La televisión y los medios de comunicación me hacen sentir fea y vieja

Recibo cientos de mensajes al día de mujeres hiper-estetificadas que me dicen que han encontrado una solución a los problemas de mi piel. No me había dado cuenta de todos esos problemas y ellas ya tienen la solución. Resulta que también estoy gorda y tengo el pelo encrespado y seco, sin brillo. Si fuese mamá, probablemente sería una mala madre, si no hiciese todo lo posible por comprar lo mejor para mi bebé. Para los hombres también tienen muchas perlas, pero no me doy mucha cuenta de cuáles, porque algo en mí desconecta cuando un anuncio va dirigido ellos. No están hablando conmigo. Como mucho me puedo identificar con esa cara bonita que le abraza por detrás cuando se afeita bien.

Medios De Comunicación

La publicidad que nos mal-trata

La hipersexualización de las mujeres en el ámbito de la publicidad es algo que tenemos ya muy presente desde que somos niños. ¿Acaso no es tan antigua como lo es la publicidad en si? Son incontables los productos que se han anunciado a través del cuerpo de la mujer: Productos para hombres… ¡Pero también productos para mujeres! Y las mujeres los han comprado sin pensar dos veces en la repercusión social que puede conllevar esta publicidad de tipo sexista.

Lo más preocupante, no es ver a la mujer como un trozo de carne a la venta (que ojo, también lo es) pero lo peor de todo son esas campañas que incitan al maltrato o a la violación. Esas campañas que nos tratan de tontas, de inferiores… Sólo por el hecho de haber nacido mujeres.