¿Pueden los hombres determinar qué es machista?

que es el machismo privlegio masculino privilegio de clase capitalismo
Ilustración: Sally Nixon’s

Te llega una invitación a casa para una cena de gala. La ganas en un concurso, o es un premio de tu empresa por aguantar los latigazos sin quejarte… Whatever. El caso es que te llega una invitación para una cena con altos directivos, miembros de la realeza, princesos y princesas… gente de bien y con pasta, mucha pasta, y ni siquiera tienes que pagar el esmoquin, así que decides ir.

Una araña de cristal cuelga del techo, salpicándolo todo de luz. Los vestidos largos y brillantes se deslizan a tu alrededor, bandejas llenas de exquisiteces minúsculas y copas de champán ruedan con elegancia entre los invitados, en una danza de lujo exorbitante. Y allí estás tú, incomodísimo con tu pajarita, rodeado de conversaciones sobre la adquisición de carísimas obras de arte, coches o chalets. Y sobre fútbol. Siempre hay fútbol.

argumentos contra el feminismo

Te toca cenar en una mesa redonda, con otros 9 comensales. Te da vergüenza decir cuál es tu trabajo (si es que lo tienes), así que te limitas a escuchar sus problemas. Y, llegando los entrantes, empiezan a hablar de sus empleados:

– Mi asistente es muy agradable y me lleva muy bien los asuntos, pero va y me pide ayer entrar media hora más tarde para poder dejar a sus hijos en el colegio. Que su mujer no puede, dice. Que se queda media hora más si hace falta. Pues que contrate a alguien, ¿no? Yo también tengo hijos y llego a mi hora.

– Bueno, ojito: el otro día me pasó la mía un comunicado del sindicato de la fábrica, que quieren cobrar las horas extras, y que si no, irán a la huelga. Como si se matasen a trabajar, ¿no te digo? Si hacen horas extras es porque no llegan a la producción en las horas de trabajo, ¿no?

– ¡Jajaja! Ya podrían hacer las huelgas a la japonesa, ¿no?

Todo el mundo ríe esa ocurrencia. Menos tú. Tú estás flipando. Tú, que cobras a comisión. O que no cobras. Tú, que trabajas más de 8 horas diarias por el sueldo base. Tú, que te has pasado los dos últimos años trabajando los fines de semana como si fueran días normales. Tú, que llevas siete años preguntándote si algún día te sentirás lo suficientemente seguro como para mudarte, formar una familia o yo que se, comprarte un coche. Tú estás escuchando BROMAS al respecto. Tú no te ríes. Respondes (aunque sabes que son 9 contra 1 y van a lincharte) con algo de timidez, aunque el cabreo se te nota en la cara:

– Bueno, no se… a lo mejor no son peticiones muy exageradas, ¿no? Son derechos laborales, al fin y al cabo.

Y te responden, ya lo creo:

-Hombre, chaval, no te sulfures, sólo era una broma.

– ¿Ya estamos con los derechos laborales? De verdad, es que ni en una fiesta puedo librarme.

– Pero bueno, si en mi empresa hay gente que me pide flexibilidad horaria porque está mal comunicada en transporte público. ¿De verdad les cuesta tanto comprarse un coche?

– Mira, yo no llegué aquí pidiendo que me pagasen las horas extras, ¿sabes? Será que no tienen derechos laborales. Hace veinte años esa lucha sí tenía sentido, pero ¿ahora? La gente lo que quiere es trabajar cada vez menos y cobrar cada vez más. Y eso no se puede.

– Estando como están las cosas, hay que tener valor de ponerse a pedir, ¿eh? Hay cosas más importantes ahora mismo, y mucha gente en paro que estaría encantada de llenar su puesto. Primero la empresa tendrá que llegar a niveles de antes de la crisis, y luego ya veremos.

– Lo que quieren es que les echemos para ponerse a cobrar el paro y no hacer nada.

Y tú no sabes por dónde empezar a explicarle, a gente que nunca vio su nevera vacía, que nunca temieron por su futuro; que comprarse un coche, contratar a alguien que lleve a los niños al colegio, no es tan fácil. Que con tu sueldo no te da para vivir. Que no tienen derecho a reírse así de ti, de vosotros. De nosotros. ¿Por dónde empezar? ¿Por el hambre? ¿Por el miedo? ¿Por la frustración? Ellos jamás lograrán comprender que tú no has tenido las mismas posibilidades, que no todo es cuestión de esfuerzo, que no todo depende de ti.

