve tu inteligencia. Si no sonríes, si no eres agradable, nadie te va a querer escuchar. No importan tus logros, tu escote está por encima de esas banalidades.

No mereces respeto, bajo ningún concepto. Empiezas siempre desde -1, desde zorra.

No entenderás qué se siente al oír esa vocecita, diciéndote mientras te preparas para salir de fiesta un sábado: “si te pones tacones no puedes correr”. Y saber exactamente por qué tendrías que correr.

Pero eso son sólo cosas normales, exageraciones, salidas de tono. Esa interminable lista de excusas, todo con tal de no hacer nada. Que nada cambie. Por que mientras no te afecte, todo está bien. Pero el tiempo avanza y cada vez hay menos como tú. Van naciendo verdaderos amigos, verdaderos amantes, incluso verdaderos compañeros de vida.

Así que no me preocupa, mientras a vosotros os siga pareciendo mal, os sigáis convenciendo de que estamos equivocadas, dais más motivos a mi convicción. Este es el camino correcto que falta por recorrer. Hasta que seáis todos liberados de vuestro propio encasquetamiento social impuesto y seáis libres de verdad, seguiré reclamando lo que me pertenece. No sólo por las que ya no están, las que siguen durmiendo o las que están por nacer.

Por vosotros también lo hago, aunque no me entendáis, amigos míos. Ya me lo agradecerán vuestros hijos.

About Miss Locuaz

26, Pisces. Una vez quise ser feliz y el patriarcado me dio una hostia. English doesn't scare me. Escribo mucho. Leo más.

13 thoughts on “Lo que mis amigos no entienden

    1. mirad por favor las noticias que salen en prensa “EL PROGRESO” ( diario de lugo) dias 29/02 y 1/03, y “LA VOZ DE GALICIA”  tambien de los mismos días, sobre el violador que despues de 10 agresiones y ya identificado no se le detuvo ( se llamo a su papa guardia civil retirado para que se personase en comisaria con él ); despues aún tuvo tiempo de cometer otras dos agresiones una fué una violación …… hoy el subdelegado del gobierno en una entrevista en el citado diario el progreso dice que no hubo negligencia y que es así como se actua normalmente….. te enervas?…….diooooooooooooossssssssssss, hagamos algo…………………

  1. Me ocurre lo mismo, aunque solo ocurre con ciertos amigos (hombres claro) que finalmente han optado por ignorarme o intentar poner tierra de por medio. El otro día tuve una conversación con mi novio al respecto, el cual cuestiona a menudo lo que digo, aunque dijo algo interesante que me hizo reflexionar: “si fueras pobre o negra tendrías más problemas siendo mujer” y eso me llevó a una conclusión: el feminismo es solo “otra causa más”, se trata a la represión de la mujer como una causa minoritaria, a pesar de que somos la mitad de la población, el patriarcado tiene el poder de convertir un problema mundial en problema de minorias. El feminismo es un problema de sexo, no es un problema económico, ni de etnia. Parece un mal menor, como el que tiene por causa el maltrato animal y lo reivindica constantemente, el caso de las mujeres es otra causa más. Son los problemas de otros, no es mi causa, porque como hombre blanco y cis no necesito ninguna causa, menos voy a unirme a la tuya. Es así. El feminismo no se apoya (ni se conoce) porque a nadie le importan las mujeres y sus problemas, es cosa de “otros”, ya se apañarán. No es mi problema. Así que me temo que sí, que es cosa nuestra esta lucha. Estamos (prácticamente) solas y tenemos que seguir luchando por una causa que solo parece ser nuestra.

  2. Excelente, gracias por plasmar en palabras lo que todxs hemos pensando y vivido alguna vez. Duele tener que pasar por eso, pero si no somos nosotrxs, nadie más.

  3. Excelente articulo. Me siento muy identificado en el papel de “tus amigos”. Soy consciente que durante mucho tiempo he sido de los “no todos los hombres” “eso ha sido así toda la vida” y demas topicos. Quiero pensar que gracias a un par de talleres a los que asistí, conversaciones con amigas, lecturas varias (incluido vuestro blog, que sigo desde hace un tiempo) estoy empezando a poder/querer empatitzar mas con el feminismo. Me queda mucho camino por recorrer y mucha masculinidad por deconstruir aun! No perdais la esperanza con nosotros por favor!

    De nuevo, felicidades por el articulo y el blog, siempre me enseña o plantea algo nuevo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.