Reescribiendo: “Guía práctica para ser un aliado feminista”

En el año 2016 escribí un artículo para LdC que se compartió en numerosas páginas de internet.
En ese momento, apenas había leído sobre teoría queer o transfeminismos.
Ni había entrado en contacto con personas trans a las que poder escuchar atentamente en sus reclamaciones.
Apenas un año después, me di cuenta del lenguaje de mi artículo.
Y de cómo reforzaba nuevamente el sistema binarista de género.
Se hace importante para mí pedir disculpas a todas las personas trans a las que pude herir con mis palabras.
Y hacerme responsable de mi ignorancia de persona cis que obviamente sustenta unos privilegios.
Os dejo el enlace al artículo original y AVISO de las menciones constantes a los genitales desde el cisheteropatriarcado:

http://www.locarconio.com/2016/01/guia-para-ser-un-hombre-feminista/

Gracias a la gente que me ha hecho evolucionar y a la pedagogía del malestar que ayuda a aprender.

A continuación reescribo mis palabras de hace dos años.

Autora: Sara Herranz

 

Hace poco leí en esta misma página a un hombre que decía sentirse concienciado o atraído por el feminismo.
Él señalaba que todas las personas feministas somos unas quejicas que no ofrecen ninguna propuesta valiosa.
Acercarse al feminismo hablando de personas frustradas, victimistas y quejicas es una muestra más de los deseos desesperados de algunos de no abandonar una posición de poder.
Donde seguir legitimando o no nuestras experiencias. Donde no sentirse heridos, ni cuestionados. Lo lamento (en realidad, no) los feminismos no van de eso.
En cualquier caso y ya que se nos piden propuestas. Aquí unos pasos sencillos para esos hombres que se auto-proclaman pro-feministas.
Y se niegan a abandonar un posicionamiento claramente patriarcal.
Vosotros, los de las asambleas y reuniones aplicaros el cuento):
1. Escucha
Esto significa dejar que las personas se expresen. Parece fácil y aún así os cuesta.
Es necesario tener paciencia.
Haber tirado al cubo de la basura todos tus prejuicios.
Abrir bien la mente y las orejas.
No hacer gestos repletos de condescendencia.
Esto es:
Olvídate de las risitas. Los toques en el hombros. Los ‘pero nena’ y cualquier otra expresión / postura.
Comportamiento que haga referencia a la inmadurez de la persona que te está hablando.
Al poder que tú tienes en tu infinita sabiduría.
Espatarrase y señalar todo el rato con el dedito tampoco ayuda.
Ya te lo digo yo.
2. Calla
No hace falta que interrumpas todo el rato. Ni que tu opinión lo abarque todo. 
NO-HACE-FALTA. Porque hablas desde el privilegio masculino.
Ya sé que tú no sientes tener ningún poder.
Que te parece algo invisible. Que existe pero está fuera de ti.
En el resto. No es así, tú también lo tienes.
SISTEMA PATRIARCAL.
Si eres pro-feminista o te interesa. Comienza a tomar en cuenta todo lo que eso significa y asume tu parte de responsabilidad. 
¿Qué tal si observas antes de entrar a matar con tus absurdos comentarios no documentados basados en experiencias ULTRA MEGA PUNTUALES y machistas?
¿Qué tal si preguntas antes de ofender?
¿Qué tal si te acercas a los diferentes feminismos con humildad?
No tienes porque saberlo todo así que si dejas de estar a la defensiva te harás un favor a ti y a nosotres.
3. Intenta comprender a las demás personas
Si las mujeres estamos sacando esta rabia e indignación.
Si escribimos sobre el acoso de los hombres.
Sobre la diferencia salarial.
i grabamos vídeos para expresarnos.
Si tenemos blogs.
Si es una experiencia compartida MUNDIALMENTE
¿Por qué nos sigues juzgando?
Haz el esfuerzo. Bájate de tu pedestal. Procura ver. Sentir. Escucha ya que lo que te cuentan no tiene nada de divertido. Nada de ‘normal’.
¿Crees que son quejas sin importancia?
Esas ‘quejas sin importancia’ son el pan nuestro de cada día.
Aquí estamos. Explicando de nuevo los motivos de porque estamos en la lucha.
Y créeme, ya van dos millones de veces las que repetimos el mismo argumento:(
4. No hacer uso de actitudes (pasivos)agresivas
Muchos hombres decís no ser violentos.
Luego os pasáis el rato haciendo chistes machistas. Homófobos. Racistas. Transfóbicos.
Incluso tratáis con malas formas a vuestros propios amigos. Pero eh, todo es buena onda!
Teóricamente es un código de machos alfa que yo no puedo comprender. 
Ya que al ser mujer mi instinto buen-rollero y maternal me hace buscar ansiosamente la paz mundial.
Lo cierto es que para mí es una burda muestra de fuerza para marcar territorio.
De otra parte, si no sois directamente violentos con las mujeres y el resto de colectivos, intentáis ejercer poder a través del chantaje emocional y/o dejándonos en ridículo.
En fin, mostráis actitudes super conciliadoras que nada tienen que ver con la necesidad imperiosa de dominar todo (ironía).
Si alguna persona pide que bajéis el tono y cambiéis el vocabulario y/o se niega a comprender y a dar justificaciones todo el rato. Os sentiréis super ofendidos.
La culpa obviamente es de la persona ‘imbécil’ que ve agresión en palabras como ‘puta’ o ‘muerde almohadas’.
Así que comenzáis a soltar indirectas. Volvéis a elevar el tono y a atacar personalmente.
Cuando finalmente alguien responde con contundencia. La persona maleducada y agresiva es la otra.
La persona solo se ha defendido. Ha explicado porque le molestan esos chistes. No tiene porque soportar más ataques.
El agresivo es el machito alfa impertinente aunque no haya levantado ni una sola mano.
5. Intenta trabajar por espacios más democráticos
Si tú hablas doce veces más que la persona que tienes al lado. Si no intentas comprenderle.
Si no escuchas. Si no respetas turnos. Si eres pasivo agresivo.
Si no sales de tu propio ombligo.
¿Cómo quieres acercarte a los feminismos?
¿Cómo quieres crear espacios más democráticos?
En definitiva lo que pido es algo muy claro:
DEJA DE SER UN MACHO ALFA
La masculinidad que te dijeron que pusieras en prácticas ES UNA MIERDA.
Y antes de que me digan que hay muchas mujeres así. Sí, las hay.
Y solo están adoptando comportamientos patriarcales, así que el ejemplo no me sirve de nada.
Nosotres mismes teníamos los mismos comportamientos no hace mucho.
¿Me he quejado mucho? Quizá. Pero no me importa.
Por cierto.
Si quieres ver qué propuestas tenemos las feministas en política u otros ámbitos.
No es tan complicado, en internet tienes mucha documentación.
Si has llegado a este blog, puedes llegar a ella.
Ánimo.

About Carmen Godino Megía

Educadora Social. Combativa. En revisión constante. En lucha contra la gordofobia y otros modos de opresión. Heterodisidente. Del País Valencià. Feminismes per a canviar-ho tot!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.