Nunca entenderán todo lo que has luchado, porque, para ellos, su puesto es fruto de su esfuerzo, y el tuyo, fruto del tuyo, lo que quiere decir que te has esforzado mil veces menos. Ellos tuvieron acceso a una educación que tú no podrías soñar, pero claro, que se hubieran esforzado más tus padres. No pueden comprenderlo, porque nunca han vivido con miedo.

Ellos son los opresores, y tú el oprimido. Incluso el que en realidad te caía bien y te miró con compasión. Ellos nunca lo entenderán. No pueden comprenderlo, porque no tienen experiencia previa de la que extraer empatía. Sin más.

Ésta es la razón de que un hombre no pueda determinar qué es machista y qué no lo es. Los hombres gozan de unos privilegios que las mujeres sólo nos atrevemos a soñar, y, como los ricos, son incapaces de verlos, sintiendo que su esfuerzo es comparable al de una mujer. Como los ricos, cuando le dices a un hombre que ha sido machista, se siente atacado, porque él no lo tuvo fácil, porque está donde está gracias a su esfuerzo, porque… bueno, haber nacido hombre no es culpa suya, ¿no?

privilegio masculino male tears machirulos
“¿Cómo voy a tener privilegios si a veces estoy triste?”
-Hombres blancos

Nacer rico no es culpa tuya, y nacer hombre tampoco. No es tu decisión. Y estoy segura de que, desde esa posición que te otorgó la vida, intentas comprender. Pero hay cosas que, sencillamente, te va a costar mucho comprender, porque la empatía se basa en la experiencia, y tú no la tienes. Como cis hombre blanco heterosexual, no puedes determinar qué es racista, machista, homófobo, tránsfobo,… Puedes hacerte una idea, si escuchas. Igual que esos ricos, si te escuchasen de una jodida vez.

Y a lo mejor, si te escuchases a ti mismo, te darías cuenta de que has utilizado alguna de esas frases de ricos contra la lucha feminista.

 

About Ro de la Torre

Aparejadora, actriz de teatro amateur, por lo visto ahora tengo un blog. No me resisto a nada que implique buena compañía y cervezas. La protesta pacífica no es mi rollo, soy más de tocar puntos sensibles. Me implico. Mucho. En todo.

26 thoughts on “¿Pueden los hombres determinar qué es machista?

  1. El artículo en sí me ha gustado mucho, una especie de regla de inversión que retrata muy bien la realidad cotidiana de las mujeres toda vez que nos atrevemos a denunciar una conducta machista, pero aplicada a una realidad clasista con la que muchos hombres pueden sentirse identificados, ofreciéndoles así la oportunidad de reflexionar sobre la opresión de género. Brillante.

    Pero creo que el texto tiene un problema semántico grave: “La empatía se basa en la experiencia, y los hombres no tienen experiencia previa (de opresión) de la que extraer empatía”. Me temo que este planteamiento es erróneo y peligroso.

    La empatía, por definición, es precisamente lo contrario, cuando una persona realiza una acercamiento “virtual” a una realidad que le es ajena, es decir, cuando trata de entender cómo te puedes estar sintiendo ante algo desde TU experiencia y circunstancias vitales, a pesar de que no coincida con las suyas. Cuando la otra persona comparte experiencias o circunstancias muy similares, entonces no necesita la empatía, simplemente “sabe” como te sientes porque ella ha pasado (y sentido) lo mismo antes.

    El problema, como bien enuncias en tu texto, es que muchas veces los hombres (y los ricos) se niegan a escuchar y por tanto no llegan nunca a ejercitar la empatía sobre nuestras problemáticas. Lastima que muchos no sean capaces de leer este texto sin una predisposición negativa, podrían sacar conclusiones muy valiosas de el si no fuera que ya el titulo les va a poner a la defensiva.

