Zaragoza, victimizarnos no es honrarnos

Resulta que, el 25 de mayo, se publicó la noticia de que la ciudad de Zaragoza expondría en la plaza de César Augusto una escultura en memoria de las mujeres víctimas de violencia machista. Convocaron un concurso al que se presentaron unas veinte propuestas diferentes y, qué casualidad, el ganador ha sido el artista Fernando Clavo Sanz con su obra “Víctima”.

Estoy indignada. Cabreada. Decepcionada. Cansada.

Hasta el coño, vaya.

El propósito de dicha convocatoria es el de levantar una escultura en una plaza que sirva como encuentro para “honrar” a las víctimas. A ver, que un HOMBRE haya sido elegido para honrar a las víctimas y oprimidas del sistema patriarcal me parece bastante fuera de lugar. Que un hombre haya sido elegido para honrar a las mujeres. A nosotras. Un hombre representándome, a mí y a mis hermanas maltratadas, acosadas y asesinadas por HOMBRES. ¿Cuándo llegaréis a entender ésto? ¿Cuándo llegaréis a entender que, en esta lucha, vuestra posición está en otro lugar? ¿Cuándo llegaréis a entender que un hombre jamás va a poder representar algo que no ha vivido, sentido y experimentado en su propia piel?

Que sí, que nos apoyáis algunos de vosotros, que lucháis junto a nosotras, que deconstruís vuestros privilegios… Pero que vuestro lugar en nuestra lucha no es ese. Que ante una escultura levantada para representar a las mujeres y su lucha, perdonadme, pero quiero que sea una mujer la que hable por todas nosotras.

Bueno, pues como se ve que esto aún no lo entendéis, vamos a dejarlo estar y tener la esperanza de que, aunque sea un hombre, la cosa pueda salir medianamente bien. Pero resulta que no.

Para empezar la obra se titula “Víctima”. Seguimos victimizando, nos siguen atribuyendo las connotaciones de víctima cuando somos SUPERVIVIENTES. Tampoco llegáis a entender esto, ¿no? Todavía no os da la gana entender que no nos vais a honrar llamándonos “víctimas”. Que sobrevivimos todas, día a día, a un sistema que nos oprime, nos viola, nos maltrata, nos cosifica, nos sexualiza, nos objetualiza, nos roba, nos invade y nos mata. Y vosotros seguís posicionándonos como víctimas, y no como heroínas. Estupendo.

Fernando Clavo Sanz Zaragoza escultura violencia machista
“Víctima” por Fernando Clavo Sanz

Cojo un poquito de aire, y ahora, pasamos a analizar cómo se le ha ocurrido a este señor representarnos. Pues, claro, como víctimas. Como mujeres frágiles, arrodilladas, apenadas, sufriendo, maltratadas, llorando, encogidas, agachadas, ocultando nuestro rostro, dolidas, empequeñecidas, negativas, débiles, tristes, frías

Y esta es la imagen de nuestra lucha que dejará ver Zaragoza en su plaza. Hablar del empoderamiento, ¿para qué? Hablar de nuestra fuerza, ¿para qué? Hablar de la revolución feminista, ¿para qué? Hablar nuestra manada, nuestras redes de apoyo y nuestro poder, ¿para qué? Hablar de que no estamos solas, ¿para qué? Hablar de que no somos culpables ¿para qué? Hablar de todo esto para así debilitar y deslegitimar al maltratador, ¿para qué, verdad?

De que la cabeza, con ese pelo, parezca una fregona… ¿qué me decís? ¿es sólo mi imaginación? Ah, por cierto, se van a gastar 18.000 euros de los fondos municipales para algo totalmente contraproducente de nuevo.

Y no me vengáis con que por lo menos lo han intentado y han hecho algo, por que para hacer las cosas mal, y encima con tal cantidad de dinero público, mejor que se queden quietecitos.

About Gisela Zita

10 thoughts on “Zaragoza, victimizarnos no es honrarnos

  1. Hola!

    Le habéis mandado el enlace d vuestro articulo al escultor? Tiene una web d muebles d forja. Tampoco estaría mal q registrarais por escrito vuestros comentarios en el ayuntamiento. Ciertamente, es un despropósito plantearlo así.

  2. 5 mujeres en el jurado y 3 hombres. ¿Cómo se les ha ocurrido elegir semejante chapuza de obra? Siendo yo artista, me avergüenzo aún más del arte cuando veo este tipo de cosas.

  3. Que fuerte me parece…¿que mensaje se está dando? Que somos víctimas, humilladas, débiles…que hay que protegernos. ¿Dónde está la mujer empoderada? ¿En que ayuda esta escultura de mier+++? Pues yo voy a escribir tanto al ayuntamiento como al escultor. Y creo que todas deberíamos hacer lo mismo. Es una verguenza.

  4. En general estoy de acuerdo con todo pero no con llamarnos supervivientes. Yo prefiero decirnos víctimas, fuimos y somos víctimas de abusos, de acosos y de violencias y eso para mí no significa no ser heroínas. Una persona puede ser víctima de robo pero no por eso ser pasiva o luego no retomar su vida en sus manos. En cambio superviviente me remite más a un accidente natural, un tsunami o terremoto y el machismo no tiene nada de natural.

  5. Podríais hacer una petición en change.org para que no pongan la “escultura”. Quizá funcione, o sino al ayuntamiento de Zaragoza, pero haciéndolo a través de internet puede que hagan más caso ya que les pone en vergüenza.

  6. Sigo siempre vuestros post con gran interés, pero lo siento, en este caso no puedo estar de acuerdo.

    La escultura, según tengo entendido, está convencida como “memorial”, esto es, para hacer memoria, para dejar huella, que no se olvide. Y la realidad es que ha habido muchas mujeres maltratadas y asesinadas. La escultura consigue representarlo. Es precisamente al señalar lo que ha pasado la forma en la que le das importancia, que se recuerde permanentemente como una gran vergüenza de toda la sociedad. Pensad en los monumentos al holocausto judío, al 11S…

    Si hiciéramos una escultura con una mujer empoderada, valiente, una heroína, sí, ayudaría a la causa feminista, pero no sería un memorial (hago paréntesis para decir que definitivamente deberían hacerse esculturas como las que propones en otros contextos), no representaría esas mujeres que no sobrevivieron, que no fueron fuertes, que tuvieron miedo ¿y quién las recuerda y las homenajea?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.