Amenazas de muerte y violación por alzar la voz.

Andrea Noel acoso callejero violencia machista México

Aunque parece ficticio, aun quedan personas con ganas de hacerse escuchar, de expresar sus opiniones respecto a temas en particular y buscar un cambio en el ámbito concerniente. Cada vez son menos, pero la valentía de esas personas debiera servir como inspiración a todxs aquellxs que nos quedamos calladxs, resignadxs a la idea de que nuestras opiniones no cuentan y que no vale la pena siquiera hacer el esfuerzo por hacernos notar.

Pero ¿qué es lo que pasa cuando decidimos dejar atrás nuestra pertinaz introversión expresiva,  y optamos por alzar la voz?

Le hacemos frente al fanatismo religioso de nuestros abuelos en temas controversiales como el aborto o la homosexualidad, acudimos a marchas para luchar por ciertos intereses sociales, o simplemente debatimos lo mainstream que son los filmes de Tarantino frente a un fan de hueso colorado. Da igual el grado o la forma de expresión, el punto es hacer un cambio. O, al menos, dejar pensando a algunos.

Ahora imagínate que eso que expresaste ha servido para denunciar algún hecho, y que hay miles de personas que están a tu favor, te apoyan y son solidarios en tu lucha.

Pero, ¿qué pasa cuando no es así? Cuando la exteriorización de tu punto de vista no es aceptada por las masas, aunque no se base en simples conjeturas sino en tu experiencia propia.

Al menos para Andrea Noel ese fue el caso. Andrea es una periodista extranjera de 26 años residente en la Ciudad de México, a quien el pasado 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer by the way) le alzaron el vestido y le bajaron los calzones en plena calle.

La denuncia en contra de la agresión sexual que vivió por parte de un macho de  lomo plateado, de esos que abundan en México, le sirvió para ganarse algunas cuantas amenazas de violación y de muerte, porque claro, eso es lo que merece una puta que usa vestidos cortos en vía pública.

A pesar del acto inmoral que se cometió en su contra, todavía ha tenido que vivir con una serie de acosos misóginos por el simple hecho de haber alzado la voz.

Via Andrea Noel

Sea cual sea el motivo que llevó su caso a un nivel mediático más grande que muchos otros casos -incluso más graves- de violencia hacia la mujer, le sirvió para levantar la voz por miles de mujeres que diariamente son violentadas en nuestro país.

Lo increíble del asunto es que no todos están a favor de su lucha, muchos aprueban lo que le pasó o incluso desacreditan sus declaraciones.

Aunque nos neguemos a verlo, México sigue siendo un país machista, lleno de hombres y mujeres predicando por igual la misoginia en sus vidas cotidianas, como algo tan normal como ir a misa los domingos.

La cuestión es, ¿hasta cuándo seguiremos teniendo la idea de que las mujeres somos culpables de cualquier tipo de agresión en nuestra contra? ¿Qué hay en la mente de las mujeres machistas que aún no se han dado cuenta de que ellas también son vulnerables a cualquier tipo de abuso? ¿Realmente son penalizadas este tipo de agresiones en México?

Admiro la valentía de esta mujer por recordarnos que las cosas siguen mal. Por luchar para encontrar a su agresor y hacer justicia, y por vencer a la desidia de actuar en un país en donde tienes que llegar golpeada y con restos de semen para que tomen en serio tu caso.

 Video: Sin Embargo TV

*Originalmente publicado  en Cuarto Celeste*

About Karla Marín

22 años, amante de los gatos y el café, obsesionada con las redes sociales y potencial alcance que éstas tienen.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.