    1. Totalmente de acuerdo, era preciso hacer la matización, sino parece que el hombre blanco heterosexual carezca de empatía por no haber vivido las mismas circunstancias que una mujer, un homosexual, etc.

  2. Quiero primero agradecer vuestros artículos y segundo hacer una pequeña crítica al texto.

    En mi opinión los dos textos (el de apoyo y el de la reflexión posterior) incurren en el determinismo social, el primero de clase y el segundo de género. Estoy de acuerdo con que ambos existen y son claros creadores de desigualdad social pero no son muros infranqueables, a mi entender con dedicación y sinceridad se pueden ver alteradas las posturas iniciales.

    Soy consciente de que ambos sistemas existen y son imperantes por doquier, y creo en las luchas para detenerlos. La burguesía puede “aprender” a no denigrar a clases trabajadoras y los hombres a abandonar sus privilegios frente a las mujeres, por supuesto se necesita una confrontación fuerte para que esto suceda. El el primer caso, las luchas sindicales fueron muy importantes en el pasado, en el segundo caso por parte de los feminismos y sus luchas sucesivas ( y pienso que crecientes), personificados en las mujeres que viven bajo los ideales de igualdad.

    ¿Podemos los hombres (como individuos) determinar el machismo dentro de un sistema machista?

    Personalmente creo que es posible (y deseable) , a título individual y colectivo hacer frente a esta realidad desigual, podemos aprender una lógica igualitaria sin la experiencia vital de ser mujer. Si bien los feminismos surgen de mujeres, gracias a éstos podemos (los hombres) empatizar, entender, señalar y criticar tanto nuestras propias realidades como las que observamos en otros.

    Creo entender que la lógica del discurso del texto es, “el feminismo lo crean las mujeres”, a lo que estoy de acuerdo. Solo quiero apuntar que con ello, se crea un cuerpo teórico y una praxis que “los otros” podemos entender, reflexionar y aceptar como propios, pese a que las lógicas imperantes (machista y hetero-patriarcales) de nuestras corrientes históricas parezcan totalmente deterministas de nuestra identidad.

    Quiero creer que podemos asimilar una óptica contrahegemónica por raciocinio, modelando nuestra identidad al tiempo que cambiamos de prisma. Otro tema es si somos los hombres los indicados para “determinar”, soy más de la opinión de que no, no nos toca liderar la teoría ni práctica de las luchas feministas, pero podemos sancionar conductas, actos y situaciones de desigualdad, nuestras y del resto de hombres. Puede que como hombre, pueda etiquetarse esta posición feminista como intrusa, inapropiada o falsa, incluso como un acto de limosna de quien “ostenta el poder” hacia quien no, nada más lejos de mi intención. No soy el feminista perfecto, ni estoy libre de mi cultura, pero quiero creer que puedo escoger.

  3. A ver, respecto a la empatía:

    Parece que véis la empatía como una suerte de fórmula mágica por la que seré capaz de sentir lo mismo que otro si “me esfuerzo lo suficiente”. Pero no, no es así. La empatía, como la comprensión, requiere de experiencias previas en las que basar y establecer un paralelismo emocional. Así, si una mujer te dice: “Tengo miedo cuando voy por la calle” y tú eres un cishombrehetero, tienes dos opciones:

    – La compasión, que no es empatía. Se basa concretamente en “oh Dior mío no se cuánto estás sufriendo pero fijo que es muchísimo”.

    – Reírte, quitarle importancia. Porque tú no conoces el miedo sexual. Dirás: “Pero yo he tenido miedo a que me atraquen” y te diré “sí, yo también, no es lo mismo”.

    Sencillamente, si nunca has estado en una situación de impotencia, opresión y soledad semejante, no vas a poder comprenderlo. Si nunca tuviste “miedo en la vagina”, no lo comprendes, no empatizas. Pero se agradece el intento.

      1. Hola Luz:

        Pues ni idea, no se lo que siente un hombre blanco heterosexual que ha sido violado. Tal vez sus emociones estarían tan lejos de las mías que, aunque ambos comprenderíamos el dolor de ser violados, las emociones fueran casi opuestas. Los roles que nos asignan, el sistema en el que vivimos… son tan distintos, que no puedo imaginar lo que sentirá él. Puedo imaginar mucho dolor, puedo sentirlo con él. Pero si ese hombre reaccionase de una forma que no me espero, tendría que asumirlo, como tendría que asumir él mi reacción. Porque partimos de puntos increíblemente distintos.

