Pariendo amor propio

no mo child free discriminación a las no madres
Ilustración por Cloudy Thurstag

Han pasado pocos días desde este acontecimiento y sigo molesta. Debería estar en este preciso momento escribiendo mi tesis de magister, pero no, debí detenerme y escribir lo que me genera molestia, porque lamentablemente el silencio y tranquilidad que armé para poder avanzar en la tesis, es un excelente caldo de cultivo para recordar una y otra vez la mañana de hace dos días.

Iba rumbo a la consulta, tenía paciente y estaba bastante justa de tiempo…ante eso me contacté con un UBER para poder llegar lo antes posible. Hasta ahí todo figuraba como un día bastante normal. Al llegar este hombre a buscarme, fue extremadamente simpático. No habían pasado dos cuadras y ya estaba hablándome de la vida. Se alegró mucho de que fuera psicóloga, él me dijo que había vivido muchos años en Nueva York y que sabía mucho de psicología, había leído a Perls y era un fanático de la Gestalt, la conversación parecía interesante. Él me hablaba de lo intelectual que era, de sus intereses por el budismo -tema que también era de interés para mi- y otras cosas del tipo.

10 minutos en el auto, hablando de la existencia, no había estado mal. Tan sólo quedaban 6 cuadras para llegar a mi trabajo, hasta que este hombre tan moderno e intelectual me pregunta “¿quieres ser madre?”. Después de esa pregunta el viaje se hizo eterno.

– La verdad, no lo sé…ahora no quiero ser madre, estoy muy contenta con mi vida como está- respondí

-¿cómo? Pero qué estás diciendo…- el hombre comenzó a subir la voz- ser madre es lo más hermoso del mundo- Respondió, creo que jamás había escuchado esa frase con tanta violencia como en esta ocasión.

-Si, yo trabajo con muchas madres, admiro la maternidad, soy doula, adoro los bebés… ¿y sabes? Siento de todo corazón que seré feliz con o sin hijos- Respondí, todavía sentía que seguíamos en la conversación con altura de miras que habíamos tenido previamente.

-Ah claro, ¿pero porqué crees qué ser mamá es algo malo? ¿por qué no te gusta?- Me respondió molesto, con tono peyorativo.

-¿cómo? ¿Cuándo dije que no me gustaba?…- sentí una incomodidad muy grande, esa que se siente cuando sabes que te atacan y que al mismo tiempo no te escuchan. Esa molestia de ser enjuiciada sin que te lo esperes. A esta altura mis palabras parecían no emitir sonido alguno- doble aquí por favor- el hombre completamente molestó dejó de seguir las indicaciones del GPS.

-Tú y las mujeres de tu generación…ven la maternidad como algo malo, no entiendo eso- seguía diciendo el hombre, sin escucharme, levantando la voz, hablando rápido, casi sin respirar.

Una parte de mi tenía deseos de seguir tratando de explicar su punto de vista, defenderlo y otra quería quedarse callada, porque comenzaba a sentirse amenazada en esa situación, comenzó a aflorar el miedo, ya no era sólo molestia.

-No digo que no quiera ser madre, te digo que no es mi deseo serlo ahora, amo mucho a mi pareja y por mi está muy bien si podemos seguir un tiempo más siendo sólo nosotros dos antes de tener un hijo.

-¡¿qué?! Si tu amaras a tu pareja como dices tendrías un hijo con él, esa es la mayor muestra de amor, ¿acaso no eres psicóloga?, deberías saber estas cosas- seguía gritando, ahora también me enteraba que mi amor no era lo suficientemente “real” si es que no tenía un hijo de por medio.

-Entiendo tu punto de vista, pero…- no pude seguir, él seguía sin escuchar e interrumpiendo cuando yo intentaba hablar

-A ti no te queda tiempo, ya pronto cumplirás 30 y ya no es edad para que tengas hijos después. Te aconsejo que hoy le digas a tu pareja “si me amas, tenemos que tener un hijo de aquí a los 30”- me habría reído de ese consejo, que poco tiene que ver con algo que yo haría, pero el hombre estaba tan violento, que en mi habitaba el miedo.

Detengámonos aquí, porque es aquí donde la cosa se torna completamente surrealista, se trataba de un hombre que hace minutos hablaba acerca de su apertura mental, de su despertar espiritual, de su crítica izquierdista frente a un modelo social lleno conservadurismo frívolo. Y ahora me sentía hablando con el Dios y defensor de la familia, que incluso se atrevía a opinar respecto a mi fertilidad. Cuando dejó de dirigirse a mi persona y comenzó a hablar con una especie de reloj al cual con cada segundo perdía fertilidad, sentí mucha rabia, podía sentir mi útera inflamada, en ese momento menstruante, con mucho dolor…como si me dijera. “siénteme, eres fértil, eres creatividad permanente…no tomes en serio esto que él dice”, pero la voz de este hombre me violentaba, sus palabras no eran sólo las suyas, eran también las de tantos otros que también me han mirado como si fuera una especie de anticristo.

