Soy mujer y tengo pelos, qué pasa

no depilarse las mujeres tenemos pelos
Fotografia de la artista sueca Arvida Byström

La primera vez que me depilé con cera me salió sangre. Me dijeron que era normal y yo pensaba: ¿es normal tener que sangrar para que no me insulten? Al parecer, sí. Es normal. Os podría intentar explicar el trauma de tener once años y que te quemen, que den un tirón y se te salten las lágrimas. Mirar a un lado, ver sangre y decir: ¿mamá? Y que tu madre diga: a mí también me pasa, hija, LO SIENTO, has salido a mí con los pelos. Ver a tu madre sintiéndose culpable y mal por el simple hecho de que has salido a ella en algo. Algo tan normal y natural como tener pelos.

La depilación y la asignación el género «mujer»

Recuerdo perfectamente la cara de sufrimiento de mi madre aquel día, porque me veía pasarlo mal pero sabía, o creía, que era lo mejor. Que era la única manera. Que la depilación es una obligación que viene con la asignación el género «mujer» y que lo pasaría peor si alguien me veía con pelos y se burlaba. El ser una cría que todo el cuerpo te está cambiando y tener miedo a que te vean las axilas o las piernas.

Ahí empiezan los «no, paso de bajar a la pisci, mamá», mirar de refilón quitándote deprisa la camiseta por si alguien te ve. Que te digan: tienes que volver a depilarte. Y pensar desesperada que no quieres, que no, que no puedes, que es horrible, no te gusta, lo pasas mal. Pero vas, porque el miedo y la vergüenza son mayores. Y aprietas los dientes, porque qué otra cosa vas a hacer.

Y te dicen que es lo normal, y creces con eso, con el verano siendo un infierno cuando era la mejor parte del año y muchísimos complejos. De verdad: es un jodido trauma. Y se lo hacemos a todas las niñas de nuestro santo país, de nuestro santísimo Occidente. Les decimos hasta que se lo creen que es higiénico, algo que ha sido probado muchas veces como mentira. Decimos que un cuerpo con pelos es feo, asqueroso. Si sales a la calle con pelos, algo natural que sale de ti, lo mínimo que te dicen es guarra.

¿Por qué nos depilamos?

¿Por qué nos hacemos eso? Muchas mujeres me han dicho que lo hacen porque quieren, que no están obligadas, que si quieres puedes salir a la calle sin depilar. Pero es mentira. Es mentira porque si sales sabes que te vas a enfrentar a una sociedad que te tachará de guarra, de loca, de lo peor.

Es mentira, porque desde pequeñas nos enseñan a que eso es lo que hay, que es el único camino. Algo con lo que tenemos que convivir porque es así. Porque así lo quiere la sociedad, y punto. E internamos esos argumentos que son falacias hasta obsesionarnos, hasta mirar con lupa hasta el último pelo que tenemos. Mientras que en la televisión, en el cine, en las revistas no vemos ni veremos nunca una mujer con pelos, ni siquiera en los anuncios de depilación. Hasta que llega un punto en que parece que lo natural es no tenerlos y no al contrario.

De esa forma los hombres idealizan nuestros cuerpos, sienten asco si nos ven con pelos porque al fin y al cabo es algo que nunca han visto, algo que nadie les ha mostrado, como si fuera horrible. Cuando solo son pelos.

La depilación no es una elección, es una imposición hacia las mujeres

(Y aquí alguien podría decir que también es, hoy día, hacia los hombres, pero no he visto a nadie reírse ni burlarse de un hombre por llevar pelo en la cara o en las piernas). Es una imposición patriarcal que pretende sólo hacer más bello según unos canones el cuerpo de la mujer, hasta el punto que sentimos asco de nuestros pelos y de los de otras mujeres, hasta el punto que tenemos complejos y miedos.

Nada que crea tantos complejos, tantos miedos y sufrimiento en niñas puede ser bueno. Nada. Y la depilación crea todo eso. Reivindiquemos el derecho a mostrar nuestros cuerpos como son, sin miedo a que el patriarcado se nos eche encima.

About AlbaMetafora

Feminista, me quejo mucho por Twitter, a veces me da por reflexionar y la mayor parte del tiempo solo digo tonterías.

31 thoughts on “Soy mujer y tengo pelos, qué pasa

  1. Yo al final, casi en secreto, porque me parece que he traicionado a todas las mujeres con pelos del mundo, me he hecho la depilación láser, así he acabado con una tortura y mi gran complejo gastandome una pasta. Ahora no sé qué voy a decirle a mi hija: – no pasa nada por tener pelos, es natural, aunque yo no podía con ellos, sé todo lo valiente que yo no he sido. 