        ¿Eso quiere decir que no podemos abrazarnos, llorar nuestro dolor, consolarnos o ayudarnos? En absoluto. Pero es posible que a ambos, a pesar de una experiencia tan similar, nos cueste comprender las emociones del otro.

        O no. A lo mejor se siente exactamente igual que yo. No lo se.

    1. Pues parece que la empatía que estás definiendo entonces es prácticamente un imposible. Ni siquiera dos mujeres oprimidas van a sentir lo mismo, ya que sus experiencias no serán iguales, porque son dos personas diferentes… A lo sumo sentirán compasión una por otra, pero jamás empatía, ya que hace falta vivir exactamente lo mismo, para sentir empatía.
      En fin, me parece que estás cayendo en una de dos 1. Usando una definición de empatía tan radical que se convierte en un imposible. 2. Subestimando la inteligencia emocional de los hombres, o de cualquier persona en verdad. Como hombre, no presumo de empatizar con las mujeres, pero  tengo mi propia experiencia de opresión (en el contexto familiar, pero no viene al caso explicar), en la que muchas de las cosas que mencionas aquí existieron. Y en base a estas experiencias puedo empatizar, no con todas, pero sí con varias de las experiencias que viven las mujeres.
      De todas maneras, y yendo al fondo del asunto, por qué es necesario tener una empatía perfecta para entender cuándo una situación es machista o no? Es un asunto que a mi me importa mucho, puesto que en mi vida cotidiana trato de identificar estas cosas todo el tiempo. Tengo varios amigos a los que ya los tengo cansados de decirles “qué comentario machista que hiciste” o “eso que estás haciendo es bastante sexista”, etc. Estuve mal todo este tiempo? No estoy habilitado para determinar ninguna situación machista? La conclución de tu razonamiento es entonces que no es posible erradicar el machismo, ya que jamás los hombres podremos determinar correctamente qué es machista y qué no, y es sabido que para el fin del patriarcado, es necesario que los hombres hagamos nuestra parte también.

      1. Hola Juan:

        No es necesaria la empatía más profunda para comprender que algo es injusto. Si bien lo más probable es que nunca llegues a sentir el “miedo sexual”, por ejemplo, puedes comprender que yo lo sienta (aunque no cómo se siente), y comprender que es injusto. Y puedes empatizar con la sensación de injusticia.

        Asumir que no siempre comprenderás en profundidad lo que siente alguien no quiere decir que asumas que nunca podrás comprender nada. Yo no puedo comprender completamente lo que siente una mujer negra, pero puedo escucharla, asumir lo que dice, defender lo que es justo.

    2. La empatía se define como la capacidad cognitiva de percibir lo que otro ser puede sentir, es decir, la capacidad para imaginar la situación de la otra persona y hacerse una idea de lo que puede sentir. Evidentemente una persona que ya haya estado en una situación parecida comprenderá mucho mejor como se siente la otra persona. Por ejemplo, si cerraras los ojos sentirías lo mismo que un ciego a nivel sensorial, pero a nivel emocional solo podrías hacerte una idea. Dependiendo de la inteligencia de la persona podrá imaginar de manera más o menos aproximada como se siente un ciego, pero nunca lo hará mejor que una persona que es ciega. Esto entiendo yo por empatía. Por otra parte, según tú interpretación de empatía, podría haber mujeres que nunca hayan experimentado ese miedo sexual, por lo tanto carecerían de empatía también. Es decir, para tener empatía has tenido que vivir previamente la situación, sino automáticamente careces de esta, aunque seas un hombre blanco y hayan violado a tu hermana, y ella te describa lo que pasó, solo sentirás compasión por ella, pero no comprenderás como se siente.

       

      1. Hola Carlos:

        La imaginación no sale de la nada. Efectivamente, para tener empatía es necesario tener inteligencia emocional e imaginación, pero ambas se adquieren gracias a experiencias. Hay quien tiene más, y hay quien tiene menos, pero no somos capaces de crear algo de la nada. Se pueden establecer paralelismos más o menos acertados, pero comprender algo que nunca se ha sentido… no. Esto no quiere decir que no podamos tratar de comprender, y acercarnos mucho.