Estoy tan cansada de esto…

Me quede callada, no quise seguir discutiendo, le dije algo así como “de todos modos creo que seré madre pronto”, solo para que se quedara callado, él sonrió, y respondió “si, yo también creo que lo serás”. ¡¿Qué es eso?! Estoy segura que si hago una encuesta de todos los hombres que se han subido a su auto a NINGUNO le ha preguntado acerca de si quiere ser padre, ni lo cuestionaría si la respuesta es “no”.

Al bajar del auto me dijo “un gusto conocerte, no siempre se encuentran mujeres inteligentes para hablar”- y se fue, yo tiritaba de rabia.

Durante mis 28 años el patriarcado se ha encargado de desvalorizarme de tantas maneras…y cuando al fin he logrado amarme y amar mi cuerpo, que por tanto tiempo castigue por no asemejarse lo suficiente al estereotipo de belleza, la vida me muestra una nueva etapa, un nuevo obstáculo, es como si en la voz de este hombre se expresara “bien, eres lista…estas bien contigo misma y además eres exitosa, pero no lo suficiente, no serás lo suficientemente valiosa hasta ser madre…y ojalá estar casada también”– encontrándome frente a frente con ese nuevo fantasma.

Esa noche me miré desnuda frente al espejo, puse música y me sonreí, acaricié todo mi cuerpo con aceite de coco, para que cada parte de mi supiera que no necesita ser madre para ser valiosa, para ser amada y amar, para trascender, para sentir. Intentando perdonarme por no sentir ese instinto maternal tan fuerte que me haga querer embarazarme en este mismo segundo.

Y hoy, dos días después, lo escribo…porque mi voz no fue escuchada ese día. Lo escribo, para que de alguna manera pueda terminar mi día sintiendo que en algún espacio de este patriarcado existe un lugar para mi voz y la de otras mujeres que como yo estamos cansadas, pero sabemos que somos sinceras con nosotras mismas y no nos forzamos a cumplir con mandatos que no sentimos.

No he parido a ningún bebé…pero ahora estoy pariendo amor propio sin parar.

About Carola Fernández

Amante del arte, la meditación y el té...me encanta escribir y dibujar. Psicóloga, facilitadora de círculos de mujeres y Directora de Woman Wise (www.womanwise.cl)

9 thoughts on “Pariendo amor propio

  1. Hola Carola,

    Lo primero en decirte es q creo q sé lo que sentiste, y siento que hayas pasado por esa situación. Porque yo tengo 32 años y ,afortunadamente, no tengo hijos. Aunque ninguna de mis amigas de mi misma edad los tienen tampoco. Pero bueno.

    Sin ánimo de pensar que yo me habría vuelto muy valiente en esa situación, mis palabras habrían sido muy diferentes, como “Quién coño se cree usted que es para decirme lo que tengo o no que hacer con mi vida?” Esa frase habría caido sí o sí.

    La verdad, he padecido situaciones similares en cuanto a gente preguntandome xq no keria hijos, pero siempre gente q yo conocía, el hecho de q acabaras de conocer a ese señor hace 5min y se atreviera a decirte lo q tienes q hacer, como si fueras una cría sin rumbo.. Ah, y espera! te dijo hasta a q edad tienes q empezar y q vas tarde! Pregunto, te fijó fecha en la q acostarte cn tu novio tb? Alguna en la q la luna te ayudara cn la postura o el sexo del bebe? No doy crédito, de verdad.

    Y que” si quieres a tu novio tendrias un hijo cn el?” Seguro que conducía un taxi y no un burro? Porque le pega mas con sus ideas de australopitecus. Ese no conoce las parejas q tienen crios solo para q no se les rompa una relacion q ya esta rota, y q los usan para sus propios fines.

    A mi me han llegado a llamar egoísta por no querer tener hijos. Si, una de las cosas mas estupidas q habre oído nunca. A lo que yo la respondí,” pues que egoista eres tu, que habiendo niños abandonados en el mundo decides tener el tuyo solo para q lleve vuestra misma carga genética”

    Es como si yo te dijera a ti Carola, qué egoista eres porque has elegido ser psicologa cuando lo q hacen falta en este mundo son doctores voluntarios de Acnnur. Ah, me dirias,”pero es q yo elijo la profesion que quiero, xq me gusta, me siento útil ejerciéndola y va a ser mi medio de vida durante toda mi vida, asi q la tengo q amar” Pues hay q extrapolar la misma idea a la maternidad; es para toda la vida, la tienes q amar y te tiene que llenar, si no lo hace, no es tu camino. Asi lo veo yo.