    Así que antes tenía pelos y vergüenza, y ahora q ya no los tengo siento también vergüenza y un poco la sensación de que mis miedos y complejos sociales se han impuesto sobre mis discursos ideológicos

    1. Lo importante, creo yo, es que hagas lo que hagas sea lo que realmente quieres hacer. No se debe juzgar por tener pelos, igual que no se debe juzgar por no tenerlos. Es nuestro cuerpo, y la lucha es por hacer con él lo que nos dé la gana. Llevarlo peludo, llevarlo depilado, llevarlo lleno de tatuajes, llevarlo como sea, pero llevarlo siempre y ante todo con amor y libremente. Y que a nadie más le importe, sólo a nosotras.

  2. Pues yo tengo un sindrome relacionado a mis ovarios, lo que hace que ciertas hormonas se “aloquen”. mis piernas tienen  3 veces mas vello de lo normal,  axilas, cara, pubis, , en fin… realmente entiendo lo horrible que es que se te queden viendo en la calle por el simple hecho de ser una mujer “con pelos de hombre”, lo único que realmente suelo depilarme es el bigote y la cara, los brazos los escondo igual las piernas, por que lo hago? por que si fuera quien soy realmente ni empleo tendría. Que triste no? no poder ser quien eres. Hasta en mi casa, las frases de mi hermano de “ya depilate” “ay Jimena pobre de tu novio”, y le digo si no me importa a mi por que tendria que importarle a los demás?

    1. Jimena, me parece muy valiente tu comentario. Y debes saber que yo, que soy hombre, y a muchos como yo nos encanta el vello natural en las mujeres, nos parece delicioso y excitante. Un beso!

  3. Estoy completamente de acuerdo, valientes!!

    Por cierto, de los hombres que tienen vello en la espalda y los hombros o demasiado vello en pecho y abdomen también se ríen o te dicen que les das asco o que pareces un “puto oso, mono, etc.”. Lo digo por experiencia.

  4. Yo crecí acomplejada por mi piel. Desde los 11-12 que tengo estrías, aparte de pésima cicatrización y de los vellos que se me encarnan. Crecí luchando contra mí misma y odiando a mi cuerpo por no poder entender por qué es tan difícil. Usando hasta 3 cremas distintas después de bañarme, depilándome con cera, con máquina eléctrica, afeitándome. En fin, hice de todo  y me banqué el dolor de una depilación láser que me quemó por negligencia de la doctora y ahora tengo cicatrices que me deprimen aún más.  A esta altura de la vida no me molesta el dolor, me molesta que hasta eso sea inútil.
    Sé que los cánones de belleza cambian y que no son más que mentiras que los medios venden. De todos modos, una parte de mí quiere amoldarse a eso porque es lo que mis ojos ven como belleza, aunque no discrimine a los que optan por ser como son. Ya no solo se trata de mi cuerpo, sino de mis ideas, y ambos entran en conflicto a menudo.

  5. Fuck the patriarcado!! Más educación de género y menos mierda en la cabeza. Ojalá lea mucha gente tu reflexión. Me solidarizo totalmente aunque nunca haya tenido que pasar por eso.

  6. Una feminista gallega, muller ata a cona, comentaba el otro día en su blog que el hecho de ir pintadas, con minifaldas, depiladas … también entraba dentro de la libertad femenina, que cada una iba como le salía del c… . Es una perspectiva interesante si lo pensamos, porque el hecho de criticar el sometimiento femenino a cánones machistas acaba a menudo culpándolas a ellas, y también es algo q entra en la categoría de invasivo. Yo personalmente soy partidario de q cada una haga lo q quiera siempre y cuando conozca las repercusiones de lo que hace, el sinsentido de la depilación o el tacón de 20 cms por ejemplo, y eso es una labor q abordais muy bien en este blog, el ir al fondo del asunto.

    Más allá de esto…, lo de las auto lesiones es un problemon de la leche, parece q no molas si no vas depilado de cuerpo entero, cargado de esteroides, hipertatuado o con aros hasta en el rabo, pero solo es -mi- opinión.

  7. Olé, olé. Ojalá se VISIBILIZARAN los pelos y otras tantas cosas NATURALES en la mujer: tetas caídas, pecho plano, que la regla existe, que la maternidad existe y a veces hay que llevar un bebé a sitios insospechados (ojo este último dato: si llevas a un bebé a un congreso, puede que piensen “que lo deje en casa, y si no puede porque está amamantando, que vaya a otro congreso el año que viene…”; si un hombre se lleva un día un bebé al trabajo, quizás se compadezcan y le ayuden, e incluso piensen “hoy no le ha quedado otra, pobre”). Que cada uno haga lo que le dé la gana. Ja, ja, ja, este tema puede dar para un post, si lo escribís espero no perdérmelo.

    Pero sobre la estética, si se viera de TODO, los cánones seguirían existiendo, no digo que no, pero fijaos: como se ven lorcitas más a menudo que pelos, si tienes barriguita seguro que nadie te mira tan mal como si vas sin depilar.

    En efecto, hace falta que nos depilemos menos a menudo (ahora lo de sufrirrrrr oye, que puedes pasarte la cuchilla). Aunque sea por contribuir a la causa. Y por puro feminismo, aunque al mismo tiempo LUCHAMOS por el derecho a hacer lo que queramos, yo no me pondría TETAS. Una hace lo que quiere si lo que quiere está normalizado (visibilizado).

