Cuando la regla hace contigo lo que quiere

menstruación erika irustra el camino rubí
Pintora: Martine Johanna

 

Os escribo en mi noveno día de retraso menstrual. Necesito desahogarme. Aviso desde ya: no estoy embarazada. Llevo semanas sin follar hacer el amor debido al horario laboral de mi novio, un poco a lo Cruz de Navajas, así que no: no estoy embarazada. Además, es algo que me pasa a menudo. No me baja y ya está. Debería estar acostumbrada, pero no puedo. No nos adaptamos la una a la otra y empiezo a estar un poco harta.

De verdad, ser mujer es una mierda. Ya sé que estamos aquí para hacernos fuertes y luchar por nuestro empoderamiento; y yo lo intento, de verdad que sí… pero me canso. Así que he pensado en compartirlo con vosotras, que quizás me entendáis y podáis ayudar. Porque al fin y al cabo, la regla la tenemos o hemos tenido (casi)todas, y alguna habrá que la sufra en silencio, como yo.

Hace unos meses conocí a Erika Irusta (bueno, a su blog) y me refugié en sus letras –la verdad es que las junta de maravilla–. Aprendí mucho gracias a ella, en especial sobre mí y mi menstruación, con la que me he llevado mal desde que vino a visitarme por primera vez, a los 11 años. Estaba a punto de cumplir los 12, pero fue a los 11, que anda que no se dio prisa la cabrona, y desde entonces ha hecho conmigo lo que ha querido. Pocos meses de mi vida (que ya cuenta 26 primaveras), mi regla ha seguido un patrón de conducta regular… y todavía no puedo responder a la doctora cuando me pregunta que de cuántos días es mi ciclo. Imposible de saber. No porque no lo haya intentado ¿eh?, es porque, cada mes, ella llega cuando le apetece. Lo mejor es cuando le da por desaparecer dos o tres ciclos… y lo peor, el verano pasado, cuando llegó y no le daba la gana irse. Me tuvo 15 días sangrando. Me dio una anemia del copón.

Dentro de lo que cabe, que no me baje la regla, ya ves, por mí genial. Eso que me ahorro en tampones y en dolor, y en ibuprofenos, y en tener que ir al baño cada equis… y en joder, tengo que volver al baño, que este tampón me lo he puesto mal y me está doliendo. Si fuera solo retrasar esas pequeñas molestias unos días –semanas, meses…– ¡sería genial! Pero no. Que no te baje la regla conlleva un desajuste hormonal terrible –bueno, no sé si es la una la que lleva a lo otro o lo otro lo que lleva a la una, un poco lo del huevo y la gallina– pero eso se nota en tu actitud: estás cansada, poco receptiva, agobiada, hipersensible, cabreada… y para colmo, no sabes cuándo se te va a pasar.

He caído en manos de muchos médicos y ginecólogos diferentes, casi todos hombres, por cierto, y a todos se lo comento. Es normal, me dicen. ¿Normal? Bueno, si quieres te puedes tomar la píldora para regularla, pero es muy normal tener desajustes menstruales. Le pasa a muchas chicas. El estrés afecta mucho…

Sí, ya. El estrés afecta mucho. Somos animalillos sensibles, que diría Erika. Hay que escuchar lo que trata de decirnos nuestro cuerpo porque esto son señales que nos da para mostrarnos que algo de lo que hacemos no le gusta.

Vale. Yo me escrutino. Me analizo bien… y creo que sé lo que me pasa. Me pasa que he empezado un nuevo curro hace unos meses. La verdad es que yo pensaba que comenzar en él a mi regla le había sentado bien: desde entonces venía con dos o tres días de retraso, pero no podía decir que no apareciera con determinada puntualidad. Y ahora, que yo pensaba que ya me había acostumbrado a los nuevos horarios, a levantarme temprano, a comer con las compañeras y buscar temas de conversación de interés común… a desenvolverme con InDesign, que no lo había usado en mi vida… ahora que parecía que ya iba todo tomando un rumbo decente, ¿ahora le da a esta petarda con volver a desaparecer hasta nuevo aviso? Qué pasa, ¿que no le gusta ir a trabajar? ¡Nos ha jodido! Pero, ¿cómo vas a escuchar a tu cuerpo cuando te pide cosas tan irracionales como esas?