    Siento la chapa, y espero que todo mejore, solo hay que mirar que ya se escriben muchos post sobre mujeres con las misnas ideas, vease tb Hellen Mirren o Jennifer Anniston. Esto es como cuando se luchaba por los derechos de los negros; la sociedad se acabará acostumbrando, solo es cuestión de tiempo.

    un saludo!

  2. Lo triste es que en mi caso no han sido hombres los que me atacan con este tema, sino más bien mujeres enfadadas cuando digo que no quiero bebés, me dicen que me falta madurez y crecer (tengo 24 años) y dicen que cuando esté casada ese “deseo” va a nacer en mi solo por que soy mujer. Me da rabia tratar el tema, la gente piensa que soy una feminazi sólo por que no quiero bebés AHORA y pie San que voy a morir triste. Quiero que si cambio de opinión en un futuro sea por mi, no por todas esas mujeres que me acusaron de promover antivalores familiares este tema me cansa mucho…

    1. estoy de acuerdo con Sabri, lo de menos es la conversación sobre un tema concreto, lo que importa es que ese tipo te quería imponer sus pensamientos, que se vaya a la mierda, ¿de verdad no le puedes decir a un conductor de Uber que esté en silencio y te deje en paz? ese sería el problema, si una mujer no le puede decir a un conductor de Uber o a un taxista que está hablando de temas personales sobre los que no debe hablar es que algo ocurre, y no es el tema de conversación precisamente (podría ser otro tema y pasaría lo mismo)… ¿Y no se puede denunciar esto a la empresa UBER con todos mis respetos? (es que me ha pasado algo parecido, no te creas, y soy un chico) mirar a ver si podéis pedir que el conductor del coche sea mujer, por ejemplo hay empresas de taxi por teléfono en las que se puede pedir que sea una taxista mujer la que conduzca… (si la cliente es mujer, se entiende, porque sino igual es la taxista la que pase el miedo…)

  3. Entiendo perfectamente tu sentir, me pasa habitualmente  estoy por cumplir 38 años y he decidido no ser madre, no es algo que vaya en mi . Prefiero eso, ser honesta conmigo misma, que mentirme a mi y al mundo. He tenido que escuchar de todo, desde soy casi un monstruo hasta que ” es que no sabes , es lo mejor que te puede pasar” , antes me desgastaba discutiendo pero he optado por responder… “si..no lo sé, pero tampoco lo quiero saber”. La gente no es capaz de entender que la plenitud y la felicidad y que uno se sienta completa , no pasa por necesariamente por tener un hijo. Tengo sobrinas, con eso me basta. No todas las mujeres sentimos esa necesidad y lo peor es que uno se tenga que justificar ante el mundo ( incluso con amigos ). Ahora cuando me cuestionan por eso simplemente respondo “preocupate de tu vida, que yo me preocupo de la mía”

  4. Tengo 3 hijos. El 1ro a los 31 por pedido de nuestras familias. Y la religion de por medio. Luego los otros dos,los amo. Ellos ninguno quiere tener hijos y reapeto sus vidas. Trabajan y la mujercita sigue estudiando. Soy feminista.

  5. Por ahí leí un comentario que no sólo han sido hombres los que acostumbran a realizar estos comentarios, a mí me ha pasado con mujeres, muy queridas, amigas y ha sido muy doloroso tratar de hacerlas entender que no quisiera aún ser madre, que estoy en un trabajo interno y de disfrute junto a mi esposo, quien a pesar de tener 15 años más que yo no se siente apurado a pesar de la presión que también recibe. A veces me pasa que me siento muy confusa frente al desear o no tener hij@s, pienso que quizás algún día podría nacer las ganas o entusiasmo por la maternidad,  pero me la tomo tan en serio que prefiero ir con calma… Un abrazo Carola!

  6. La sociedad no entiende que existen personas que no necesitan hijos para vivir, después son muchos los que se arrepienten por ver como un hijo les coarta la libertad y hace disminuir los ingresos. En mi país, el debate está al rojo vivo por el proyecto de ley del aborto por causales -enfermedad del feto, riesgo para la madre y violación-, además de ser una sociedad patriarcal y conservadora, donde el grupo que más se opone son hombres que santifican la figura de la madre hasta niveles ridículos, mientras que la voz de las afectadas ni se oye ni se quiere oír, así que imaginaos el cacao mental. Los que estamos a favor de que la madre decida, somos unos monstruos mal paridos que no nos merecemos haber nacido, así es el nivel de respeto por las decisiones individuales, que no le afectan a nadie más que a las personas que las toman. Por otra parte, se están desvelando los abusos y las muertes sospechosas que ocurren al interior de hogares de menores y en esto, los pro-vida ni pío. Hipocresía a tutiplen. Buena página.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.