        Por ejemplo: A medida que me voy haciendo consciente de mi propia opresión, voy comprendiendo un poco más el resto de opresiones. Hay cosas que hace 2 años me eran increíblemente ajenas, y que hoy veo como algo lógico, que cae por su propio peso. Acercarse a quien está oprimida ayuda en este proceso.

        Pero alguien que nunca ha tenido un miedo REAL al hambre, por ejemplo, verá mucho más fácil que quien sí lo tuvo el salir adelante. Esta gente que, cuando estás en una encrucijada jodida, te dice: “Tío, lo que tienes que hacer es ponerte a buscar trabajo, sabes? No te ralles.” Esa gente no ve la profundidad de tu problema. Y lo hace con la mejor intención, pero no lo ve.

        Cuando los hombres decís que “lo que tenemos que hacer es defendernos/denunciar/liarnos a hostias/pasar del tema; no estáis viendo la profundidad del problema. La ansiedad, el miedo, la angustia. Porque a vosotros, que el mismo maromo os piropee por la calle no os provoca lo que nos provoca a nosotras.

  4. No son situaciones comparables. La dominación masculina es incluso anterior al ser humano y en ocasiones difícil de percibir para ambos sexos. Por el contrario, las diferencias de clase son muy evidentes. Yo creo que un rico sabe perfectamente dónde está, y alguien alienado puede estar a favor del sistema capitalista siendo clase trabajadora, pero sabe que hay ricos y pobres. No tiene sentido que un pobre se ría de un rico por que no es tan rico como los demás y no explota a sus trabajadores. Pero sí hay oprimidas que se ríen de opresores potenciales porque no ejercen su opresión, y se usa la palabra “marica”, que no deja de ser otra opresión hacia la mujeres.

    A mí modo de ver, los hombres no somos capaces de percibir la opresión porque, además de no sufrirla, está muy incrustada en nuestro proceso de socialización. Sabemos que hay roles sociales, pero, salvo que hagamos un esfuerzo, no somos conscientes de que saléis perdiendo vosotras porque la mayoría de los tíos no se sienten privilegiados. Ahora, yo creo que los ricos saben que son privilegiados.

    1. Me sorprende lo que me escribes, Raúl.

      Yo he puesto un ejemplo super exagerado para que se entienda, pero es que he escogido este ejemplo porque justo conozco al típico cuñao meritocrático al que le ha ido bien y te mira super mal porque a tí no, sabes? Y no entiende que, aunque su esfuerzo ha estado genial, sin su suerte no habría hecho una mierda. Se cree que nació en el arrollo, o algo así, y nos habla como si no estar en el extranjero ganando un pastizal fuera culpa nuestra.

      Él no cree que sea privilegiado, cree que se lo merece todo, todo y todo, y que el resto de la gente es mierda. Es “rico” en comparación conmigo, por ejemplo. Nació en una familia unos cuantos escalones por encima de la mía, fue siempre a colegio privado… Pero eh, que se lo ha ganado, eh?

      Eso es un machirulo de manual, a parte de la representación vital de lo que he descrito en el texto. Es ambas cosas en una, fusionadas en una miríada de color.

      Hay ricos que saben que son privilegiados. Hay muchos otros que no.

      1. Eso sí, no te niego que haya gente que se justifique porque para ellos hay igualdad de oportunidades si salen ganando ellos. Pero que ojalá fuese tan fácil de ver que un hombre tiene más facilidades que una mujer, como que un rico lo tiene más fácil que un pobre. Yo tengo bastantes amigos a los que no les entra que las mujeres sufren machismo a diario. La mayoría se han quedado con que ahora pueden ser independientes y ya. Les es imposible ver que son privilegiados.

         

  5. No voy a poner en duda nada de lo que aquí se expone. Seguramente es verdad. Pero si esto es cierto nadie puede sentir empatía por la experiencia de otro y una mujer que no ha sufrido racismo, violacion o malos tratos no puede ponerse en el lugar de la que sí. Y por suerte la mayoría no ha tenido que pasar por ello. Eso explicaría porqué a casi nadie parece importarle que mueran mujeres casi cada día por violencia machista. ¿Me equivoco?

