Cuando te hace gracia la palabra «heteropatriarcado» #LoveIsLove

7d38c3253cd4f915e4f2295ff287ad6a

El atentado de Orlando dispara la islamofobia

El pasado 12 de junio, 49 personas fueron asesinadas y 53 resultaron heridas en el club LGBTIQA+ llamado ‘Pulse’ de la ciudad de Orlando, Florida. Fueron tiroteadas por un hombre homófobo que poseía un rifle AR-15 semiautomático. Ahora bien, casualmente ese hombre también era musulmán, lo que ha hecho saltar todas las alarmas del sistema. Han visto justificable usar la islamofobia en todos los titulares o noticias de prensa.

Alberto Garzón (IU) escribió un tweet al respecto dando su apoyo a las víctimas de Orlando. Y también a las dos mujeres asesinadas en las últimas 24 horas. Añadió que eran víctimas de la misma lacra: el heteropatriarcado. Esto armó un gran revuelo cuando diferentes medios comenzaron a ridiculizar sus palabras. La prensa prefería seguir usando reclamos islamófobos antes que reconocer que estos crímenes también eran obra del patriarcado. Lamentablemente, muchos de ellos incluso no conocían este término. Y no me extraña, ya que hasta en los debates políticos previos a unas elecciones, no le dedican a la violencia machista ni 30 segundos.

La supremacía del heteropatriarcado

El heteropatriarcado, amigos de la COPE, es un sistema que da la supremacía al género masculino y a la orientación heterosexual creando así, homofobia y misoginia. Y si a esto le sumas que en EEUU cualquiera pueda poseer armas: el odio mata.

También es importante recordar que cuando un católico comete un asesinato, ningún titular nombra a qué religión pertenecía. Pero al ser el asesino musulmán, tenían la oportunidad perfecta para fomentar más discriminación. No obstante, aunque se tratara de un ataque de un grupo radical «islamista», habría que llevar a cabo un análisis mucho más profundo sobre por qué han elegido a ese grupo de personas homosexuales y por qué todas las principales religiones comparten el mismo rechazo a la diversidad sexual.

El odio mata

Tras esta tragedia, en lugar de rezar, lo único que podemos hacer es reflexionar sobre por qué se siguen cometiendo semejantes crímenes. Y por qué nuestro sistema no acepta que seguimos siendo personas independientemente de nuestra orientación sexual. Por lo tanto, merecemos el mismo respeto y los mismos derechos que cualquier persona heteronormativa.

No nos confundamos, yo no soy Orlando. No soy ningún territorio estadounidense que permite la venta de armas a cualquier persona como si fuera un derecho, ni ningún territorio que abandera una ley por la cual las personas homosexuales no pueden donar sangre desde 1983. Yo soy Edward, Staley, Eric, Amanda, Luis, Shane, Kimberly, Paul, Christopher… y las otras cuarenta personas que fueron asesinadas por su orientación sexual a manos del heteropatriarcado.

#LoveIsLove.

About Roaznar13 ♀

Estudiante de psicología. Feminismo. Política. Viajes. Fotografía. Libros. "Those who do not move, do not notice their chains" (Rosa Luxemburgo).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.