Así que aquí estoy, deshecha y enfadada, como si mis hormonas me hubieran pegado una paliza y me hubiesen dejado a la intemperie arrebatándome una parte importantísima que mi cuerpo necesita, aunque la rechaza cada vez que viene. Y de verdad que lo intento, pero cómo voy a disfrutar de ser mujer si no solo la sociedad patriarcal me lo pone difícil, sino que ¡mi propio cuerpo se me pone en contra!

De verdad, qué puta mierda.

¡Que viva menstruar!

About Sandra Hache

Una más en este mundo de locas

15 thoughts on “Cuando la regla hace contigo lo que quiere

  1. Hola compi!

    Desgraciadamente te entiendo y te comprendo, a mí me pasaba lo mismo. No tener la regla en meses o tirarme 15 días con ella o que me viniese dos veces en un mes para volver a desaparecer…

    Lo primero no soy médico pero lo que cuentas suena a un síndrome del ovario poliquistico. Es lo que me dijeron a mi después de que les contase lo que tú cuentas y de explicarles que me dolía como si me apuñalasen. Unos análisis de sangre después vieron un pequeño descontrol hormonal. La solución? Hormonas. Es una putada pensar que vas a tener que tomarte la píldora el resto de tu vida pero al menos tienes la certeza de que te va a venir y cuando.

    Prueba a ver si es eso lo que te pasa y mucho ánimo.

    1. Pensaba escribir prácticamente lo mismo, pero agregando:
      A veces ni con las pastillas te viene, o te viene mal o te sigue doliendo y algunos médicos te dirán que no tienes nada aunque te hayan dicho que sí las personas que te hacían las pruebas. Seguirán explicando que es todo estrés, que deberías tomarte la vida con más calma. Como si que te doliese o se te retrasase fuese culpa tuya.

  2. Lo primero agradecerte tu página porque desde que la descubrí di un paso más en esto de adherirme con conciencia al feminismo por aquello de hablar sin tapujos.
    Lo primero que me sale es decirte lo que a mí me pasa. Yo tenía ciclos muy cortos, de 24 días como mucho y eso es un poco coñazo porque más veces de las que a mí me gustaría, me veo con dos reglas en un mes.
    Eso sí, fue dejar tampones y compresas (es decir, veneno), usar la copa menstrual y tener un regla mucho más predecible, menos abundante y con menos molestias. Yo soy animalillo de piel dedicada y las irritaciones que me provocaban los otro métodos eran horribles.
    Y con lo del estrés, sólo decirte que es bastante habitual que precisamente muestre sus consecuencias justo cuando ya has soltado el “estado de alerta”, así que me parece “bastante normal” que justo ahora se esté retrasando.
    Y por último, trata de encontrar una ginecóloga que no hable de tus genitales modo libro como hacen los ginecólogos(a mí “uno” me confundió el dolor de una candidiasis de caballo con dolor de gases, ole ahí). Cuidado con aquellas que funcionan bajo las mismas miserias del patriarcado machista médico (que son muchas) y te sentirás mucho más comprendida.

  3. No es nuestro cuerpo quién se nos pone en contra, somos nosotras quienes no le escuchamos.

     

     

    Las concepciones erròneas que se tiene sobre la menstruación hace que nos pasemos añoa, cuando no toda la vida odiándola.   Eso por desgracia no es raro.

     

    La primero es que la regla viene cada 28 días.Eso no es cierto. Cada mes es diferente, cada mujer es diferente. Yo creía que mi menstruación era cada 28 .  Y también estaba” se me adelanta, se me retrasa, estaré embarazada” Hasta que me revisé y vi que no era verdad.  Que eso de lis 28 no era así.

