Me declaro en guerra contra el patriarcado

lucha feminista autodefensa feminista
Ilustración por Debi Hasky

¡Este cuerpo es mío!

Lo reclamo con gritos porque nací y me lo arrebataron tapándome la boca con sus mitos. Y no me voy a disculpar si les estallan los tímpanos.

¡Soy mía!

Mías son estas manos, con las que voy a escalar montañas y cavar túneles para ver la luz del sol. Con las que destrozaré techos de cristal y cogeré de la mano a mis hermanas, para que sepan que no están solas, y aunque no estén justo a mi lado nunca las dejaré atrás.

Mías son estas piernas, que aunque débiles, correré con ellas hacia la libertad y romperé las rejas aún sí por el camino se me cruzan cien mil más.

Míos son estos hombros, en ellos cargo todo el peso de este corrupto mundo, pero llevo ahora a mis compañeras cada vez que se quedan sin fuerzas para seguir en el camino.

Míos son estos ojos, con los que veo demasiado terror y a veces duele tanto no poder (ni querer) cerrarlos ya. Y veo la rabia en sus miradas, la fuerza que dice aún sin palabras, que esta revolución no ha hecho más que empezar.

Mías son estas alas, con las que conseguiré volar aunque hayan intentado y logrado cortarlas tantas veces ya. Porque como mi piel, cicatrizan con cada lágrima, con cada carcajada.

Y reclamo a gritos, porque el silencio nunca hizo más que clavarme cien mil cuchillos en el pecho. ¡No hizo más que matarnos!

Y grito, para despertar a aquellas que todavía, obligadas, son bellas durmientes. Porque mi cuerpo y mi alma, aunque eternos y fuertes, fueron tocados por manos como rifles.

Porque soy mi propio hogar y siempre lo fui. Aunque al nacer me convirtieran en un campo de batalla donde no puede quedar nadie vivo y solamente estoy yo. Con mis dedos como armas, con el conflicto en cada centímetro de mi piel.

Porque no pertenezco a nada ni a nadie, mas si lo hiciese, sería de la Tierra que al igual que el agua, me dio vida.

Porque no quiero dejar de luchar, y no quiero morir sin verlas a todas ahí fuera con los nudos desatados, con las cadenas enterradas.

Me declaro en guerra, contra aquellos que viven en paz mientras nosotras caemos a precipicios de odio y olvido, de miedo y quejidos.

Somos invisibles, si, pero de esa manera jamás podréis vernos venir.

About Thalía

''Demasiado joven'', ''no sé nada de la vida'', pero lucho junto a mis hermanas para recuperar lo que nos quitaron.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.