Soy soltera y no follo con cualquiera

No sé si os pasa pero yo tengo constantemente la impresión de que soy marciana. Hay tanta conducta que no entiendo que lo más lógico es pensar que la rara soy yo. Durante esta semana he repetido la frase “¡Cómo está el mundo, Facundo!” tantas veces y en situaciones tan dispares que no he tenido más remedio que compartirlo con vosotras, a ver qué os parece el tema.

Hará cosa de diez días me reencontré con amigos del pasado. Da igual para qué, mejor no doy pistas que tampoco quiero yo provocar mal ninguno.

El caso es que ayer mismo, uno de esos colegas, simpático como pocos, me envía un WhatsApp. “Qué ilu”, pienso yo, “Cuánto me reí con él a mis dieciocho”. Empezó suave, el chiquillo: qué bien verte, cuántas risas, qué guapa estás.

Mira qué bien.

miraque-bien

Yo contesto amablemente con agradecimientos, reciprocidades y un sincero “Nos tomamos un café cuando vaya por esos lares”. A lo que él, se lanza en picado y me suelta El fin de semana tengo una conferencia en Sevilla, tendré mucho tiempo libre, por si te quieres venir seguido de unos iconos de lo más picarones.

Olé tus huevos, chaval.

ole-tu

Ni que decir tiene que el caballero está casado, tiene descendencia y por mi parte no ha habido ni media insinuación sexual ni nada que se le parezca.

Yo añadí un “ja-ja-ji-ju-ji-ja-ja-ja-ja-tirurí” y a buen entendedor, pocos iconos bastan.

Pero esto no es todo.

Colegas de siempre que nos vamos a tomar algo y una cosa lleva a la otra, y unas copas y “uy, qué tarde” y “uy, que para variar siempre termino la última”. La última con alguien, claro está.

Allá que acompaño al otro marchoso a su vehículo que está camino de mi casa y allá que ese ser, al que conozco desde hace veinticinco años, me suelta como el que no quiere la cosa: “pues mira, nos podríamos ir a follar ahora, por ejemplo”.

wtf

Palmada en el hombro, venga va. Mejor te vas con tu santa esposa o lo que tú veas.

Esto no acaba aquí, amiguis. Chicos implicados en las historias, si lo estáis leyendo, de buen rollo, que yo os quiero mucho pero de ahí a follar…

Lo que decía: al cabo de unos días vamos a cenar y yo, que soy una tía discreta dónde las haya, no digo ni mú de que el señor que tengo al lado me propuso tracatrá. Pero él, ni corto ni perezoso comenta: “Bueno, y esta mujer, que no quiso follar conmigo, ¿qué os parece?”, a lo cual responde el amigo de enfrente: “Joder, Sol, con lo liberal que tú eres”.

wts2

¿Dónde estoy? ¿Quién soy? ¿Qué significa liberal? ¿Será sinónimo de “soltera” y yo no me he enterado? ¿Las liberales follan con cualquiera que se lo propone? ¿Por dónde empiezo a explicarme? Mejor cierro el pico y me descojono. Nos es para menos.

Y podría seguir hasta la eternidad contando historias sobre cuánta sorpresa provoca que una tía soltera, que escribe sobre penes y coños y mareadores, que suelta tacos a mansalva y enseña las tetas cuando le viene en gana, no se lance sobre el primer macho que le pide mambo.

No sé, quizás debería haberles soltado un “soy soltera y no follo con cualquiera”, pero hoy me sentía sutil. Cosas que pasan.

Cómo está el mundo, Facundo

About Sol Aguirre

Nací en el 73. Escribo en mi blog, " Las Claves de Sol", soy guionista microteatral y letrista ocasional. Adicta a Nueva York, al Cola Cao y a Ryan Gosling, por este orden.

4 thoughts on “Soy soltera y no follo con cualquiera

  1. No paro de oír lo interesadas que son las mujeres económicamente , uno de los insultos que más les gustan hacer a las mujeres.

    Como si los hombres fueran desinteresados económicamente, lo que veo es que el feminismo guarda silencio ante los intereses económicos de los hombres y la violencia económica que ejercen contra las mujeres, cazafortunas hombres también hay.

    ¿Cuándo el feminismo va a empezar a denunciar esto ?Porque son muchas las mujeres afectadas y más que habrá en el futuro. Gracias.

    1. Laila, el feminismo denuncia la violencia económica y patrimonial, de hecho forma parte de los 4 elementos de que se compone la violencia de género: violencia física, psicológica, sexual y económica. La lucha por la emancipación de la mujer y su incorporación al mercado laboral, por poder disponer de su propio sueldo y ahorros sin tener que pedir permiso (hasta hace unas décadas una mujer no podía abrir una cuenta bancaria sin permiso de su padre o de su marido), todo eso ha formado parte de la lucha feminista. Actualmente peleamos por que la mujer no sea discriminada laboralmente, para romper el techo de cristal, contra la brecha salarial, porque los trabajos más feminizados sean tenidos en cuenta como los cuidados (de ahí la ley de dependencia) o las asistentas del hogar (también con una ley propia que obliga a darlas de alta en la seguridad social y cotizar), o cuando hablamos del reparto de las tareas domésticas para evitar que las mujeres que trabajan tengan una doble jornada laboral, cuando hablamos de la nómina del ama de casa, o luchamos para evitar la precarización de las trabajadoras. Las feministas denunciamos y luchamos contra todo esto desde hace décadas.

  2. No recuerdo ningun escrito donde se plasme de forma tan amplia, contundente,veridica,padecida, ect. En unas lineas con plasmacion onirica de marsupiales bipedos. Mis felicitaciones amiga porque yo tambien soy soltera y no follo con cualquiera besos ana

  3. El artículo está bien, pero me sobra el comentario de estar casado y tener descendencia. Entiendo que podamos juzgar al tipo por proponer lo que propone ya que no ha habido insinuación previa de ningún tipo. Pero no creo que se le deba juzgar por estar casado, entre otras cosas porqué en muchos casos no sabemos que clase de relación tiene con su mujer. Pueden estar casados, tener hijos y tener una relación abierta. En mi opinión, que uno esté casado es cosa suya, y no es un agravante en ningún caso. Es algo irrelevante que no hay que tener en cuenta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.