    Una idea sería apuntar cada mes durante un año las fechas exactas para saber como funciona tu ciclo. Si sigue un patrón. Y luego escuchar tu cuerpo. A mí me vino muy bien el curso de Erika ” Cuatro mujeres” el de somos cíclicas. No sé si aún seguirá hacièndolo. Explica como funciona el ciclo. Las cuatro fases, laa hormonas que entran en juego y lis cambios físicos y psicológicos que experimentamos. De esta forma podrás conocerte y saber interpretar las señales dw tu cuerpo. Porque a veces ( casi todas) no es el  cuerpo el que se nos pone en contra, sino al contrario, nosotras nos ponemos en contra de nuestro cuerpo y luego nos pasa factura.

    Por último te recomiendo que te olvides ya de tampones y compresas que contaminan tu cuerpo y uses la copa menstrual. No duele, no te la puedes poner mal, es más higiénico ( no chicas, la regla no huele a nada son los productos químicos de tampones y compresa los que hacen que huela, además se dejar restos en tu cuerpo )más cómodo (no la notas ya que se adapta a tu cuerpo, dura horaa 10 sin vaciarla )más barato ( una te puede durar toda la vida) y sobre todo te pone en contacto con tu menstruación. Ves la sangre, su color y la cantidad. Sabes en qué momento estás, cuánto te queda para terminar, cuánto sangraa realmente. Desde que uso la copa mia reglas son de 3 días. Me duele mucho menos. Un día, a veces ninguno. También influyen más cosas en el dolor.

     

    Busca si quieres información sobre lo que te he dicho y verás que podrás conectar con tu menstruación y aprenderás a sacarla partido. Espero haberte servido de ayuda

    1. Exactamente lo q iva a escrbir… vuva la regla… yo me quejava hasta q la amè y la amo… gracias a ella tengo dos preciosos hijos y voy a por la tercera

  4. Jajaja. XD ¡Qué bien explicado! Te entiendo perfectamente…Esos días en que tu regla parece un ente totalmente ajeno a ti. Va por su cuenta y, encima, puñetera XD. A Érika justo la conocí por ello. Desde jovencita, como tenía las famosas reglas irregulares, mi ginecóloga (todas las que he tenido, mujeres, y hay mucho trabajo que hacer todavía en esta sociedad…) me recetó automáticamente la píldora. Así estuve unos cuantos años hasta que me rebelé: si mi regla era irregular, lo mejor sería identificar el por qué en lugar de atiborrarme a pildoritas (que los efectos secundarios me los comía yo solita. Ni pareja, ni sociedad, ni na de na. Otra vez las mujeres bien jodidas. Y, encima, llenándole el bolsillo a unas cuantas farmaceuticas…jah!). El primer año postpíldora creo que fue un poco loco…nunca llevé un registro, pero sí recuerdo que, tras un cierto tiempo, mi regla empezó a tener sentido en el tiempo. Por aquella época, mi estado anímico era bastante bueno, y empecé a darme cuenta de lo relacionado que estaba todo. Un par de años más tarde, yo también me topé con Érika Irusta y su blog <3 Fue gracias a la novia matrona de un buen amigo. Una tía muy consciente de su cuerpo como mujer. En resúmen:me leí el blog de cabo a rabo. Me sentó taan taan bien. Me dió muchas respuestas y me llevó hacia cosas que desconocía. Y que flipé por haber desconocido hasta ahora. Me apunté a su curso “Las 4 mujeres que soy”. No le pude dedicar tiempo y lo tenía guardado en el disco duro. Eso fue hasta que mi amada regla empezó a hacer cosas chungas de nuevo: que si mira qué cólicos más chungos te voy a dar en medio del centro comercial cualquier día aleatorio de la regla, que si mira que voy a empezar a manchar una semana antes (así, porque sí), que si mira que esta semana te voy a hundir en la miseria más absoluta…¡BASTA YA! ¡POOOR DIOS! Y en medio de esa vorágine prememstrual (yo la llamo: la furia del dragón XD) desempolvé mi cursito. Esto no es un porque sí, esto tiene que responder a algo. Necesito información y la necesito YA. Y también necesito sentirme comprendida (snif :'( ) Total, que todo este rollo para decirte que: 1.Tranquila, no estás sola. Somos muchas más 😉 2. Para mí, la clave es empezar a hacerme un seguimiento continuado, no solo durante a regla. Ver qué cosas me han pasado durante el día, cómo me han hecho sentir, si he dormido bien o no, qué he comido, qué me pide el cuerpo…cosas que Érika explica muy bien. Una vez lleve unos cuantos seguimientos, intentaré atar cabos. Pero ya, durante esas anotaciones, vas tomando conciencia de la “foto general” del asunto. A mí, de momento, me sirve para darme una tregua y sobrellevarlo todo al saber que este mes puede que las pase putas porque el anterior tuve muchos cambios. Etc, etc. 3. Aprovecha para mandar el mundo a la mierda, hombre ya!! Eso relaja mucho XD. Luego ya, te tomas tu algo calentito o te pillas tu libro/serie/peli prefe y aquí no ha pasado nada ;p Besos y ánimo con la bestia!!!