  8. Pues yo este verano he renunciado a depilarme la entrepierna que, peluda lo es un rato, y he optado por ponerme pantalón corto (esos que venden en Decathlon para los deportes de agua) y arreando que es gerundio. Se que los tapo, que no quiero que me los vean pero no tanto por vergüenza, sinó por tener que ir dando explicaciones sobre porqué sí o porqué no.
    Y las axilas y las piernas otro tanto: como soy como la osa, peluda y hermosa, me puedo hacer hasta trenzas, así que para evitarme los comentarios, adiós con ellos. Aunque debo añadir que me depilo una vez en todo el verano y a vivir.
    Es jodido tener que rendirte a ello, porque sabes que es injusto pero no sabes cómo combatirlo. Yo soy feliz con mis pelos, y aunque en casa nos cachondeamos mucho de ello (sobretodo en invierno), no les veo nada malo. Vamos,¡ que están allí por algo, leñe!
    Lo mismo pasa con los pelillos en la cara. A mi me gusta tocarme la cara y sentirla suave por lo que, cuando sale algún pelillo rebelde, lo exilio a la papelera pero, ¿quién soy yo para decirle a otra mujer que se deshaga de ellos si no quiere? Pues eso, que no somos nadie.

    Por cierto, bonito bloc, el vuestro. Lo he descubierto hoy mismo y me gusta mucho. Me quedo 😉

  9. Me ha gustado la entrada, tengo 21 años y he recordado lo que me pasó a mi. Cuando empezaron a salirme pelos en las piernas estaba ya en la ESO y una amiga me dijo qje me depilase, mis padres no querían que lo hiciera, me lo prohibían, creo que es el único error que han tenido al criarme, pues me tomé como acto rebelde el depilarme, pero a mi no me gustaba y lo pasa realmente mal, lo veía absurdo y mis padres me daban la razón en que era absurdo, pero los niños son “crueles” y me miraban muy mal las compañeras de mi equipo si llevaba pelos así que me depilaba de vez en cuando, en bachiller ya pasaba más del tema y ahora me hago ocasionalmente cuchilla, pero quiero luchar por normalizar el pelo y me siento tonta cuando me depilo, ahora entiendo a mis padres cuando intentaron enseñarme que el pelo era normal, pero muchos de mis amigos no lo ven así y eso que somos un grupo “alternativo y rebelde” en nuestro pueblo.
    Buena entrada 🙂

  10. Y perforar la orejas de las niñas, y ponerlas a dieta, y vestirlas de princesa, y el moreno obligatorio, y las medias, tacones, cremas, maquillajes, hidratantes, anticeluliticos, anillos, pulseras, laca de uñas, tintes, aceites y hasta tatuajes para estar al día… el mundo femenino es tan extraño y complejo que no puedo entenderlo. Supongo que con la edad se aprende a elegir y a pasar de lo que piensen los demás?

  11. gracias !! me hace bien leer sobre el tema. . . todavía padezco dejarme los elos, pero soy fuerte y cada vez me importan menos las opiniones. Un fueerrrte abrazooo :: : : : :::: : : : : : :: ::: : :

  12. Yo soy hombre, heterosexual, de México, y de verdad he llegado a lamentar varias veces el no haber vivido en los años 70s. Me encantan las mujeres velludas, me atraen mucho pero en estos tiempos que le han vendido a la gente la idea de que los vellos en la mujer son anti-higiénicos y anti-estéticos mi gusto ya se ha vuelto una fantasía. Obvio, quienes han convencido a la mayoría de la gente de que el vello femenino es malo, son empresas que han ganado mucho dinero con los negocios de depilación.

    Ni hablar, a seguir buscando alguna novia que esté harta de depilarse y se sienta cómoda siendo velluda, porque lo primordial es eso, que ella se sienta cómoda. Por eso tampoco he presionado a nadie para que deje de rasurarse o depilarse si no se siente cómoda. Oh, gloriosos 70s! : (
    : )

  13. En la Era Contemporánea es un cánon de belleza en el cuerpo de la mujer; pero no uno cualquiera, es uno obligatorio Quizá una mujer, por no cuidarse o por genética, esté rellenita, pero de seguro no la criticarán (quitando los casos de bullying, los cuales no son por ser mujer, sino por ser distinto/a a lo que se espera) o la mirarán con cara de asco En cambio, si va con barba, obviamente la gente la mirará von desprecio

  14. No quiero, no quiero depilarme… no puedo dejar de pensar en ello, y al mismo tiempo en todos los complejos que tengo por los mismos pelos, que soy super velluda, y ya me lo ha dicho hasta mi madre, que me depile. Pero no quiero, no quiero depilarme. Asi que he reelido este articulo, para darme fuerzas, y recordar por lo que lucho y siento, ya que en mi entorno, no conozco a nadie que sea “al natural”
    Espero ser lo suficientemente fuerte para no ceder a ese canon de belleza!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.