    1. Hola Enrique.

      Ni hombre ni mujer blancos pueden llegar a COMPRENDER, aprehender, lo que es el racismo. Hasta dónde está. Yo el otro día estaba leyendo las reivindicaciones de una mujer negra, y había una frase que le decían que yo pensé: “pero eso es cariñoso, eso no es racista!”. ERROR. Yo no puedo determinarlo. Hay cosas que comprendo, cosas que no. Pero racismo es lo que diga ella, mucho antes de lo que diga yo.

      Los asesinatos machistas: Una mujer que no haya pasado por una relación de violencia física tal vez no comprenderá lo que duele un puñetazo, pero el miedo, la sumisión, el no tener poder sobre la propia vida… eso sí lo hemos vivido todas, y eso sí lo comprendemos. Esa parte es la más difícil de explicar a los hombres. Creo que a la sociedad le importa tan poco porque, al no entender la parálisis que provoca ese miedo, el ciclo del maltrato o la dependencia emocional o económica, la mayoría piensan: “Si la pegaba, que se hubiera ido”. Y lo solucionan así, eh? se quedan tan frescos. Porque no nace la empatía de la nada.

  6. Me ha gustado mucho el planteamiento del artículo, si bien no comparto lo que en él se expone. A mi parecer los hombres son perfectamente capaces de identificar cualquier acto o conducta machista, siempre que hayan sido educados de forma igualitaria. Se trata de un problema de educación, no de condición o género.

    1. Higinio, nadie puede ser educado en igualdad hasta que no vivamos en una sociedad igualitaria. Cuando la sociedad sea igualitaria, las mujeres no tendrán que pasar por eso, y los hombres no tendrán por qué ponerse en su lugar.

  7. Aviso a navegantes:

    Son muchos los comentarios que he aprobado y respondido sobre el tema de la empatía. Me parece sano discrepar, pero en serio, EN SERIO: Que discrepemos no quiere decir que quiera o haya pedido ninguna explicación, ni la definición de la RAE, ni los doscientos cincuenta mil ejemplos que un montón de cuñados son capaces de poner. Nadie ha pedido explicamachos por aquí, amigos.

    Así que, si sentís la terrible tentación de contarme vuestra vida y envolverme en una discusión etimológica-retórica-dialéctica, os invito a que os hagáis un blog sobre las millones de formas de entender la empatía. O mejor aún: Sobre la vuestra.

  8. Estoy de acuerdo en que el machismo existe en todo el mundo y es uno de los problemas más graves. Y es cierto que muchos ningunean el problema como si se exagerase.

    Con lo que no estoy de acuerdo es con la afirmación de que los hombres ni lo entendemos ni podemos ayudar. No somos todos iguales. Algunos sentimos vergüenza ajena cuando en una noche de fiesta los moscones no dejan en paz a una chica que ya ha dicho mil veces que no, o cuando una mujer no gana lo mismo que un hombre, o no puede volver tranquila a casa, sólo porque es una mujer…

    El cambio que tiene que hacer la sociedad es profundo y lo tenemos que hacer todos y todas.

    1. Por supuesto que podéis ayudar, consulta el resto de artículos en los que os proponemos cómo antes de venir a quejarte de que te estamos discriminando, please. Puedes empezar por este, este, este, o este.

    1. Una mujer blanca y burguesa, jamás podrá saber lo que significa ser una mujer pobre y de otra etnia. Estamos de acuerdo que ya el sólo hecho de ser mujer te coloca en una posición de inferioridad, pero las cosas toman otra dimensión cuando te discriminan además por la clase social y el color de la piel. En estos casos, uno debe callar y escuchar a la otra parte, sin tener la arrogancia de creer que se tiene la solución a problemáticas que jamás se han vivido. Y te lo digo desde mi posición de mujer pobre, mestiza e inmigrante. El mundo es supremacista blanco, es un hecho y es la razón, por lo que los conflictos raciales dentro del mismo feminismo, son cuasi anecdóticos. De no haber tenido piel clara, mi suerte hubiese sido mucho peor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.