  5. Hola. Me encanta el enfoque, mientras algunas lo vivimos como un infierno, nos explican que es normal porque nos pasa a muchas. Ya, oiga, a mi me interesa ser normal de las otras, de las que no lo pasan mal. Igual que a ti, me venía cuando quería, pero la muy jodía nunca quería retrasarse, no me daba tregua entre agonía y agonía. Me ha llamado la atención tu mención al verano, porque es la época en la que yo empeoraba y no sabía por qué, solía decir que me convertía en monstruo. Nos responsabilizamos y responsabilizan utilizando una recta unidireccional en la relación emociones-enfermedad. Pero, ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? Si se entiende como un círculo se visualiza más fácil que puede rodar en cualquier dirección, Yo encontré mis respuestas y remedios en la alimentación. El día que dejé los lácteos volví a nacer, mi cuerpo me gritó gracias, y reconocí enseguida la relación entre el aumento de consumo en verano, y mi cuerpo retorciéndose. Tomaba un litro de helado diario, para el calorcito, además de los tazones de leche fría con cereales, batidos, yogures, salsas de nata, queso..Ojo, NO es lo único que me hacía daño, ya venía de cambiar otros tantos hábitos, pero si era lo que más me dañaba en mi caso. Cada vez leo, además de artículos relacionados, más testimonios similares al mío, mujeres condenadas después de haber pasado por todas las pastillas de moda, con la polivalente etiqueta de depresivas, que llegan a escucharse en este sentido por cualquier camino salvo sugerencia médica. En fin, si creéis que procede puedo compartir enlaces con información práctica, pistas..

  6. Yo también era super irregular y estaba pero que muy harta. Desde hace una  algo más de año y medio llevo un implante subdérmico. Ya no tengo la regla. Algún sangrado super leve cada 3 o 4 meses….No se, es una opción. Yo desde luego hice el descubrimiento de mi vida.

  7. Wala chicas, cómo mola esto de la sororidad!! Muchas gracias por vuestros comentarios, la verdad es que sí que ayudan a una a sentirse menos sola.

    Lo primero dejar clara una cosa, Irene: esta no es mi página. Yo solo es la segunda vez que asomo la cabecita por aquí (como escritora) y tú también puedes hacerlo, buscando arriba en el espacio en el que pone “Colaboradoras”. A mí no hay que agradecerme nada, es a Ro que modera los textos o a Gisela, que se encarga de poner las imágenes en los artículos para que queden bien chulis, o a las otras chicas que han creado esto (y ya de paso aprovecho para dar las gracias yo tb 😀 ) a las que hay que agradecerles.

    Y bueno a todas, que sepáis que estudiaré y pondré en práctica cada uno de vuestros consejos de ahora en adelante. A lo de la copa llevo dándole vueltas mucho tiempo y finalmente nunca me atrevo a dar el paso: me da mal rollo eso que he oído por ahí de que te da de sí la vagina 😮 y me da cosa comprármela para luego no saber ponérmela bien y tenerla ahí muerta de risa… pero bueno, seguiré cavilando sobre ello.

    Lo del implánte subtérmico me suena un poco a peli de miedo y he de confesar que me da un poco de susto… pero investigaré sobre ello también.

    Y del ovario poliquístico sí, también había oído ya hablar… pero cuando fui al médico y me hicieron los análisis de sangre no le dieron mayor importancia a los resultados de las hormonas, así que tampoco se la voy a dar yo, porque si no me vuelvo paranoica e hipocondriaca perdida… pero muchas gracias por tu sugerencia.

    Y a todas muchas gracias por compartir conmigo y mi pequeño momento de frustración vuestras experiencias regulosas, de verdad que me quedo más tranquila sabiendo que no soy la única que las padece.

    Un abrazo a todas y nos leemos por aquí 🙂

  8. Hola Sandra, gracias por tus aclaraciones. Con respecto a la copa no sabía de es mito de que “estira” la vagina. Es materialmente imopsible,  porque los músculos de la vagina son hiperfuertes y la copa es una cosa chiquitita de silicona. Los tres primeros  meses  trendrás fugas, incomodidades (como los primeros tampones, por ejemplo) pero después  todos  son ventajas. Y no te creas eso de que dicen que son anti-higiénicas y demás.  Yo sufrí candidiasis y con las compresas lo pasaba fatal, ahora con la copa, es otro mundo, otro mundo y mucho más bónito, cómodo y barato

  9. Sólo quería recomendaros una app para android que a mí por lo menos me ha salvado de muchos quebraderos de cabeza: Clue. Sirve para registrar exhaustivamente los ciclos mensuales, te avisa cuando te tiene que llegar, puedes anotar cosas como dolor, SPM, etc.etc. Y doy fe de lo maravillosa que es la copa menstrual. Llevo dos años sin usar tampones ni compresas y entre la pasta que me he ahorrado y lo cómoda que es de usar, casi que hace que la regla me duela un poco menos 😛

    Un abrazo y ánimo, compi!

  10. Ánimo flor! No he tenido tiempo de leer el resto de comentarios así que igual repito ideas, pero… Este mundo se ha olvidado de nosotras… Mis reglas son súper regulares y aún así cada tropiezo vital me desestabiliza, en largas temporadas no encuentro espacio para el descanso, para la creatividad… Y duele tanto… Estamos jodidas pero no solas. Confio en nosotras. Un abrazo gigante!!!!!

     

  11. yo te recomendaría que vayas al endocrino, Yo llevaba toda mi vida irregular, iendo al ginecologo dos veces por año, me recetaron anticonceptivas que fue una boma hormonal, poco despues decidí ir al endocrino y resulta que tengo hipotiroidismo y que habia deribado en SOP (sindrome de ovario poliquistico) no llevaba ni dos meses de tratamiento de eutirox y me ha venido regular desde entonces, lo digo porque a veces lo mejor es ir al endocrino, porque a mi los ginecologos no me solucionaba nada y como tu pensaba que yo era asi y ya está, hacen negocios con anticonceptivas y despues detrás puede haber otro tipo de problema, te recomiendo siempre investigar por tu cuenta porque es lo que a mi me ha salvado muchas veces

  12. Tengo una amiga  que estaba  igual, hinchada por la  píldora  y sin bajarle la regla por meses. Dejó  la píldora, cambio  de alimentación  a una mucho más  sana, comenzó  a hacer deporte y voila!!!! Le vino el mes y ahora ya es regular, pero constante  en sus rutinas de comida y ejercicios siempre.

     

  13. Te entiendo perfectamente. Te escribo rápido, porque no tengo tiempo, para decirte que mi hermana tenía los ciclos igual que tú, muchas veces estaba varios meses sin venirle, otras sangraba un mes entero.. y el ginecólogo le decía q lo normal con ovario poliquístico. Nos hartamos de el, cambiamos a una ginecóloga en otro sitio y le hizo una histeroscopia y resultaba que tenía un endometrio de 9cm de espesor (una barbaridad). Se lo han tratado, se ha solucionado en medio año más o menos y ahora está feliz. Por si te sirve, igual tienes algo. Un beso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.